Jaime Mata: el fútbol como premio | Soccer City
Jaime Mata Arnáiz nació hace casi 30 años en Tres Cantos, municipio situado al norte de la Comunidad de Madrid, en el seno de una familia humilde y muy trabajadora. Los que le conocen dicen que amaba el ‘mundillo’ del transporte internacional. Él nunca tuvo como meta jugar en la élite. Y aquí está.
Getafe, Getafe CF, Jaime Mata, Mata, Valladolid, Girona, Lleida, fichaje, Bordalás, Ángel Torres
4335
post-template-default,single,single-post,postid-4335,single-format-standard,qode-news-1.0.2,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,transparent_content,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive
Getafe Soccer City

Jaime Mata: el fútbol como premio

Jaime Mata Arnáiz nació hace casi 30 años en Tres Cantos, municipio situado al norte de la Comunidad de Madrid, en el seno de una familia humilde y muy trabajadora. Los que le conocen dicen que amaba el ‘mundillo’ del transporte internacional. Él nunca tuvo como meta jugar en la élite. Y aquí está.

En una entrevista reciente a los medios del Getafe, Mata se definió como una persona “sencilla”. Un adjetivo que, a priori, puede resultar intrascendente. Sin embargo, es una persona muy especial. Con apenas seis años, el pequeño Jaime recaló en el equipo de fútbol 7 de Tres Cantos. Siempre fue delantero. Llevaba el gol en la sangre. Jugó en Liga Autonómica como juvenil y pasó por Primera Regional y preferente antes de dar el salto a Tercera.

Tres Cantos, Vallecas, Móstoles y Lleida

Un salto muy especial para el ariete, que admite que su primer recuerdo en el fútbol “era ver al equipo de Tres Cantos en Tercera cuando era pequeño”. Y ya estaba ahí. Lo cierto es que la filosofía de Jaime Mata nunca se basó en vivir del fútbol. Solo quería disfrutar de lo que ama. Y lo sigue afirmando a día de hoy siendo jugador de Primera División.


«Jaime Mata: «Mi forma de ver el fútbol siempre ha sido de disfrutar. Es un amor y una pasión por lo que siento y eso es lo que más me ha hecho crecer”


Con 20 años firma por el Rayo Vallecano “B”. Pero su paso por Vallecas es complicado. La Federación impide su inscripción y marcha cedido seis meses a Socuéllamos, lugar en el que se empieza a mostrar como un delantero potente y con una gran definición. En verano de 2012 se marcha cedido a Móstoles, donde hace 26 goles. Todo, tal y como afirma, por amor al fútbol: “Cuando estaba en Tercera me hacía 50 kilómetros desde Tres Cantos a Móstoles y lo hacía encantado. Lo hago porque me gusta el fútbol”.

Su experiencia en Lleida, 33 goles en dos temporadas, llama la atención del fútbol profesional. Ya se empezaba a convertir en un delantero de área, con un gran primer toque, juego de espaldas y de definición letal en el mano a mano. Es entonces, en 2014, cuando el Girona apuesta por Jaime Mata.

La consolidación en Girona y consagración en Pucela de Mata

El propio protagonista define su etapa en Girona así: “Aquello fue una locura. Pensé: ‘al final voy a estar unos años disfrutando del fútbol, antes de ponerme a trabajar, como yo tenía pensado’. Me había imaginado que, tras el Girona, me tocaría volver a Segunda B y tenía ofertas de casi todos los equipos de Segunda”. Eso impacta. Mucho.

Dos temporadas después, marchó al Real Valladolid. El resto, ascenso y pichichi incluido, es historia. Su etapa en el Girona fue vital para que el tricantino diera un salto cualitativo que le colocó entre los mejores arietes de la categoría. Y en Valladolid se convirtió en el mejor. La dupla con Fran Sandaza le dio mucho al equipo que rescató Pablo Machín. El toledano, algo más móvil, limpiaba a las defensas de rivales. El madrileño remataba todo tipo de pases y centros.

Valladolid Soccer City

Jaime Mata se consagró en Pucela | Foto: Real Valladolid

En Pucela fue diferente. Le costó entrar. El buen hacer de jugadores como Juan Villar y Raúl de Tomás relegaron, en primera instancia, a Jaime Mata a la banda. Algo que acabó siendo temporal tras sus goles. Los movimientos de Mata favorecían su presencia en el frente del ataque con RDT flanqueándole. Esa dupla dejó al Valladolid cerca del play-off. En su segunda temporada, la del ascenso, actuó como único punta. Y explotó. Goles de todas las maneras. Con la derecha, con la izquierda, de cabeza, de penalti y, si apuran, hasta con la tripa. Un auténtico animal.

El propio Mata habla así del fútbol y su filosofía: “Vivir del fútbol es un premio. Lo que tengo que hacer es valorarlo y disfrutarlo para poder estirarlo. Me gusta mucho el fútbol. Disfruto mucho y eso me ha hecho poder llegar al Getafe y jugar en Primera División. El fútbol es un deporte y se viene a disfrutar”.

Ese es Jaime Mata, la persona que no tenía como meta ser profesional. Su meta era disfrutar. Disfrutar de lo que le gustaba hacer fuera en la categoría que fuera. Y ahora lo hace en Primera División después de fichar por el Getafe, equipo que más fuerte apostó por él.

Getafe, Bordalás y la Primera División

Su llegada al sur de Madrid se fraguó en febrero y marzo. Ángel Torres y Ramón Planes, en aquel momento director deportivo del Getafe, fueron rápidos y se aseguraron los servicios de un goleador insaciable. Mata vio en Getafe una situación -casi- idílica. “Que te llame un equipo así es de agradecer. Volver a casa, a Madrid, era genial. Jugar en Primera, en tu ciudad y con tu gente era algo idílico. Eso me abrió mucho las puertas”.

Valladolid Soccer City

Mata ya deslumbra a Bordalás | Foto: Getafe CF

Apenas mes y medio de pretemporada y tres partidos han bastado para que José Bordalás, entrenador del equipo, haya tomado y puesto como ejemplo al batallador delantero tricantino. Y eso le ha gustado mucho a Mata: “Se agradece que Bordalás me ponga como ejemplo y que tenga esa visión de mí. Mi forma de ver el fútbol siempre ha sido de disfrutar. Es un amor y una pasión por lo que siento y eso es lo que más me ha hecho crecer”.


«Mata: «Vivir del fútbol es un premio. Lo que tengo que hacer es valorarlo y disfrutarlo para poder estirarlo»


Lo cierto es que va a tener que trabajar en cada entrenamiento como si fuera el único para hacerse con un puesto en el once. Tras los primeros partidos, parece claro que su rival más directo para hacerse con un puesto en el once es Jorge Molina, una leyenda azulona. Dos delanteros con características similares: jugadores de área, potentes en el juego áereo, portentosos en el juego de espaldas y decisivos a la hora de definir.

El jugador de Tres Cantos tuvo grandes minutos en su debut ante el Real Madrid, fue titular y aportó una asistencia ante el Eibar y no estuvo acertado -en la línea del equipo- ante el Valladolid. Mientras, seguirá “disfrutando del día a día” para intentar hacerse con un hueco en el once.

Publica un comentario

Síguenos en @soccercityes

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies