La otra cara de la moneda para Ben Arfa | Soccer City
8191
post-template-default,single,single-post,postid-8191,single-format-standard,qode-news-1.0.2,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,transparent_content,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive
Ben Arfa Soccer City

La otra cara de la moneda para Ben Arfa

Criticado por su falta de ritmo y su poco compromiso con el equipo, Hatem Ben Arfa se ha convertido en una pieza clave en el Stade Rennais para el nuevo entrenador, Julien Stéphan. Sin Lamouchi, el nuevo sistema que se ha instaurado en el club le ha potenciado a niveles muy altos.

El Stade Rennais, en un periplo de tiempo de menos de 15 días, se ha convertido en otro equipo. Tras sembrar dudas con Sabri Lamouchi, estando a 3 puntos del descenso y tras ser humillado en casa por 1-4 ante el Strasbourg, el club decidió destituirlo y confiar en Julien Stéphan, entrenador del filial y una persona del que todos hablaban maravillas, incluidos los Ousmane Dembelé o Bakayoko, jugadores a los que él dio la oportunidad cuando eran desconocidos.

En los tres partidos con Stéphan en el banquillo (hijo del mítico Guy Stéphan), el Stade Rennais no solo ha conseguido ganar los mismos, sino que ha conseguido un hito para la historia del club: clasificarse por primera vez a los dieciseisavos de la Europa League. Todo ello precedido por varias decisiones ganadoras de Stéphan que han mejorado considerablemente el estilo de Lamouchi, muy criticado por la directiva.

Stéphan se ha convertido en el Stade Rennais en el primer entrenador de la historia del club que consigue ganar sus tres primeros partidos. Lo que parecía una medida interina se ha transformado en una medida definitiva, ya que el club le ha renovado hasta 2021. Un entrenador muy valorado por todo el fútbol francés por su toma de decisiones. Y lo cierto es, que sus primeros pasos como técnico del club bretón se han sustentado en un jugador: Hatem Ben Arfa.

Ben Arfa Soccer City

Julien Stephan le ha dado al Rennes la estabilidad que necesitaba | Foto: Stade Rennais

Libertad absoluta para Hatem Ben Arfa en todos los sentidos

Hatem Ben Arfa llegó al Stade Rennais avalado por su pasado como jugador. A pesar de que su paso por el PSG no pudo ser peor, el ex jugador de Lyon o Newcastle era un salto cualitativo para la plantilla del Rennes. El mero hecho de tenerlo en el campo era sinónimo de ganar metros y una grave amenaza para los equipos rivales, al condicionar su mera presencia los sistemas defensivos.

A pesar de la ilusión que generó su fichaje y su gran inicio con el club (debut y gol ante el Jablonec en Europa League), el sistema de Lamouchi no era ideal para Ben Arfa. Una especie de 4-3-3 con medios muy llegadores -André, pivote, actuaba de media punta- y con un Ben Arfa que, en cada zona del campo en la que se movía, encontraba obstáculos ante la acumulación de compañeros.

Otro hándicap para Ben Arfa era la insuficiencia de recibir balones de cara. Al querer Lamouchi jugar con Grenier de pivote defensivo, su ralentización de la jugada al dar toques de más no dejaban situaciones provechosas para los atacantes. Por ello, Ben Arfa siempre que recibía e intentaba cambiar de ritmo, encontraba ya a un rival encima suya que no le dejaba movilizarse. Nunca tuvo continuidad con Lamouchi y llegó a jugar de extremo izquierdo.

Ben Arfa Soccer City

Ben Arfa se ha convertido en uno de los pilares de Stephan en Rennes | Foto: Stade Rennais

Por ello, la premisa de Stéphan fue muy clara: blindar un sistema para que Ben Arfa explotara sus magníficas cualidades. En su debut en el campo del Lyon, el técnico optó por un 4-2-3-1 muy pragmático que buscaba a Ben Arfa en zonas alejadas de portería para que condujera y a Ismaïla Sarr al espacio para dotarse de los pases de Ben Arfa al mismo. El resultado no pudo ser mejor, pues el equipo acabó ganando 0-2 con solvencia y dando un golpe de autoridad.

La posición de Ben Arfa de 10 es total. Tiene total libertad para moverse por el campo, aparece en salida de balón para generar superioridad con medios, éstos no suben (Grénier y André en doble pivote) para no trastocar las zonas de influencias de Hatem y, cuando Ben Arfa se mueve a banda -generalmente izquierda- para generar superioridades, ese espacio lo ocupan de maravilla André y Grenier.

Este matiz es muy importante. Mientras que con Lamouchi, los medios subían constantemente y no dejaban tanta influencia a nadie por dentro, con Ben Arfa, es él quien monopoliza todo el ataque Rennais. Es un sistema que no solo potencia a Ben Arfa, pues en ese doble pivote formado por André y Grenier, los laterales, Traoré y Bensebaini, tienen mucha más libertad para subir sin romperse el equipo que en el antiguo sistema. Y eso, para Ben Arfa, es un lujo.

Con continuidad, Ben Arfa puede ser muy peligroso

Las tres victorias que ha conseguido Stéphan para el Stade Rennais están siendo una de las grandes noticias para el equipo de la temporada. Con Lamouchi, el equipo se adelantó en 12 ocasiones en 15 jornadas, consiguiendo únicamente 4 victorias en los mismos. Stéphan se ha destapado como un entrenador que, con resultado a favor, no se echa atrás como su antecesor, sino que opta por ser más pragmático e intenso.

Ben Arfa Soccer City

Ismaïla Sarr es otro de los beneficiados de la posición de 10 de Ben Arfa | Foto: Stade Rennais

Hatem Ben Arfa, en el nuevo rol de 10 en el Rennes, ha marcado 3 goles en sus últimos 4 partidos. Es un rol que está sacando lo mejor de él, pues cuando Ben Arfa jugaba más anclado a las bandas, tenía menos espacio para armar su cambio de ritmo -letal en espacios reducidos- y buscar su atronador disparo. Por ello, llegando de posición más retrasada, es mucho más complicado frenarlo, pues ahí poco vale estar bien colocado.

El dominio de tiempos está siendo otra de las facetas que más vislumbran en los últimos partidos del Rennes. Ben Arfa es capaz de bajar a recibir con resultado a favor para dormir el partido -esconde de maravilla la pelota y descongestiona- y también de cambiarlo con su cambio de ritmo y permutas con compañeros. En el partido ante el Astana de Europa League se pudo ver esto de forma más patente.


»Cuando Ben Arfa llega desde una posición más atrasada, es mucho más complicado frenarlo


La línea de media puntas del Rennes, formada por Bourigeaud, Ben Arfa y Sarr, permite cambiar a los mismos de posición constantemente, generando superioridades y poniendo toda la calidad en una zona en la que el Rennes estaba sufriendo, pues con resultado a favor, dichos futbolistas, nacido para jugar siempre con balón, retrasaban su posición con Lamouchi a tal punto de desquiciarse. Esa es otra de las cosas positivas que ha aportado Stephan en Rennes.

El Rennes va de menos a más en las últimas jornadas. Con un entrenador del que todos hablan maravilla en el club y ex jugadores que han trabajado con él, con la dinámica positiva de resultados enfrente y, sobre todo, con un Ben Arfa que de 10 está volviendo a sentirse futbolista, dan ilusiones a un equipo que con un proyecto de tanta calidad no ha sabido tener todavía un patrón definitorio de entidad que, paulatinamente, está enmendando.

 

Publica un comentario

Síguenos en @soccercityes

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies