La Lazio, un enigma por resolver | Soccer City
10329
post-template-default,single,single-post,postid-10329,single-format-standard,qode-news-1.0.2,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,transparent_content,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

La Lazio, un enigma por resolver

La Lazio ha sabido ganar solo un partido ante los once equipos grandes a los que se ha enfrentado en esta temporada, y ese fue el ‘derby romano’. Lo que está claro es que algo pasa, hay un gran problema, pero su solución es una incógnita

¿Qué le pasa a la Lazio? ¿Qué tiene que encontrar para terminar de jugar bien? ¿Son nombres? ¿Es el entrenador? ¿La planificación de la temporada? Muchas preguntas rodean al equipo de Simone Inzaghi para intentar solucionar el por qué no termina de carburar el equipo, pero ¿tienen respuesta? Eso es lo más difícil, algunas sí y otras no.

En un momento duro del año sería ventajista preguntarse esto, pero sumidos en puestos europeos en liga, en semifinales de Coppa y eliminados en Europa League por uno de los equipos más laureados de la competición, nos lo preguntamos. Y es que el paso hacia delante que dieron algunas estrellas la temporada pasada donde estuvieron a un gol de Vecino de jugar Champions, tapó las carencias en diversas líneas del equipo.

¿Es culpa del bajón de Milinkovic-Savic y Luis Alberto?

Lo fácil sería señalar a las dos estrellas de la Lazio -con permiso de Immobile- de tal problema. Es cierto que ambos parecen de resaca de la temporada anterior en cuanto a rendimiento, ya que desaparecieron del mapa hasta el mes de enero y parece que llegarán solo para el final de temporada en forma. La Lazio ha mostrado un buen nivel en duelos de altura, eso sí, sin llegar al nivel del último año; a los capitalinos les sigue pasando algo.

Luis Alberto ha visto retrasada su posición al mediocentro con Milinkovic-Savic en el otro interior y un gran Lucas Leiva en el pivote: los sumandos perfectos para el mejor resultado en el juego, pero la capacidad de desequilibrar del conjunto no ha llegado nunca. Y este desequilibrio no llega porque ambos son lanzadores del juego, y han coincidido con que los rivales ya saben cómo es Immobile y le marcan individualmente.

Si a ello se le suma que no esté Correa, resulta mucho más difícil encontrar a quién darle el balón, ya que el argentino es el único que ofrece desequilibrio. Pero un equipo que aspira a alcanzar posiciones de Liga de Campeones, no se puede agarrar a un solo futbolista para generar cosas distintas.

Lazio Soccer City

Luis Alberto celebrando un gol con la Lazio | Foto: SS Lazio

¿Es culpa de la planificación?

Los ‘laziale’ estaban obligados a reforzar la defensa, y lo hicieron con un central muy infravalorado como es Francesco Acerbi, refuerzo de calidad. También llegaron Riza Durmisi y Joaquín Correa, jugadores que venían de demostraron una gran valía en Sevilla y que sumarían calidad, velocidad y desborde al equipo. Buscaron armarse en el centro del campo, fichando a Badelj -gratis-, trajeron de vuelta a Cataldi y se hicieron con un Berisha que venía de salirse en el Salzburg, desde luego que ficharon muy bien.

Pero también es cierto que excepto Acerbi y Correa, ninguno ha dado el rendimiento óptimo, y eso que se les ha probado con diferentes posiciones, algo que se escapa de una directiva que no hizo mal mercado. La Lazio cojea a veces en defensa porque se espera mucho de Luiz Felipe pero no llega a las expectativas. Por su parte, Lulic y Marusic son dos carrileros muy limitados y, además, para el derecho tendría que haber llegado alguien -sonaron Zappacosta y Lala-, y aún así, no es el problema, porque equipo hay de sobra.

Lazio Soccer City

Joaquín Correa celebrando su gol contra el Eintracht | Foto: SS Lazio

¿Del sistema de juego?

Simone Inzaghi, por muchas críticas que tenga, ha sabido dar continuidad a un sistema que como idea debería ser perfecto. Una línea de tres defensiva donde los dos centrales se escuden en la figura de Acerbi, el líder, donde permite más libertad, dos carrileros que se complementan, un Lulic veterano que ayuda al medio con un Marusic con profundidad, un mediocampo de lanzadores, y dos delanteros rápidos al espacio, como son Correa e Immobile.

Y pese a parecer tan bueno en la teoría, el sistema laziale no ha llegado a tanto sobre el césped; Inzaghi se ha mantenido fiel a él sin discusión, de ahí que también vengan los picos del equipo: a veces funciona y otras no.

Lazio Soccer City

Francesco Acerbi celebrando su gol contra Udinese | Foto: SS Lazio

Por tanto, no hay respuesta concreta para contestar a que un gran equipo como la Lazio con una plantilla al nivel del club, no sepa competir ante los grandes. Los celestes no han ganado en enfrentamiento directo en esta temporada a Juventus, Napoli, Inter, Milan, Sampdoria, Atalanta y Torino, y no supieron cómo ganar a Sevilla y Eintracht de Frankfurt en Europa League demostrando estar dos niveles por debajo, y por eso, hay un problema, pero la solución es un enigma.

Publica un comentario

Síguenos en @soccercityes

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies