El Twente pide una nueva oportunidad | Soccer City
10279
post-template-default,single,single-post,postid-10279,single-format-standard,qode-news-1.0.2,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,transparent_content,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

El Twente pide una nueva oportunidad

Problemas económicos, mala gestión deportiva y una deuda que no hacía más que crecer. Una serie de malas decisiones que llevaron al Twente a descender la temporada pasada a la segunda división holandesa. Esta temporada, parece, los aficionados vuelven a sonreír.

»Un club ejemplar que debería ser el modelo de trabajo de muchos». Con este tipo de declaraciones ha sido relacionado el Twente a lo largo de su historia. Un club saneado, con gran visión a la hora de firmar a futuros talentos del fútbol nacional e internacional y con una peculiar forma de entender el fútbol, siempre pensando en crecer como entidad. Muchos años de trabajo que se vieron truncados por una serie de malas decisiones que, durante el cambio de siglo, en el aspecto deportivo y extra deportivo, tomaron algunos dirigentes.

El club afrontó una deuda de, aproximadamente, unos 12 millones de euros que a punto estuvieron de suponer su desaparición en 2004. Superó esa difícil situación y mejoró ya que, acostumbrados a pelear por quedar lo mejor posible en mitad de tabla, el equipo pasó a convertirse en uno de los rivales a batir para Ajax, PSV o Feyenoord; un cuarto invitado en la pugna por los títulos se abría camino en el fútbol neerlandés. Lamentablemente, la alarma sonó demasiado rápido y el Twente despertó de su bonito sueño para vivir en una pesadilla.

Twente Soccer City

Un futuro complicado | Foto: FC Twente

Vender el alma al diablo

El 25 de Febrero de 2014, cuatro años después de que el Twente conquistara su primera y única liga hasta la fecha, queda marcado como el punto más negro de esta historia. El conjunto de Enschede firma un acuerdo con Doyen, una empresa con sede en Malta, por el cual el club ingresaría cinco millones de euros a cambio de un porcentaje y la participación directa de la venta de siete de sus jugadores más emblemáticos en esa fecha. La desesperación de un Twente, al que le llovían las deudas por todas partes (se estimaba un total de 90 millones de euros), provocó este acuerdo y, por lo tanto, el principio del fin.

Que el equipo estaba hundiéndose era un hecho visible para todos los aficionados. El bajón en la tabla, temporada tras temporada, las rápidas eliminaciones de las competiciones europeas y nacionales o la venta de sus mejores jugadores por precios ‘simbólicos’ como el caso de Luc Castaignos traspasado al Eintracht por 2,5 millones de euros (del que el Twente solo ingresaría 700.000 euros ya que Doyen se llevó 1,8 millones como parte del acuerdo firmado).

Twente Soccer City

De Grolsch Veste, estadio del Twente, el día de su descenso | Foto: FC Twente

Este tipo de acuerdo con Doyen llegó a oídos de la KNVB. Un contrato prohibido bajo las leyes de la Federación holandesa que provocó la sanción de tres años sin poder disputar competiciones europeas, una multa económica y la amenaza del descenso administrativo. Algo que se aprobó en Febrero de 2016 pero que, finalmente, pudo evitarse antes del verano, tras la desvinculación con Doyen.

Lo que el Twente consiguió evitar en los despachos en 2016, se produjo sobre el césped a finales de la temporada pasada. El conjunto de Enschede perdería la categoría una jornada antes del cierre, ante el mismo equipo que le vio tocar el cielo en 2010, el NAC Breda. Fue la gota que colmó el vaso y la afición no aguantó más. De Grolsch Veste, estadio del club, lloró la muerte de un histórico del fútbol holandés. Era el más que probable fin del club tras 53 años de vida.

Los primeros rayos se cuelan entre las nubes en Enschede

El club sigue viviendo bajo esa amenaza de desaparición si la situación deportiva no cambia y el equipo no recupera su puesto en la élite del fútbol holandés. Un grupo joven -24,1 años de media- está devolviendo al aficionado la sonrisa que tanto se echaba de menos en De Grolsch Veste.

El Twente está firmando una temporada sensacional en la Keuken Kampioen Divise -segunda divisón-. Líder en solitario con once puntos de ventaja sobre el segundo clasificado, el Sparta de Rotterdam, el conjunto de Marino Pusic demuestra sus ganas de volver a recuperar el tiempo perdido. El equipo, que cuenta con tres españoles en sus filas, es el cuadro más en forma del continente europeo con diez victorias consecutivas.

Twente Soccer City

La unión de un equipo que quiere volver | Foto: FC Twente

Liderados por un Aitor Cantalapiedra en estado de gracia -posiblemente el mejor jugador de la categoría-, los de Tukkers demuestran una mentalidad volcada, únicamente, en ganar los encuentros y seguir restando los días que les quedan para volver a la Eredivisie. La filosofía del equipo se basa en el trabajo en equipo. Todos atacan y todos defienden. No es el club más goleador, de hecho hay cuatro equipos por encima en esta faceta, pero sí el menos goleado -25 goles en 27 partidos-.

El juego posicional, mantener las líneas bien cubiertas hacen que el equipo sea letal en las acciones que crea y muy difícil de superar una vez se adelanta en el marcador. En casos donde el rival consigue adelantarse se puede apreciar una capacidad de reacción positiva, todo ello sumado al talento individual de Aitor, Javier Espinosa, Boere o Smith, entre otros.

El equipo vuelve a ganar, vuelve a ofrecer un juego atractivo y lleva a sus aficionados a querer desplazarse con el equipo -lealtad que nunca le ha faltado a esta entidad-. El Twente está viviendo una temporada difícil pero solventándola de manera sensacional. Se sabía que de no ascender, las posibilidades de desaparición del club eran muy altas. Sobreponerse a esta presión con unos chicos tan jóvenes y, encima, certificando su papel de favorito al ascenso directo con una ventaja prácticamente insalvable para sus perseguidores. La Eredivisie está esperando el renacimiento de los Tukkers.

Publica un comentario

Síguenos en @soccercityes

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies