Kheira Hamraoui, el faro azulgrana | Soccer City
6177
post-template-default,single,single-post,postid-6177,single-format-standard,qode-news-1.0.2,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,transparent_content,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Kheira Hamraoui, el faro azulgrana

Kheira Hamraoui llegó este verano procedente del Olympique Lyonnais como el segundo fichaje del FC Barcelona. Una incorporación firmada para buscar un salto de calidad en el equipo, sobre todo de cara a la competición más ansiada, la Champions, de la que se esperaba rendimiento inmediato.

La centrocampista francesa ha caído de pie en Barcelona y en el esquema del Barça. Hamraoui, nacida en Croix, Francia, el 13 de enero de 1990 -cumplirá 29 años este próximo enero- tuvo una gran trayectoria en el fútbol de su país. La jugadora azulgrana empezó su carrera como futbolista en la academia de Clairefontaine, escuela de formación de donde han salido jugadores como Thierry Henry, Laurent Blanc o Zinedine Zidane.

En 2008 el Saint-Étienne se fijó en ella y aterrizaba en la Primera División francesa, donde marcó 34 goles en las cuatro temporadas en las que formó parte del equipo. Después fichó por el París Saint-Germain, donde, en los cuatro años que jugó para el club de París, se convirtió en una jugadora fundamental y alcanzó el nivel de jugadora «top» del fútbol europeo.

Reclutada por el gigante europeo

Su gran desempeño en París le abrió las puertas del Olympique Lyonnais, uno de los mejores clubes de Europa. Con las leonas ha conquistado el doblete – Champions y Liga– en las dos campañas que ha jugado en Lyon. Además, la centrocampista francesa acumula más de 20 internacionalidades con la selección francesa.

Kheira Hamraoui Soccer City

Kheira Hamraoui disputando un partido de Champions con el Lyon | Foto: Olympique Lyonnais

Sin embargo, su papel en el Lyon fue a menos en la segunda temporada y concretamente al final de la campaña, cuando apenas contó con minutos. Porque, aunque jugó las segundas partes de los partidos de semifinales de Champions ante el Manchester City, no jugó ni un minuto ante el Barça en cuartos ni en la final ante el Wolfsburgo.

Ante esta situación y siendo aún una jugadora con mucho fútbol en las piernas y ganas de aportar en un equipo grande, aceptó la oferta que le presentó el FC Barcelona y se marchó de Francia por primera vez en su carrera para ayudar al conjunto catalán en su progresión hacia la élite.

El fichaje estrella del Barça

El 19 de junio de 2018 y tras meses de rumores acerca de su salida del Olympique, Kheira aceptó unirse al FC Barcelona por dos temporadas. Su llegada supuso todo un acontecimiento en el club azulgrana, ya que tras una temporada 17/18 en la que se había abierto la veda de fichajes internacionales con el desembarco de jugadoras como Lieke Martens, Hamraoui aparecía para seguir subiendo el nivel de un club que quiere estar entre los mejores de Europa.

La francesa llegaba a Can Barça con la vitola de jugadora experimentada en competición europea, que sigue siendo la competición en la que el Barcelona está buscando pelear codo con codo con los más grandes. Y para el equipo que dirige Fran Sánchez, contar con una jugadora como Hamraoui suponía un salto de calidad, físico y mental de cara a ese objetivo cada vez planteado más a corto plazo.

Aunque también es cierto que sobre el fichaje de la jugadora francesa se habían creado una expectativas de rendimiento e impacto inmediato. Unas expectativas que a día de hoy se puede decir que está cumpliendo con creces. Sin prácticamente necesitar adaptación, Kheira está siendo titular desde primer día, disputando casi todos los minutos en lo que va de temporada.

El Barça ha disputado hasta el momento cinco partidos de Liga Iberdrola, con Hamraoui como titular en todos ellos y jugando 440 de los 450 minutos posibles -fue sustituida en el minuto 80 frente al Espanyol- aportando, además, un gol. En la UEFA Women’s Champions League la historia se repite prácticamente, la diferencia está en que de los tres partidos que ha jugado el equipo fue suplente en el primero.

El primer partido de la UWCL para el Barça fue un punto de inflexión en lo poco que llevamos de temporada. Una derrota ante el BIIK kazajo por 3-1 que evidenciaba serios problemas en el equipo y que podía suponer una posible eliminación en Europa mucho antes de los previsto. En aquella ocasión, Fran Sánchez buscó rotaciones -entre ellas estuvo Hamraoui- y el equipo lo notó. La francesa ingresó en el campo en el minuto 54 y desde entonces lo ha jugado todo en Champions, con 216 de los 270 minutos posibles.

Pieza clave en el once de Fran Sánchez

Como se menciona al inicio del artículo, Kheira Hamraoui ha caído de pie en el once del FC Barcelona. Al inicio de su carrera la jugadora francesa se distinguía como una centrocampista más ofensiva, con mucha llegada y gol -como bien indican los 14 en 28 partidos en su última temporada en Lyon-. Sin embargo, en su llegada al Barça se le ha visto como una jugadora con más capacidades. En el 4-3-3 de Fran Sánchez ocupa la posición de pivote.

Hamraoui presenta un físico espectacular -mide 1,79 metros-, capaz de aguantar a un gran ritmo durante los 90 minutos y adaptándose a prácticamente todos los planteamientos de juego rivales. Además, se ha hecho con una posición -la de pivote- que ha traído de cabeza a los entrenadores azulgranas en las últimas temporadas. Sin ser una jugadora experta en dicha posición, viéndola jugar esta campaña en el Barcelona, nadie podría decir que no lleva jugando ahí toda su vida.

Kheira Hamraoui Soccer City

Kheira Hamraoui se dispone a chutar el balón | Foto: FC Barcelona

Kheira está siendo clave en la estabilidad que poco a poco está consiguiendo el conjunto blaugrana. Desde su implantación en el esquema esta pretemporada -sin entrar en comparaciones-, Kheira actúa en lo que en Can Barça se conoce como jugar de «Sergio Busquets». Es decir, realizando siempre esa labor «invisible» que quizás no cale mucho en el espectador, pero que sus compañeras y cuerpo técnico sí que agradecen.

Desde la marcha de Virginia Torrecilla en la campaña 2015/2016 al Montpellier HSC, el Barça ha estado probando varias jugadoras que no han sido capaces de asentarse en este puesto. La más destacada fue una de las incorporaciones estrella de la pasada temporada, la también francesa Élise Bussaglia. Una jugadora que llegaba desde el Wolfsburgo con una vitola idéntica a la de Hamroui, pero que en ningún momento se hizo al puesto -y en este caso sí que era su posición habitual-.

Tras el experimento fallido de Bussaglia, probaron en la posición varias jugadoras y se terminó asentando la jovencísima Patri Guijarro. La mallorquina dio un nivel espectacular, incluso en los partidos de Champions y especialmente frente al Olympique Lyonnais, cuando dio una clase magistral y jugó el segundo partido como defensa central ante las ausencias que arrastraba el equipo.

Un factor que permite la explosión del talento joven

En las últimas semanas se ha escrito y hablado mucho sobre la explosión del talento joven en el Barça, concretamente del desempeño de dos jugadoras como son Patri Guijarro y Aitana Bonmatí. Sin embargo, si nos paramos a analizar ese gran rendimiento dado por estas dos jugadoras tiene varios factores en los que el desempeño de Kheira Hamraoui está muy presente.

Patri Guijarro, Mariona Caldentey, Aitana Bonmatí y Marta Torrejón celebrando | Foto: FC Barcelona

Al colocarse la francesa como pivote, Guijarro pasa a jugar como interior y como consecuencia estando muy cerca del área mejorando así su rendimiento goleador que ya era bueno de por sí. De esta forma, Patri hace mucho daño a las defensas rivales y continua la línea que tomó en el Mundial Sub-20, donde en esa posición -escoltada por Damaris Egurrola– y bajo las órdenes de Pedro López, fue máxima goleadora y mejor jugadora del torneo.

Otro factor que aporta Hamraoui y ayuda a la explosión de las jóvenes en el centro del campo es el control que ofrece a los partidos, además de que, por su posición y por su físico, es capaz de llegar a más zonas del campo para ayudar en el trabajo defensivo. Esta característica descarga de trabajo y permite estar más frescas a sus compañeras de la medular como Aitana, Patri y la capitana Vicky Losada.

Ese trabajo «invisible» lo agradecen estas jugadoras especialmente. En el caso de Aitana Bonmatí le permite estar más centrada en sacar la pelota con calidad y amenazar con su letal último pase entre líneas más alejada de las rivales, ya que el trabajo de Kheira le aporta más tiempo para pensar y servir goles en bandeja a las delanteras.

Otra característica, como se puede observar en el tweet de la parte superior, es que Hamraoui no ha perdido el olfato goleador, como mostró ante Sporting de Huelva y Glasgow City. Es letal cuando llega a la frontal. Su trabajo se ha visto más destacado en las últimas fechas del equipo, sin embargo, ha estado mostrando ese nivel durante toda la campaña, siendo la luz que ilumina el camino en la mejora del equipo blaugrana de Fran Sánchez.

Publica un comentario

Síguenos en @soccercityes

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies