Coman y Gnabry, la electricidad del Bayern | Soccer City
10476
post-template-default,single,single-post,postid-10476,single-format-standard,qode-news-1.0.2,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,transparent_content,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Coman y Gnabry, la electricidad del Bayern

La temporada del Bayern Múnich está siendo una montaña rusa donde reina la irregularidad en cuanto a juego y resultados. Muchas de las críticas van dirigidas al técnico, aunque otras miradas apuntan hacia los jugadores, los cuales están mostrando una imagen y un rendimiento muy bajo para lo que se le exige a un jugador del Bayern.

Entre todo este ruido que rodea al equipo germano las esperanzas se depositan en unos pocos futbolistas que están tirando del carro e ilusionando a la afición del club, entre ellos se encuentran Coman y Gnabry. El galo y el alemán están siendo importantes para Kovač, el entrenador que firmó por el Bayern procedente del Eintracht para seguir dominando la Bundesliga.

Ante los malos resultados cosechados en el campeonato doméstico y en la Champions League el técnico apuesta por alinear a Gnabry y Coman por las bandas para tratar de conseguir dinamismo y electricidad en su ataque, algo que le faltaba al equipo en la primera mitad de la temporada. El peso de ambos jugadores se está notando en los últimos resultados y en las sensaciones que ofrece el conjunto sobre el terreno de juego.

Un gallo con mucho desborde

Kingsley Coman atesora un palmarés envidiable con tan solo 22 años de edad. El francés puede presumir de levantar títulos en Francia con el Paris Saint-Germain, en Italia con la Juventus de Turín y en Alemania con su actual equipo, el Bayern Múnich. Con una corta edad su experiencia logrando trofeos es admirable pero su calvario han sido las lesiones. Los contratiempos físicos le han privado de tener una cierta regularidad en todos los equipos en los que ha estado y esta temporada le ha pasado lo mismo. Kovač ha podido contar con él desde finales del año pasado y ver el nivel que  tiene y lo que puede ofrecerle al equipo.

Coman vive su cuarta temporada en el conjunto bávaro, la más complicada para el club desde que llegó. Niko Kovač ha tenido muchos problemas para encontrar un once que rinda, aunque parece que poco a poco ha ido encontrando ciertas piezas y mecanismos para devolver al Bayern al nivel en el que se encontraba en los últimos años. Una de esas piezas importantes en el equipo es Coman, el cual está ocupando, como es habitual, la banda izquierda. Desde esta demarcación el francés le imprime desequilibrio y velocidad al ataque bávaro algo que en su ausencia le faltó al equipo, pues tenía pocos argumentos ofensivos con un juego muy plano y previsible.

Coman Gnabry Bayern Soccer City

Coman rodeado de sus compañeros tras sentir molestias | Foto: FC Bayern

El galo es un especialista en el uno contra uno, prácticamente imparable en el desborde y en su arrancada. El Bayern aprovecha la capacidad que Coman tiene a la hora de atraer rivales ya que los laterales del equipo contrario necesitan ayudas para pararlo, lo que genera espacios para que los compañeros del extremo los aprovechen. Su juego eléctrico le permite salirse con la suya en la gran mayoría de las veces e incluso provocar muchas faltas en zonas peligrosas del campo. Coman tiende a recibir el balón lejos del área para poder tener espacio suficiente para correr en banda y dejar atrás a los rivales que no pueden igualar su ritmo.

Coman tiene uno de los mejores desbordes de Europa y una galopada frenética con la habilidad de frenarse y volver a arrancar dejando rivales atrás. Pese a ser un jugador vertical y explosivo tiene una gran calidad con el balón. Kingsley conduce con precisión el cuero buscando un pase al compañero en zonas de peligro o poniéndola en el área cuando llega a línea de fondo, también trata de profundizar hacia dentro buscando portería. Otra opción es la finalización, faceta en la que tiene margen de mejora al igual que a la hora de tomar decisiones con el esférico en su poder. Con su juventud puede pulir estos detalles para ser más peligroso e impredecible.

Coman Gnabry Bayern Soccer City

Coman se retira de un partido lesionado | Foto: FC Bayern

La presencia del galo se hace notar en cada partido. Su forma de jugar mete en problemas al adversario que sabe que con poco Kingsley puede hacer una jugada de peligro. Pero el problema del francés viene cuando no tiene balón. Es cierto que presiona y aprieta para forzar la pérdida del contrario en campo rival, pero la gran mayoría de las veces deja sin ayudas a su lateral, un problema que tiene el Bayern de Kovač. Coman se olvida muchas veces de las ayudas defensivas a sus compañeros, en especial a la gente que juega con él en banda, y le cuesta la vuelta a campo propio en el repliegue, un síntoma que tiene el Bayern en general en la presente campaña.

Dada la situación del club de Baviera un jugador como Coman se antoja fundamental dentro del esquema del equipo. Se ha visto un Bayern muy previsible al que le costaba generar ocasiones de gol. En defensa siguen sin estar muy acertados pero en los últimos duelos han tapado carencias con un ataque más eficaz. Con Coman han sacado partido a su explosividad ante equipos cuyas líneas dejan mucho espacio entre sí y ante rivales cuyo repliegue es desordenado, bien es cierto que el Bayern se encuentra con más problemas ante equipos compactos y defensivos donde gente del perfil de Coman sufre más al tener menos sitio para correr o sorprender con velocidad.

Potencia y atrevimiento

Serge Gnabry creció en la cantera de uno de los clubes más importantes en Inglaterra, el Arsenal. Durante su estancia en la cantera Gunner llamó la atención de mucha gente por sus condiciones a la hora de jugar pero su salto al primer equipo fue complicado. Las lesiones le supusieron un calvario al inicio de su carrera y Wenger no le ofrecía oportunidades con el primer equipo. El conjunto de Londres lo cedió al West Bromwich Albion aunque tampoco logró dar ese paso al frente que tanto necesitaba. Sus buenas actuaciones con la selección alemana sub21 le permitieron llamar la atención del Werder Bremen y desembarcar en la Bundesliga.

Tras pasar después por el Hoffenheim fue el Bayern el que consideró oportuno reclutar al joven germano para rejuvenecer la plantilla y seguir con el plan del club captando jóvenes talentos en Alemania. En una temporada difícil para el Bayern jugadores como Gnabry se han vuelto fundamentales para Kovač. Para el técnico Gnabry es un fijo en la banda derecha, aunque a lo largo de su carrera ha sido frecuente verle en la izquierda. El club entiende que jugadores jóvenes y con talento como Gnabry son el futuro del equipo y deben de empezar desde ahora a tirar del carro, algo que el ex del Arsenal está haciendo en la actual campaña.

Coman Gnabry Bayern Soccer City

Gnabry celebrando un tanto anotado durante un partido | Foto: FC Bayern

El futbolista teutón hace gala de un poderío inmenso cuando se pone a correr con el balón en sus pies, debido a su físico es complicado derribarlo o cargar sobre él sin hacerle falta. Su desequilibrio a la hora de atacar y la potencia en carrera le han convertido en un jugador clave para el Bayern y en uno de los futbolistas que más diferencias marcan en Alemania. El cambio de ritmo de Serge es portentoso, demostrando una gran habilidad para zafarse de sus oponentes y salir de zonas en las que el rival le va a presionar.

Gnabry ocupa con Kovač la posición de extremo derecha, aunque normalmente ha sido el lado contrario el que más ha frecuentado anteriormente. Independientemente del lado desde el que actúe su juego es el mismo. Tiende a meterse por dentro aprovechando su conducción con balón y dejando la banda para la incorporación del lateral de su banda, normalmente Kimmich. También puede llegar a línea de fondo y progresar por la banda pero es la opción interior la más habitual y con la que más peligro genera. Al introducirse desde la banda hacia la zona frontal Gnabry puede sacar partido a su disparo, recurso al que sabe sacarle partido y con el que hace mucho daño al rival.

Coman Gnabry Bayern Soccer City

Gnabry y Müller festejando un gol del Bayern | Foto: FC Bayern

Pese a las características que Gnabry atesora, es un futbolista con una buena pausa en el juego, no se acelera a la hora de tomar decisiones, tiene la capacidad de pensar y tratar de buscar algún apoyo si lo necesita, por lo que no se obceca con una idea fija cometiendo el error de confiar en exceso en sus virtudes. Su manejo de balón es preciso, su inteligencia y tranquilidad le permiten ser más fiable y más inteligente en el terreno de juego. El germano disfruta jugando con espacios y en jugadas de contragolpe pero su pausa y capacidad para pensar y tomar decisiones le ayuda en situaciones en las que se juega con pocos espacios en la espalda del rival.

Los puñales de Kovač

El juego de la presente temporada del Bayern ha sido el menos brillante de los últimos años. Los planteamientos de Kovač han dejado dudas y su idea de juego está constantemente en tela de juicio. No se puede negar que el nivel de algunos futbolistas se encuentra muy por debajo del nivel que pueden dar. Por todo ello los mandatarios del club bávaro han tomado la decisión de que Kovač siga al frente del banquillo, por el momento, y ya han anunciado una revolución de cara a la próxima campaña. Esta revolución se ha cobrado sus primeras víctimas, Robben y Ribéry no seguirán el año que viene y muchos ven a Coman y Gnabry como sus sustitutos.

Los dos jóvenes extremos han provocado un cambio en la forma de jugar del equipo en la parcela ofensiva. Coman y Gnabry comparten una serie de características de las que el Bayern se beneficia y necesitaba. Los bávaros han mostrado en innumerables ocasiones un juego ofensivo plano con falta de recursos y sobre todo de chispa. Kovač ha visto que el galo y el alemán tienen el vértigo y la velocidad para imprimirle dinamismo al ataque, tratando de buscar otras soluciones para llevar peligro. Esto permite que Lewandowski goce de más oportunidades para marcar y que jugadores con llegada, como Goretzka, puedan pisar el área contraria con mayor frecuencia.

Coman Gnabry Bayern Soccer City

Allianz Arena, estadio del Bayern de Múnich | Foto: FC Bayern

Coman le da un ritmo distinto al equipo, su juego le permite filtrarse por el costado y atraer adversarios que dejan espacios para que los aprovechen sus compañeros, entre ellos Gnabry.  Por otro lado el alemán lo intenta por fuera y por dentro, sus internadas hacia el interior están permitiendo que Serge conecte con sus compañeros en posiciones de peligro, dándole potencia al juego. El galo y el teutón tienen una manera distinta de atacar los espacios, cuando el equipo busca salir con espacios es Coman el autentico velocista de la plantilla, en cambio a la hora de atacar a equipos cerrados es el alemán el que tiene mejores cualidades para el desborde en espacios reducidos.

Es innegable la cantidad de recursos y variables que ofrecen los dos atacantes en el campo contrario. No obstante el Bayern también sufre en defensa. Los bávaros se encuentran en un mal momento defensivo, la vuelta tras perdida es un caos e individualmente se comenten errores graves que están siendo penalizados. Otro de los problemas son las ayudas defensivas y es en este apartado en el que Coman y Gnabry, debido a su perfil como futbolistas, les cuesta sacrificarse sin balón y ayudar a sus respectivos laterales. Ese compromiso es algo en lo que ambos deben mejorar dada su juventud, un aspecto que el equipo, en general, debe subsanar y corregir para encajar menos.

Coman Gnabry Bayern Soccer City

Jugadores del Bayern juntos tras marcar un tanto | Foto: FC Bayern

Bien es cierto que el técnico del Bayern Múnich ha tratado de solventar el problema defensivo configurando diferentes planes para construir el medio del campo y darle más consistencia, así como ir retocando ciertos aspectos en la línea defensiva. En el ataque el Bayern ha ido de menos a más, en los últimos encuentros hay un cambio significativo en las sensaciones  y se debe, en gran parte, a la presencia de Coman y Gnabry que han aportado ritmo y alegría en el apartado ofensivo. Así lo percibe la afición y el club,  que esperan ver siempre a los dos en los esquemas de Kovač para reconducir el rumbo del equipo.

El futuro del club pasa por ellos

La directiva del Bayern de Múnich se ha dado cuenta de que la plantilla necesita un cambio, un nuevo proyecto que revolucione las cosas en el conjunto germano. Los mandatarios han visto que hay una serie de jugadores que deben de abandonar el equipo para dejar paso a nuevos talentos que vendrán para afrontar los retos del futuro. Sin Ribéry y Robben deben de ser Coman y Gnabry los nuevos faros que indiquen el camino, los nuevos referentes que tendrán que hacer olvidar a estos dos baluartes que ha tenido el club. Un reto que no será fácil de afrontar.

Dentro del plantel se encuentran una serie de jugadores que si entran dentro de los planes de futuro de la entidad. Estos futbolistas tendrán que demostrar su valía ya que el Bayern se encuentra metido de lleno en la pelea por la Bundesliga, con el Borussia Dortmund como rival directo, al mismo tiempo que continúa disputando la Champions League. Además los de Kovač están en cuartos de final en la DFB Pokal, lo que significa que los alemanes siguen con vida en todas las competiciones pese a los problemas que han ido surgiendo durante la presente edición. Para lograr acabar bien la temporada se va a necesitar que las figuras y jóvenes del equipo den un paso al frente.

En Múnich están trabajando con ilusión en el próximo proyecto del club en el que ya empiezan a sonar nuevos nombres. Pero desde Baviera no se pueden confundir. El Bayern debe centrarse en el presente, están compitiendo todavía por todos los títulos y es un magnífico escenario para que ciertos jugadores de la plantilla demuestren su potencial. Coman y Gnabry han dado un paso al frente pese a su temprana edad, han demostrado tener la personalidad suficiente para aceptar el reto de llevar el peso del equipo. Los dos extremos son la esperanza del Bayern en el presente y la ilusión del futuro.

 

Publica un comentario

Síguenos en @soccercityes

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies