El meteórico ascenso de LAFC | Soccer City
5744
post-template-default,single,single-post,postid-5744,single-format-standard,qode-news-1.0.2,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,transparent_content,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

El meteórico ascenso de LAFC

Llegar y besar el santo. Así se podría resumir el estreno de Los Ángeles FC (LAFC) en la Major League Soccer. En su primera temporada en la mejor competición de norteamericana, la nueva franquicia californiana ha logrado clasificarse para los Playoffs. Incluso siguen muy vivos en la lucha por el primer y segundo puesto de la Conferencia Oeste.

El germen de la creación tuvo lugar en octubre de 2014. El motivo esencial no era otro que el de ocupar la plaza que dejó Chivas USA, que desapareció con tan solo diez años de actividad. Así es como arrancó el proyecto de la nueva franquicia angelina de LAFC. Un club que cuenta con hasta 23 accionistas diferentes, entre los que destaca Earvin Magic Johnson, Henry Nguyen, Peter Guber, Tom Penn o el mismísimo actor Will Ferrell. Con ellos y 19 personas más, se ha conseguido organizar una franquicia de lo más moderna.

El primer fichaje no fue otro que el de el mexicano Carlos Vela, al que pronto se unió una de las joyas más importantes del fútbol uruguayo: Diego Rossi. Junto a ellos llegaron jugadores experimentados, tales como Ciman (se marchó en agosto al Dijon francés), Harvey, Beitashour, Feilhaber, Nguyen o Diomandé. Además de sumarse savia joven con Moutinho, Atuesta, Horta, Blessing… Y como comandante del barco, el curtido Bob Bradley. Además de la guinda del pastel, el moderno Banc of California Stadium, con capacidad para 22.000 espectadores.

Atuesta como marcapasos

Ocho meses después de su debut, LAFC ha conseguido convertirse en la 5ª franquicia que se estrena en la MLS clasificándose para los Playoffs (un año después de Atlanta United). Paradójicamente, la primera fue Chicago Fire, la cual era entrenada por el mismo Bob Bradley. Una historia que tuvo final feliz, alzándose con el título liguero. Un hito que buscará repetir en el cuadro angelino, aunque no será nada sencillo.


» Eduard Atuesta se ha convertido en una figura crucial tanto en la fase ofensiva como en la fase defensiva


No obstante, para llegar aquí han tenido que superar varios problemas. Por ejemplo, en forma de lesiones. Una de esas bajas sensibles fue la del pivote titular, Kaye. El futbolista canadiense se «rompió», por lo que el 4-3-3 quedó debilitado, desnudando así las carencias defensivas de sus teóricos escoltas, Feilhaber y Nguyen. El técnico de New Jersey trató de darle una vuelta a su esquema para cubrir sus espaldas (en ocasiones pasó al 4-2-3-1). Algo que no resultó nada efectivo.

LAFC Soccer City

Eduard Atuesta (LAFC) controla el balón durante un partido | Foto: LAFC

Fue entonces cuando dieron con la clave. La cesión de Eduard Atuesta (21) a mitad de temporada supuso un plus para el equipo (ya estaba antes de la lesión de Kaye). El joven pivote colombiano tomó los mandos de la medular angelina. Una figura crucial tanto en la fase ofensiva como defensiva.

A la hora de mandar sobre el verde, Atuesta se ofrece como principal baluarte para ordenar la salida de balón, haciendo gala de su aseado toque de cuero. Por otro lado, en el aspecto defensivo es esencial en el equilibrio, evitando que LAFC termine partiéndose y regale latifundios de campo al rival.

El torrente ofensivo, otra de las claves

Es evidente que las miradas en LAFC se desvían al tremendo poderío ofensivo con el que cuentan. Sin ir más lejos, son la 2ª franquicia más goleadora de la MLS con 65 goles (solo por detrás de Atlanta United). Gran parte de la culpa la tiene el tridente diabólico que logró armar Bradley, sumando a la segunda hornada con la que cuenta en el banquillo (Christian Ramírez,Ureña, Blessing…).

Dos jugadores a pierna cambiada (Vela por la derecha y Rossi por la izquierda), con Diomandé de martillo pilón. El mexicano es el máximo goleador con 13 goles, justo por delante del delantero noruego con 11. Y es el uruguayo quien les sigue con otras 10 dianas. Es decir, los tres acumulan la mitad de los tantos del equipo.

Un cóctel que les ha aupado como una franquicia temible, ofensivamente hablando. Y es que, además de su aportación, también hay que tener en cuenta el peligro constante que suponen en el balón parado. Ya se de modo directo (Vela/Nguyen) o a través de envíos al área (Zimmerman, central, registra cuatro goles).

LAFC Soccer City

Vela y Diomandé celebrando un gol juntos | Foto: LAFC

Por tanto, habrá que seguir muy de cerca como finaliza la primera temporada de su historia en la MLS la franquicia de LAFC. De momento, el recuerdo de su debut será imborrable. Pero los de Bob Bradley, como ya logró hacerlo en Chicago 20 años atrás, quieren que se convierta en algo histórico. Y haciendo uso metafórico de uno de los colores del equipo (dorado), querrán grabar con letras doradas sus nombres en la historia, no solo de la franquicia californiana, si no de la Major League Soccer.

Publica un comentario

Síguenos en @soccercityes

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies