¿Cuándo se pitan las manos en el fútbol? | Soccer City
2803
post-template-default,single,single-post,postid-2803,single-format-standard,qode-news-1.0.2,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,transparent_content,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive
Mano Seo Soccer City

¿Cuándo se pitan las manos en el fútbol?

Etimológicamente, el término fútbol es un anglicismo castellanizado. Proviene de la palabra inglesa “Football” (en español balompié para referirse al deporte rey). Por ello, lógicamente tocar el balón con la mano en este deporte se considera infracción. ¿Desde cuándo? ¿Qué excepciones tiene esta regla? ¿En qué consiste?

El origen

La regla de no tocar el balón con la mano es una de las normas más antiguas del mundo del fútbol. Cuando en 1863 se inventó el deporte más seguido del mundo, The Football Association inglesa (La F.A, la primera asociación de fútbol de la historia) decretó en su primer reglamento (compuesto por trece preceptos originales) que “ningún jugador estaba autorizado a lanzar el balón o pasárselo a otro con sus manos”. Tampoco estaba permitido “tomar el balón del suelo con las manos bajo ninguna excusa mientras se encontraba en juego”.

Leído así parece una regla sencilla, pero es probablemente uno de los preceptos más polémicos de la normativa y ha dado lugar a mucha controversia a lo largo de la historia por su compleja interpretación. Para el árbitro es una de las acciones más complejas de aplicar dentro del reglamento.

¿Qué dice la regla?

En la actualidad, el reglamento del fútbol establece en su regla número 12 que tocar el balón con la mano se considera infracción. ¿Siempre? No. Debe tocarlo con la mano, brazo o antebrazo de forma deliberada. Ahí surge la primera gran complicación de sancionar como mano una jugada.

Sin la existencia de un aparato que mida la intencionalidad ¿Cómo sabe el árbitro que ha existido voluntariedad del infractor, cuando es un movimiento en ocasiones reflejo, intelectual, intangible para el árbitro? El reglamento obliga al colegiado a tener en cuenta los siguientes hechos para considerar una mano como deliberada: si el movimiento de la mano se dirige hacia el balón (y no del balón a la mano); la distancia entre el adversario y el balón (si este llega de forma inesperada o no); la posición de la mano (la cual no supone una infracción en sí).

Se deberá amonestar con tarjeta amarilla al jugador que toque deliberada y manifiestamente el balón con la mano para evitar que el adversario lo reciba y al jugador que intente anotar un gol tocando el balón con la mano deliberadamente. La única circunstancia por la que se podrá expulsar a un jugador que comete una mano es la de “impedir un gol o una clara oportunidad de gol tocando deliberadamente el balón con la mano” por tratarse de una “intervención inaceptable y desleal de impedir la anotación del gol”.

Mano Soccer City

La «mano de Dios», la más famosa de la historia del fútbol | Foto: Twitter

Analizando todos los anteriores preceptos, quedan muchas lagunas sobre cómo sancionar determinadas acciones. ¿Un jugador que tiene el brazo apoyado en el suelo e impacta sobre él se considera mano? La FIFA ya estableció a posteriori que no. ¿Si el balón impacta en la mano de un jugador tras un rebote o rechace? La FIFA también se posicionó en contra de decretarlo como infracción.

¿Cuándo se considera que la posición de la mano es antinatural? Es una acción donde la legislación siempre va reciclándose con el paso de los años. Desde 2016, la FIFA decretó que si un jugador salta con los brazos estirados y la pelota le da en la mano, es falta. El mejor ejemplo de esta circunstancia se vio en la final del mundial de Rusia 2018, donde la jugada del 2-1 llegó de penalti tras decretar el árbitro la pena máxima por impactar el balón en la mano de Perisic a la salida de un corner de Francia. O en la Supercopa de España, donde el Atlético de Madrid recibió el castigo del penalti por mano de Juanfran en su área, tras llevarla excesivamente despegada de su cuerpo.

Mano Piqué Soccer City

Piqué cometió un penalti por mano en los Octavos de Final del Mundial | Foto: Mundo Deportivo

Por lo tanto, extender el brazo de forma involuntaria supone un riesgo para el jugador, ya que si el esférico impacta en la extremidad (incluso yendo el cuero a la mano y no al revés, como señala la norma) el árbitro podrá decretar falta. Esta corrección (además de confrontar dos mandamientos de la regla 12) quita valor al concepto de “deliberado” y de forma tácita, castiga la imprudencia del futbolista, liberando de la carga de la responsabilidad interpretativa al árbitro en jugadas como esta.

Es decir, la complejidad normativa es tal que la intencionalidad (que era el denominador común para sancionar como mano una infracción) ha ido perdiendo peso específico con el paso del tiempo. Como si de cualquier Ley Orgánica se tratase, aunque la norma ordene o prohíba un comportamiento, siempre habrá una jurisprudencia que la moldee y la aplique de un modo de acuerdo a la interpretación única del que ha sido designado para ello. La dificultad es mayor si tenemos en cuenta la velocidad del fútbol y que la toma de decisiones debe ser inmediata.

Publica un comentario

Síguenos en @soccercityes

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies