El mundo technicolor de Gasperini | Soccer City
8693
post-template-default,single,single-post,postid-8693,single-format-standard,qode-news-1.0.2,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,transparent_content,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

El mundo technicolor de Gasperini

Desde hace algo más de tres temporadas, ir al Atleti Azzurri D’Italia es sinónimo de pasárselo bien. Y es que la Atalanta es uno de los equipos más atractivos, a la par que competitivo, que existen a día de hoy en el panorama europeo.

Gian Piero Gasperini ha conseguido aprobar la asignatura más difícil para cualquier técnico, dotar de un estilo propio y reconocible a un club. Por encima de los resultados, los de Bérgamo son un equipo con un modelo de juego muy arraigado, dentro del cual sus jugadores se sienten cómodos y se revalorizan temporada tras temporada . Gasperini, a través de su ideario, ha conseguido que La Dea sea un club particular en fondo y forma, convirtiéndolo en un ejemplo a seguir para mucho otros equipos.

Renovarse o morir

Curso tras curso, la Atalanta sufre la venta de sus mejores jugadores. En los últimos tres años han dejado Bérgamo nombres como los de Caldara, Conti, Spinazzola, Gagliardini, Kessie, Kurtic, Cristante o Petagna. Es en este punto donde hay que valorar el trabajo, no sólo deportivo, sino de formación y educacional que alberga Gasperini.

Gasperini Soccer City

La Atalanta en un entrenamiento de este curso | Foto: Atalanta BC

El técnico, lejos de quejarse por la política deportiva del club, se toma cada inicio de temporada como un nuevo reto. Su capacidad para transmitir su idea y convencer a los jugadores recién llegados de que van convertirse en mejores, es algo que observamos cada año.

La línea de la dirección deportiva es muy clara, la Atalanta busca dos tipos de perfiles en el mercado, el primero jugadores jóvenes algo desconocidos pero con el hambre y motivación suficiente, y el segundo son piezas que no están del todo cómodas en sus clubes o que pasan por un momento de estancamiento. Gracias al trabajo del entrenador, todas las temporadas el círculo se acaba cerrando con la venta de esos jugadores que llegaron sin apenas cartel, pero su estancia en Bérgamo los lanza a un escalón superior.

Un modelo de juego muy particular

Si atendemos al dibujo táctico, la Atalanta tiene poco de novedoso. El 3-4-2-1/3-5-2 es un sistema tan de moda actualmente en cualquier campeonato, que no hay mucho reseñable. Sin embargo, este dibujo es algo que lleva consigo Gasperini desde hace más de una década, tanto en Inter de Milán como en Genoa ya lo puso en liza.

Gasperini Soccer City

El equipo saltando al campo justo antes de un encuentro | Foto: Atalanta BC

Pero más allá del dibujo en sí, lo que hace de la Atalanta un equipo realmente singular, son las funciones tan concretas que les pide el entrenador a sus jugadores. «La Dea» es un equipo de una gran riqueza táctica, son muchos los fundamentos que contiene el libreto de Gasperini. La Atalanta es un equipo de ritmo alto, que busca permanentemente que se juegue a muchas revoluciones. Gasperini quiere que haya frenesí, ida y vuelta y que sucedan muchas cosas sobre el césped.

Para conseguir que este modelo se imponga es clave, sobre todo, la presión. El equipo es de los que más y mejor presiona sin balón de toda la Serie A, desde el minuto uno de encuentro observamos cómo se colocan en un bloque medio alto, en el cual se dibujan hasta cinco alturas diferentes, para ahogar la salida de pelota rival y así impedir que el contrario este cómodo.

Gasperini Soccer City

El equipo celebrando un gol esta temporada | Foto: Atalanta BC

Para ejecutar esta presión tan armónica, la Atalanta presenta una de sus principales particularidades: las marcas al hombre. Todo el equipo persigue individualmente a su par, los hombres de Gasperini se emparejan 1 vs 1 y de esta forma se neutraliza aún más las virtudes del rival. El 3-4-2-1 es un dibujo que también le permite a Gasperini potenciar una de sus principales armas ofensivas, el juego exterior.

Casi todas las ventajas que consigue el equipo con la pelota vienen dadas a partir de la superioridad que generan por fuera. El 2 vs 1 en banda con los carrileros más el movimiento hacia fuera de uno de los mediapuntas, es otra de los claves del equipo.

Un equipo de parejas

Para poder liberar el talento que presenta el equipo en tres cuartos de campo es fundamental el trabajo que realizan tanto los carrileros como el doble pivote; los primeros son decisivos con y sin balón. Tanto Hateboer como Gosens dotan la amplitud y profundidad necesaria al equipo porque juegan siempre a gran altura. Sin la pelota, el permanecer en campo contrario obliga al rival a salir jugando por dentro, porque ellos se encargan de que por el carril exterior les sea difícil avanzar.

Gasperini Soccer City

Hans Hateboer, carrilero derecho, en acción durante un encuentro | Foto: Atalanta BC

Cuando la Atalanta tiene la posesión, ambos participan mucho del juego, bien con la pelota al pie o bien tirando rupturas al espacio, su importancia es capital porque llegan mucho y bien al área rival y, sobre todo, porque liberan el espacio necesario para que tanto el Papu Gómez como Ilicic puedan desarrollar su juego en el carril central.

La otra pareja significativa del equipo es la formada por Freuler y De Roon. Suizo y holandés forman una línea medular de pulsaciones altísimas, ambos son los encargados de que la presión pueda realizarse de manera orquestada, manejan bien los tiempos de cuándo y cómo ir a robar el balón al centro del campo rival y, sobre todo, se reparten los espacios de manera efectiva para elegir quién es el que se descuelga de la línea divisoria y llega a la frontal rival para sumar un efectivo más a la hora finalizar las jugadas.

Gasperini Soccer City

El centrocampista holandés De Roon durante el encuentro frente a la Lazio | Foto: Atalanta BC

La Atalanta no es un equipo que acumule grandes cuotas de posesión, pero cuando las circulaciones son más largas, es Freuler el que se encarga de dotar de coherencia estas posesiones y de trazar pases verticales para conectar con los mediapuntas. De Roon, por su parte, posee un gran entendimiento del juego, el holandés realiza coberturas a los carrileros, se desplaza lateralmente para generar triángulos de pase y especialmente pisa el área rival con energía y frescura.

Papu, Ilicic y Zapata, un tridente para aspirar a todo

El Papu Gómez e Ilicic son el talento de este equipo. La continuidad, un curso más, del argentino y el buen momento del esloveno son los principales argumentos ofensivos de la Atalanta. Pero a toda la magia que poseen los dos, se ha de sumar determinación y carácter en la punta de ataque y así fue como llegó al equipo Duvan Zapata para dotar de sentido a tal volumen ofensivo.

Gasperini Soccer City

Alejandro ‘El Papu’ Gómez llegando al estadio | Foto: Atalanta BC

No le ha podido sentar mejor a los de Bérgamo el ‘cambio’ de Zapata por Petagna. Si bien es cierto que el punta italiano funcionó bien durante los últimos dos años con Gasperini, al equipo le faltaba gol y Zapata está realizando su mejor temporada desde que es profesional.

Este año, el Papu Gómez ha obtenido un nuevo rol, ya no actúa pegado a la cal y desde ahí se mueve con libertad, sino que ahora directamente parte desde una posición más centrada para ser el jugador encargado de juntar al equipo. El argentino y el esloveno disfrutan de la confianza de Gasperini para que ambos dibujen sobre el césped todo aquello que se les pase por su imaginativo cerebro.

De esta manera, los cambios de ritmo, desbordes o pases al espacio de los dos ahora si que han pasado a ser más efectivos gracias a la presencia de Zapata por delante. El colombiano suma 13 goles y 5 asistencias en 26 encuentros, números que nadie esperaba a su llegada y que refrendan el buen momento que presenta el equipo.

Gasperini Soccer City

Duvan Zapata celebrando un gol con el equipo | Foto: Atalanta BC

Pero no sólo los números hablan del buen hacer de Zapata, a estos registros hay que sumar todo lo que el punta aporta al juego del equipo. Tanto en los apoyos para poner de cara a la segunda línea, los desmarques de dentro a afuera como sus movimientos para liberar espacio, Zapata esta mostrándose a un nivel muy alto.

Publica un comentario

Síguenos en @soccercityes

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies