El efecto Rodri se instala en Almendralejo | Soccer City
7959
post-template-default,single,single-post,postid-7959,single-format-standard,qode-news-1.0.2,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,transparent_content,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

El efecto Rodri se instala en Almendralejo

El empate en el Heliodoro ante el Tenerife no debe esconder los muchísimos aspectos en los que el Extremadura ha mejorado. Pese a sufrir para salir de la isla con un punto, la competitividad, el orden táctico y el rigor defensivo son algunas de las señas de identidad del conjunto de Rodri. 

La llegada de Antonio Rodríguez ‘Rodri’ supone por el momento la mejor noticia del curso para los extremeños. Un cambio de dinámica evidente que avala la firma del catalán. El equipo ha mostrado una versión muy mejorada en estos cuatro encuentros, lo cual se ha traducido en dos victorias y dos empates. Resultados inmejorables para un equipo recién ascendido que peleará hasta el final por la permanencia.

Su aterrizaje en Almendralejo supuso el cese de un histórico para la entidad como Juan Sabas. Artífice del ascenso, el ex técnico de los extremeños no pudo solventar algunos agujeros que estaban condenando al equipo. Para ello, el club incorporó a Rodri, lo cual generó algunas dudas al principio. No venía con una extensa experiencia como primer entrenador en la categoría y ello contradecía la intención inicial de la dirección deportiva de fichar sabiduría y experiencia en LaLiga1|2|3. Tras cuatro semanas, esas dudas se han disipado.

Rodri Soccer City

Zarfino y Kike Márquez buscando opciones en ataque | Foto: Extremadura UD

Dos victorias y un empate de mucho valor

Inmejorable arranque el que experimentó el Extremadura de Rodri con dos victorias en Reus y ante el Málaga. Ante los catalanes, fueron de menos a más en la primera mitad. Tras un error individual de Olabe, los locales se adelantaron en el electrónico por medio de Ricardo Vaz. Sin embargo, los de Almendralejo fueron creciendo hasta el gol del empate de Enric Gallego antes del descanso. En la segunda mitad, el planteamiento fue el de retrasar un poco las líneas y obligar al Reus a echarse hacia adelante.

En ese contexto, los extremeños encontraron espacios al contragolpe para sellar el triunfo con un póker del matador Enric Gallego. Compactos en defensa, con mucho orden y rigor táctico y futbolistas emergiendo, lo cual merece un análisis propio. En definitiva, un Extremadura que avisaba a la liga de que algo estaba cambiando en Almendralejo.


»El Extremadura avisa a la liga de que algo está cambiando en Almendralejo


Ante el Málaga, el equipo salió a morder en su feudo y se comió al cuadro de Muñiz en la mitad. No solo por el golazo de Kike Márquez que supuso el 1-0 definitivo. Los locales presionaron, ahogaron a N’Diaye en la salida de balón y en ataque se desplegaron por ambas bandas con mucho peligro. En la segunda parte tocó amarrar el resultado. Las tuvo Blanco Leschuk, pero la fortuna en esa ocasión y el excelente trabajo colectivo cerraron el triunfo.

El siguiente compromiso era de una dificultad enorme. La visita ante uno de los mejores locales del campeonato como el Almería se selló con empate a uno en el electrónico. La clave, ralentizar el ritmo de juego para evitar que los andaluces tuvieran metros para correr. Con Rioja, Corpas o Narváez era fundamental no plantear un choque a ritmo alto, y durante muchos minutos el Extremadura cumplió con el objetivo. Eran precisamente cuando no lo conseguía los momentos en los que más sufría. Aún así, el acierto de nuevo de Enric Gallego facilitó las cosas pese al empate rápido de Álvaro Gímenez. Encuentro trabajadísimo de los de Rodri con una tónica común: solidez, orden y competitividad.

Un once tipo con constantes ajustes tácticos

Turno para analizar las alineaciones. Uno de los problemas de la era Sabas era precisamente la falta de una dinámica consolidada. Tanto por lesiones como por pobre nivel individual, lo cierto era que el éx técnico nunca tuvo un once tipo. Con Rodri eso ha cambiado, lo que no quita que el catalán haya introducido interesantes variantes tácticas durante los distintos encuentros.

Álvaro, Alex Díez, Pardo, Íñigo López/Granero, Pomares, Fausto Tienza, Zarfino, Olabe/Valverde, Kike Márquez, Chuli y Enric Gallego. En esos parámetros se ha movido Rodri a la hora de disponer el once inicial. En los dos primeros choques fue Íñigo el que acompañó a Pardo. Sin embargo, apostó por Borja Granero, que también puede jugar de pivote, ante Almería y Tenerife como central y no decepcionó. De momento, la zaga titular parece consolidada.

Rodri Soccer City

Álex Díez en el feudo del Almería | Foto: Extremadura UD

En la medular, el 4-4-1-1 parece fijo. Enric como referencia y Chuli por detrás moviéndose entre líneas y aprovechando el espacio que genera el propio Enric Gallego en cada pugna aérea. En cuanto a los cromos en el centro del campo, Kike Márquez no se ha movido de la izquierda. En la derecha, Carlos Valverde fue titular en los tres primeros choques pero suplente ante Tenerife. Con respecto al doble pivote, este ha sido ocupado por Fausto Tienza y Olabe frente a Reus y Málaga y por Fausto y Zarfino en los dos últimos compromisos. Por otro lado , los tres fueron alineados en el Heliodoro, en esta ocasión con Olabe tirado al costado derecho y los otros dos ocupando el doble pivote.

Como revulsivos, Rodri confía en Willy para darle un plus de ritmo y presión al ataque extremeño en los últimos minutos. El eterno capitán siempre sale enchufado y ayuda en tareas defensivas con coraje y garra. Otra buena noticia fue el regreso de Álex Barrera ante el Tenerife. El ovetense apunta a ser clave desde la segunda unidad. En el caso de Diego Capel, totalmente implicado y sacrificado a nivel defensivo cada vez que salta al césped, debe empezar a aportar desde ya en la faceta ofensiva. Por su parte, futbolistas como Rennella esperan su oportunidad, pero en definitiva, Rodri ha conseguido mantener a todos enchufados. El catalán tiene claro que cada pieza del plantel ha de tener su propio rol.

Excelso nivel individual de algunas piezas clave

Otro aspecto en lo que este equipo ha mejorado es en lo individual. La llegada de Rodri ha elevado el rendimiento de prácticamente todos los jugadores. En la zaga, Álvaro Fernández ha salvado a los azulgrana en varias ocasiones con paradas de mucho mérito. Precisamente ante el Tenerife detuvo dos acciones de muchísimo peligro. Borja Granero se ha ganado el sitio de central izquierdo a base de cumplir con creces. Pardo ha crecido notoriamente y ha ofrecido un nivel excelso en los últimos encuentros.

Con respecto a la medular, Fausto Tienza se ha consagrado como un hombre clave. Equilibrio, consistencia y limpieza en la salida de balón. Por otro lado, el arte de Kike Márquez ha regresado a Almendralejo. Su colocación sobre el césped es bastante interesante. Parte desde la izquierda pero recibe constantemente en posiciones centradas. Deja todo el carril a Pomares y crea desajustes en las zagas rivales con sus constantes permutas de demarcación. Eso, unido a su elevada confianza con el balón en los pies, le convierten en una amenaza incansable para el equipo contrario.

En ataque, Chuli está dando un paso adelante. Sus movimientos nutren al resto del equipo de espacios más que aprovechables. Parte desde el centro, por detrás de Enric Gallego. Sin embargo, se siente cómodo cayendo a los costados y corriendo al espacio cuando el propio Enric peina o descarga de cara. Le está faltando precisión y acierto en los últimos metros, pero ayuda en muchas facetas al Extremadura. Además de todas esas irrupciones, futbolistas como Álex Díez, Pomares, Zarfino u Olabe han mantenido el buen nivel previo, al igual que un Enric Gallego que bien merece un artículo de análisis propio.

Orden defensivo y cuidar con mimo la pelota

Un primer dato: el Extremadura ha acabado cada uno de los cuatro partidos dirigidos por Rodri con un porcentaje de posesión inferior al rival. Sin embargo, es una estadística con bastantes matices. El equipo de Almendralejo cuida la pelota. Especialmente en las primeras partes, la idea siempre pasa por sacar el balón jugado desde atrás. Los centrales abiertos y Fausto Tienza entre ellos dando apoyo. Con Kike Márquez y Olabe por dentro entre líneas, se crean muchas superioridades y Pomares y Álex Díez cuentan con todo el carril para ellos.

Otro recurso es el balón en largo a Enric Gallego. El ariete catalán es un experto en bajar balones. O bien peina a la caída de Chuli o bien descarga de cara y asienta en su equipo en campo rival. En fase de salida de balón desde atrás, cuando el rival ejerce una presión muy alta, este recurso supone un auténtico salvavidas.


»El Extremadura ha acabado cada uno de los cuatro partidos dirigidos por Rodri con un porcentaje de posesión inferior al rival


En el ámbito defensivo, mucho orden como tónica dominante. La línea defensiva muy cerrada y la medular cerca de los centrales para no dejar espacios entre líneas. Especialmente relevante es ese papel ya mencionado de Fausto Tienza como pegamento de los de atrás con los hombres del medio. Por otro lado, la presión de Enric y Chuli también adquiere relevancia cuando el equipo espera en su propio campo. En ocasiones, ayudan a dificultar la salida de balón del doble pivote rival, algo que permite generar superioridad en la zona de tres cuartos del cuadro visitante.

En estos cuatro choques, el Extremadura plantea variantes en distintas fases. Se lanza a la presión alta en la primera mitad, tratando de impedir la salida de balón rival. Conforme va avanzando el choque, el conjunto de Rodri se siente más cómodo esperando replegados y saliendo con espacios. En ese contexto, revulsivos como Diego Capel o Carlos Valverde pueden ser trascendentales. La tónica de los cuatro encuentros ha resultado muy similar en ese aspecto, y son en determinados tramos de la segunda parte cuando el Extremadura tiene la opción de matar el partido (lo hizo en Reus pero no pudo ante Almería y Tenerife).

Mono de trabajo en Tenerife

En el Heliodoro tocaba ponerse el mono de trabajo. Ante un rival directo, los de Rodri salieron a dominar y superar al rival. Tras unos buenos primeros 20 minutos, con presión alta, salida de balón desde atrás y posesiones largas, los extremeños dieron un paso atrás. El Tenerife fue creciendo y Pardo salvó a los suyos antes del descanso con una intervención providencial.

Rodri Soccer City

Punto muy valioso en un partido trabajado | Foto: Extremadura UD

En la segunda mitad, los de Rodri tuvieron que currar de lo lindo. El Tenerife les superó y contaron con hasta tres acciones muy claras de gol. El acierto de Álvaro Fernández y la persistencia mantuvieron la portería a cero por segunda vez en los cuatro últimos encuentros. El técnico catalán dio entrada a Álex Barrera por Olabe para cambiar el sistema a 4-5-1. Tres en el medio en lugar de dos y Chuli a un costado con Enric Gallego como única referencia. Ese fue el plan para mantener un punto de oro al que deben darle valor ganando el próximo fin de semana en el Francisco de la Hera ante el Nástic.

Seis goles a favor, dos en contra, dos victorias y dos empates son el baremo de Rodri. En total, 17 puntos, 23 goles a favor y 26 en contra. La dinámica es positiva, el equipo ha mejorado en defensa y orden táctico, a lo que hay que sumar que cuenta con mimbres de mucha calidad en el plano ofensivo. Esto es muy largo pero de momento las sensaciones son muy convincentes.

Publica un comentario

Síguenos en @soccercityes

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies