Ahora sí, llega Martin Odegaard | Soccer City
11698
post-template-default,single,single-post,postid-11698,single-format-standard,qode-news-1.0.2,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,transparent_content,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Ahora sí, llega Martin Odegaard

A la tercera va la vencida, parece. Martin Odegaard encuentra en Arnhem su mejor versión futbolística y personal tras los pasos, con más pena que gloria, por el filial del Real Madrid y Heerenveen.

El Real Madrid acaparó todas las portadas del fútbol europeo cuando decidió pagar 1,5 millones de euros en Enero de 2015 para hacerse con los servicios de un jovencísimo jugador noruego que destacaba en cada encuentro jugado. Martin Odegaard se presentó como la gran promesa del continente y acabó con una guerra que enfrentó a los blancos con el Manchester City, Bayern Munich, Liverpool o FC Barcelona.

Las expectativas eran tremendamente grandes para un jugador de tan solo 16 años -15 en el momento de fichar por el Madrid-, y su llegada a la cantera madridista dejó algo fríos a unos aficionados que no pudieron ver el futbolista que realmente se había fichado. El no saber convivir con la gran etiqueta que se le colocó y su mala cabeza fuera de los terrenos de juego llevaron a Odegaard a probar suerte en el fútbol holandés, de la mano del Heerenveen. Lejos de encaminarse, el noruego pasó de puntillas por un equipo que acabó cansado de su pobre rendimiento -dos goles y una asistencia en veinticuatro partidos-.

Martin Odegaard Soccer City

Martin Odegaard en su presentación con el Heerenveen | Foto: Heerenveen

Sin embargo se le presentó una segunda oportunidad en los Países Bajos. El Vitesse -club que siempre cuenta con una gran parte de jugadores jóvenes cedidos- quería darle a Odegaard esa opción de demostrar que todo el aficionado neerlandés estaba equivocado respecto a su rendimiento. El chico aceptó la oferta, el Real Madrid firmó el acuerdo y Martin viajaría a Arnhem para intentar encauzar su precoz carrera deportiva.

La llegada de Leonid Slutski, clave

El actual técnico del Vitesse, el ruso ex del CSKA o Hull City -entre otros- Leonid Slutski, llegaría a la pequeña ciudad holandesa dispuesto a formar un equipo capacitado para pelear -a largo plazo- por una plaza directa a competiciones europeas. Su reputación e idea de juego provocaron que jugadores de buen cartel -Matus Bero, Charly Musonda Jr. o el propio Odegaard- aceptaran la oferta del Vitesse para iniciar esa aventura.

Slutski rápidamente mostró su firme confianza en Odegaard y así se lo transmite al jugador. El técnico emplea un enorme trabajo psicológico sobre el chico para demostrarle que está capacitado de sobra para liderar a su equipo, para encaminar su carrera y para demostrar todo el talento que atesora. Es entonces cuando en las primeras fechas de la Eredivisie, Odegaard va entrando poco a poco en el juego del Vitesse.

En la primera jornada disputa poco más de 15 minutos ante el AZ Alkmaar y en la segunda fecha juega media parte ante el Ajax. Sin duda Leonid Slutski quería ir liberando de la presión, poco a poco, al jugador antes de la entrada definitiva en sus esquemas.

Martin Odegaard Soccer City

Odegaard disfrutando de su etapa en el Vitesse | Foto: Vitesse

En la octava fecha de la Eredivisie -y hasta ahora- Martin Odegaard se convierte en un fijo en los esquemas del conjunto de Arnhem y es entonces cuando se empieza a apreciar esa diferencia en cuanto a motivación y ganas que, en su anterior etapa en Heerenveen, no se había podido observar. Parecía que la idea de Slutski de dar protagonismo e importancia a Odegaard -paso a paso- daba sus frutos.

Una navaja suiza

La confianza y el papel de Martin Odegaard en esta nueva etapa es tan indiscutible que encontramos en el chico a un jugador multiplicado en el campo. Si bien su posición natural es la de extremo -derecho, sobre todo- en el Vitesse cumple una función vital en muchas zonas del terreno de juego.

Recibir a banda cambiada, encarar a su rival con la calidad que tiene en su pierna izquierda y posicionarse para disparar; ésa podría ser la jugada más repetida por el noruego a lo largo de su corta carrera, pero ahora ejecuta muchísimo más. Las clases de Leonid Slutski han convertido a Odegaard en un jugador capacitado para ocupar grandes zonas del campo gracias a su calidad individual y lectura del juego y los espacios. Se observa a un jugador totalmente distinto seis meses después de su primera experiencia en el fútbol holandés.

 

El noruego ocupa su plaza natural de extremo derecho, pero en encuentros donde el rival abarca gran parte de la posesión -como el caso del Ajax en el último encuentro- se aprecia la solidaridad del chico convirtiéndose en interior, ayudando más a su lateral en acciones peligrosas.

Si bien crece en trabajo, también lo hace en visión. El centro del campo muchas veces se ve bloqueado ante la falta de juego o ritmo, y es allí donde se puede dejar caer el dorsal 18. En repetidas ocasiones, Odegaard ha modificado su mentalidad ofensiva para colocarse al timón del equipo y hacerle jugar desde la sala de máquinas. Posicionado y sin asumir riesgos, el Vitesse ha encontrado en él una vía de juego directo y asociativo realmente importante.

Martin Odegaard Soccer City

Con el balón como mejor aliado | Foto: Vitesse

Pero, por mucho que trabaje y organice, su naturalidad siempre es la de atacar y allí es donde este jugador se convierte en una verdadera amenaza. Si el encuentro transcurre como se espera, siempre se le ve caer a banda derecha. Su tremenda conducción con el balón cosido a su pierna izquierda y el cambio de ritmo y dirección, hacen que en un solo segundo pueda perfilarse para aprovechar su gran golpeo.

En esa posición, aparte de disparar, también ejecuta esa visión de juego que demuestra en los casos donde el centro del campo le llama; es allí donde ha repartido más asistencias y creado problemas a los rivales. Centros medidos, o pases atrás tras desborde, que suelen aprovechar sus compañeros más ofensivos como Linssen, Bero, Darfalou o el veterano Matavz. Martin Odegaard es el jugador que más ocasiones de peligro provoca en la Eredivisie, por delante de jugadores como Hirving Lozano, Dusan Tadic o Robin van Persie.

Otra de las funciones que mejor domina es el balón parado. Amo y señor en esa faceta, Odegaard acumula nueve asistencias esta temporada -y seis goles- pulverizando la marca en sus anteriores temporadas con Heerenveen o Real Madrid Castilla.

Un último y definitivo paso

Su rendimiento y madurez ya está más que demostrada en el fútbol holandés, de ahí que muchos clubes vuelvan a escribir su nombre en esas libretas en las que meses atrás se podía encontrar tachado de nombre y apellido. Equipos como el Ajax de Ámsterdam -que todo apunta que será su nuevo destino- quieren contar con él para reconstruir y liderar su nuevo proyecto la próxima temporada.

Martin Odegaard, nombrado jugador del mes en este pasado mes de abril, quiere cumplir su sueño de vestir de blanco y triunfar en el Real Madrid, tal y como ha citado en muchísimas ocasiones ante los medios. Su intención es la de seguir trabajando y madurando como futbolista para llegar a esa meta que tanto ansía.

Consagrarse en un club de gran prestigio europeo para demostrar que esta temporada en el Vitesse no es un espejismo. La Liga Santander sigue esperando a ese joven y prometedor chico rubio que maravilló en su país con apenas 15 años.

Publica un comentario

Síguenos en @soccercityes

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies