La sencillez como plan | Soccer City
5841
post-template-default,single,single-post,postid-5841,single-format-standard,qode-news-1.0.2,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,transparent_content,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive
Alavés Soccer City

La sencillez como plan

Es común que cuando un equipo esté donde no se esperaba que estuviese se busquen claves o tácticas o anímicas para explicar el porqué de esa sorpresa. En el caso del Alavés, la clave no es otra que la sencillez de un plan que ha llevado a los babazorros a sumar 14 puntos de 24 posibles. 

Para explicar los motivos de este plan hay que retroceder a épocas peores para los blanquiazules, cuando con Luis Zubeldia y Gianni Di Biassi el Alavés no pudo sumar más de seis puntos en 13 partidos. Con la tragedia mascándose, Abelardo llegó y dio un plan sencillo, claro y conciso («la posesión es llegar al área, hacer remates, tirar centros y finalizar jugadas«) para revitalizar en la clasificación y emocionalmente a un equipo que parecía hundido y perdido.

Desde el 4-4-2 Abelardo recuperó al Alavés y le hizo tener un elevado ritmo de puntuación que todavía hoy dura. Para llegar hasta aquí tuvo que emprender un camino en el que se conoció a sí mismo, a sus debilidades, a sus fortalezas y en el que tuvo que sustituir a estas últimas tras las marchas de jugadores como Pedraza o Munir. De momento, parece haber acertado en esto último y es que Jony, que viene jugando donde Pedraza, está siendo uno de los jugadores más destacados de estas primeras jornadas.

Jony solo necesita de su confianza para dotar de peligro los ataques

En contraposición con el Girona y otros equipos de La Liga, el Alavés tiene claro tanto su estructura como su plan. Los babazorros se ordenan generalmente en un 4-4-2 (o un 4-5-1 en situaciones especiales) en un bloque medio que espera a su rival bien ordenado. Paradójicamente, uno de los puntos fuertes los de Abelardo es ser conscientes de sus debilidades por lo que cada jugador parece programado para realizar unas funciones muy determinadas y que se ajustan a las características por las que destaca.

Esto es fácilmente identificable con su centro del campo. El asturiano sabe que, con Wakaso, Brasanac, Tomás Pina o Manu García el equipo no va a destacar por su creatividad, por lo que el doble pivote (o el mediocentro e interiores, como hemos podido ver contra Madrid y Barcelona) es, sobre todo, protagonista sin balón. Ellos son los encargados tanto de ir a presionar como de evitar que el rival ataque por dentro, ya que los babazorros se sienten más cómodos defendiendo por fuera, ya que ahí suelen estar en superioridad con su lateral y las ayudas del extremo y el pivote de ese lado. Además, con Maripan y Lagurdia, se saben fuertes dentro del área.


«El doble pivote es, sobre todo, protagonista sin balón


No puede pasarse por alto la presencia de los extremos ahí. Si el Alavés se siente cómodo defendiendo en banda también es porque Abelardo sabe que si recuperan el balón ahí, es más fácil que la posesión llegue a zona de peligro. Jony e Ibai son providenciales en el ataque del Alavés. Y en especial una característica de ellos: no necesitan atacar constantemente para estar enchufados y generar peligro. De este modo, el asturiano, con la precisión de su zurda enfocada a encontrar a un compañero, y el bilbaíno, desde su disparo, han sido los dos grandes estandartes en ataque del equipo.

Alavés Soccer City

Ibai Gómez conduciendo un balón | Foto: Deportivo Alavés

En cuanto a los delantero, tanto su radio de acción como sus funciones están claras: presionar la salida de balón de los centrales o el mediocentro posicional rival, realizar apoyos en banda para dar superioridad y sobre todo ser los dueños del área para rematar cualquier balón que pueda caer ahí. Generalmente Abelardo juega con dos y se reparten las funciones, sirva como ilustración el 1-3 de Calleri al Rayo, en el que Guidetti cayó a banda mientras el argentino se quedó en el área para rematar un hipotético envío que finalmente llegó.

Esto está muy influido por las características de los delanteros con los que cuenta Abelardo: menos Rubén Sobrino, todos ellos son jugadores que cuanto más lejos de la portería están menos pueden explotar sus principales características. Así, Abelardo busca que el balón llegue a ellos y no al revés. Y cuanto más cerca del arco rival, mejor.


«Las bandas, un arma de doble filo para Abelardo


Así, desde la sencillez, desde la reducción de los defectos y la explosión de las virtudes, Abelardo ha construido un Alavés que confía en la sencillez de su plan, que ha aprendido a sufrir y a estar cerca del gol pese a acumular poca posesión de balón y a vivir más minutos en campo propio que en el del rival. Esto ha elevado la confianza de sus jugadores y sus aficionados, que se saben en un momento pletórico. Es muy complicado ganar al Alavés, lo saben ellos y sus rivales también.

Publica un comentario

Síguenos en @soccercityes

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies