En busca de la verticalidad | Soccer City
11488
post-template-default,single,single-post,postid-11488,single-format-standard,qode-news-1.0.2,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,transparent_content,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

En busca de la verticalidad

El último parón de selecciones antes de la cita mundialista acabó. La Selección española tuvo dos compromisos ante combinados de renombre. Ganó a Brasil por primera vez en su historia y cayó frente a Inglaterra en tierras británicas. Una de las lecturas que se pudo hacer en el desarrollo de ambos partidos es que al cuadro dirigido por Vilda le falta profundidad en el ataque.

Sara Monforte, ex internacional española, durante el transcurso del encuentro entre España y Brasil, publicó un tweet que reflejaba perfectamente lo que estaba ocurriendo en el terreno de juego durante el primer acto. “Sin amplitud ni profundidad, no hay fútbol posible…”. Estas fueron las palabras de la actual entrenadora del Villarreal CF Femenino. Y no son para menos, la Selección estaba echando en falta verticalidad, atrevimiento y profundidad en su fútbol. No era tampoco la primera vez que pasaba.

Contra Inglaterra, por fases pudo dar en ocasiones esa sensación también, pero ante las anglosajonas el problema fue otro: la inseguridad en defensa. Aún así, la reacción del equipo ante las adversidades en los dos compromisos fue muy positiva y debe de ser el espejo donde mirarse en el futuro. Por lo tanto, la Selección española, como en la Copa Algarve, tuvo sus momentos de lucidez y oscuridad. Aunque preocupa que los aspectos negativos se repitan.

Poca profundidad

España salió ante la Canarinha con un 4-4-2 donde el centro del campo compuesto por Amanda Sampedro, Alexia Putellas, Meseguer y Vicky Losada formaba un rombo, donde las futbolistas se asociaron entre sí. Brasil llegaba a la cita muy cuestionada. Sumaban la cifra de siete encuentros sin ganar, unos números preocupantes por la fecha en la que nos encontramos y porque las sudamericanas están en el top 10 mundial.

En los últimos compromisos internacionales, Brasil había dado muestras de lagunas defensivas. En cuanto al equipo rival, rompe la línea de presión del centro del campo, los espacios que se generan atrás son muchos y sus laterales pierden la espalda con facilidad. Pero tal y como había planteado el encuentro España, no dio la sensación de que buscaran eso precisamente.

Selección Española Femenina Soccer City Media

España no fue reconocible en el primer tiempo frente a Brasil | Foto: Soccer City Media (José M. Gil)

‘La Roja’ en la primera parte fue un equipo estático, plano, las jugadoras pedían la pelota al pie y las de Vilda se olvidaron de jugar por los costados, que los tuvieron prácticamente olvidados. Pocas se ofrecieron al espacio y tiraron desmarques para mover a la defensa y estirar al equipo. Jugaron en una misma parcela de terreno ubicada en el rombo anteriormente nombrado. Quién más soluciones buscó fue Alexia Putellas. A parte de marcar el gol que dio origen al empate, tiró del combinado en los momentos de bajón.

Uno de los hándicaps con los que cuenta la Selección es la falta de futbolistas de perfil vertical en ataque. De las habituales, solo Falcón y Lucía García pueden tener esa condición. Por ello deben ser esenciales en la lista. En el mismo saco pueden estar también Nahikari García y Mariona Caldentey. No alcanzan la punta de velocidad de las anteriores, pero son futbolistas rápidas, que ayudan a profundizar los ataques y saben aprovechar bien los espacios. También podría ser una posibilidad Marta Cardona, futbolista de la Real Sociedad que está cuajando una gran temporada.

Dificultades para defender a campo abierto

Es un problema que se viene repitiendo en los últimos choques. España está habituada a ejercer una presión en bloque alto al rival para dificultar su salida de balón. En fase ofensiva con el equipo desplegado, cuando hay una pérdida en zona de construcción, hay que rezar para que esa oportunidad no acabe en gol si el rival tiene futbolistas rápidas y letales que vayan bien al espacio. En fase defensiva, al romper la línea de presión del centro del campo, el contrario genera superioridad en tres cuartos. Pasó contra Estados Unidos, Polonia y Brasil.

Selección Española Femenina Soccer City Media

La selección española sufrió en la defensa a campo abierto | Foto: Soccer City Media (José M. Gil)

Con Ludmila en el campo, las de Valdão hubieran hecho mucho más daño del que generaron a la defensa rojigualda. De nuevo, el combinado nacional se las tuvo que ver a la contra. Geyse, Debinha, Adriana y Joyce fueron quienes tomaron las autopistas dirección a la portería española y si a eso se le suma el periscopio de Marta Viera, mal asunto. Porque las brasileñas fueron permisivas, que si no, algún otro tanto más hubiera podido caer, sobre todo, en una ocasión de Geyse muy clara.

Inseguridad defensiva ante Inglaterra

Superado el encuentro frente a Brasil, finalmente con un buen sabor de boca, a la Selección le tocó afrontar otro compromiso de altura ante la tercera mejor selección del mundo -así lo dice el Ranking FIFA-, Inglaterra. Phill Neville hizo muchos cambios en su once con respecto al partido que les enfrentó ante Canadá. Dejó fuera de la titularidad a futbolistas como Lucy Bronce, Parris, Demi Stokes o Carney. Vilda, por su parte, solo hizo un cambio: Corredera por Torrejón, que dio muy buenos resultados en el segundo tiempo frente a las cariocas.

‘La Roja’ comenzó con algo más de ritmo que ante Brasil. Movieron con más rapidez el balón y hubo más movimiento por parte de las jugadoras. No obstante, a medida que fueron pasando los minutos, las anglosajonas fueron comiéndole terreno al combinado nacional y en tres pases, como quien dice, se plantaban en el área y creaban peligro. Desde fuera dio la sensación que la línea de cuatro formada por Corredera, Pereira, Paredes y Mapi a la hora de defender los ataques ingleses, desprendía nerviosismo. Ganaron con facilidad la espalda a las laterales y la pareja de centrales, en ocasiones, estaba fuera de sitio. El tanto de Mead llegó tras una gran jugada de combinación por parte de las de Neville que finalizó en el segundo palo sin marca la futbolista del Arsenal. En el segundo, White aprovechó el espacio entre centrales para marcar.

Selección Española Femenina Soccer City Media

Partido de altibajos frente a Inglaterra | Foto: Selección Española Femenina de Fútbol

Consciente de ello, Vilda en el descanso dio entrada a Ivana Andrés y Leila Ouahabi (Mapi no estaba bien en el lateral y España necesitaba profundidad por banda). Esa inseguridad y falta de entendimiento se pudo comprobar también en el gol encajado en el anterior encuentro. Marta se aprovechó de la poca comunicación en la defensa española para poner la cabeza y batir a Paños.

Lo mejor, las reacciones

En los dos encuentros, pese a las dificultades, el equipo supo reaccionar y Jorge Vilda movió bien sus piezas del banquillo. Las entradas de Corredera y Virginia Torrecilla en Don Benito fueron determinantes para que las locales movieran la defensa carioca y abrieran el campo. Hubiera sido interesante ver en acción aquel día a Ángela Sosa y Bárbara Latorre. La primera, para que combinara entre líneas y la segunda, para aprovechar su velocidad; el partido lo pedía. No obstante, España volvió a ser reconocible en los segundos 45 minutos y se llevó una victoria de mérito ante Brasil pese a la mala racha de resultados de la Canarinha.

Selección Española Femenina Soccer City Media

Pese a las dificultades encontradas, ‘La Roja’ supo reponerse | Foto: Soccer City Media (José M. Gil)

En Swidon, las sustituciones volvieron a formar parte del resurgir de ‘La Roja’. La entrada de Leila aportó mucha verticalidad arriba, y la de Aitana Bonmatí proporcionó a la Selección un juego de combinación entre líneas, rápido y en constante movimiento. Los últimos 20 minutos contra el cuadro dirigido por Neville deben de ser un espejo donde España se mire en un futuro. Fueron atrevidas, verticales, valientes y ordenadas. Perdieron el miedo a jugarle de tú a tú a las británicas. Mariona Caldentey fue la más destacada aquel día y quien entendió que el equipo necesitaba profundidad y la buscó en repetidas ocasiones.

Quedan menos de dos meses para que la Selección española ponga rumbo a Francia para disputar el Mundial. Las de Jorge Vilda se han medido a las mejores combinados del mundo para probarse con las más fuertes y llegar en las mejores condiciones a la cita mundialista. Aún hay matices por pulir, pero también se pueden sacar conclusiones positivas de estos últimos lances. España posee un equipo técnica y tácticamente bien trabajado y tienen que creer en sus posibilidades. Llegar lejos en el Mundial se paga muy caro, pero han demostrado que le pueden competir a las grandes potencias.

Publica un comentario

Síguenos en @soccercityes

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies