La vida después del Wanda | Soccer City
10925
post-template-default,single,single-post,postid-10925,single-format-standard,qode-news-1.0.2,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,transparent_content,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive
Wanda Metropolitano Liga Iberdrola Soccer City

La vida después del Wanda

El récord mundial del Wanda Metropolitano podría suponer el impulso definitivo que necesita el fútbol femenino español, que además de haber escrito un nuevo capítulo en su historia, ahora tiene que enfrentarse a retos como los de conseguir una afluencia de público constante y de llegar, finalmente, a un convenio colectivo.

El pasado 17 de marzo, la muchedumbre se aglomeró en la línea 7 del metro de Madrid. El destino del trayecto era común. Miles de almas de todas las edades con camisetas de todos los colores, con predominación rojiblanca, se dejaron ver en las inmediaciones de un estadio que se vistió de gala para acoger un partido de fútbol. Pero no era un partido cualquiera. Ese día, el Wanda Metropolitano no solo albergó 60.739 espectadores, sino que las protagonistas fueron ellas.

99 años después

Casi 100 años son los que se han necesitado para que el fútbol femenino batiera su previo registro de asistencia a nivel de clubes, que databa del 26 de diciembre de 1920, cuando 53.000 personas acudieron a Goodison Park (Everton) para presenciar un partido de fútbol inglés entre el Dick, Kerr Ladies y el St. Helen Ladies. Quizá allí se hubiera superado ese récord si, un año después, la Asociación de Fútbol no hubiera prohibido a las mujeres inglesas jugar en campos afiliados a la Asociación, entorpeciendo así el progreso de una práctica que en Inglaterra tenía tirón.

En España el progreso es lento, pero constante. Muchos son los equipos de Primera División que han abierto sus estadios principales con el objetivo de fomentar su afluencia. Salvo Málaga, Sevilla, FC Barcelona, Rayo Vallecas y Madrid CFF (que juega en Matapiñonera), todos los equipos han jugado, o jugarán -como es el caso del Espanyol, que se enfrentará al Atleti en Cornellá-El Prat el fin de semana del 20 y 21 de abril– en un estadio grande.

Es cierto que, el FC Barcelona sí que ha jugado en un estadio grande, pero a menor escala, ya que abre habitualmente las puertas de Mini Estadi pero al que todavía no le ha llegado la hora de pisar el Camp Nou. También el Sevilla, que ha jugado en el Jesús Navas. Este año, destacan las aperturas de San Mamés y de, por supuesto, el Wanda Metropolitano. Con motivo de los cuartos de la Copa de la Reina, el nuevo San Mamés acogió el partido entre Athletic y Atlético de Madrid, logrando una cifra de 48.121 espectadores (de un aforo de 53.289).

Wanda San Mamés Liga Iberdrola Fútbol Femenino Soccer City

El mal tiempo no impidió que casi 50.000 personas acudieran a San Mamés | Foto: Athletic Club

Batió así el récord de asistencia a un partido de fútbol femenino en España, que lo albergaba el propio club vasco en el viejo San Mamés, cuando el 27 de abril de 2013, las rojiblancas se proclamaron campeonas de la por entonces denominada Superliga ante el CD Híspalis. Pero Madrid no se quiso quedar atrás, y después de una promoción exhaustiva y una gestión de marketing sensacional, logró batir el récord de España, de Europa y del mundo a nivel de clubes.

Las 60.739 personas que acudieron el pasado 17 de marzo al Wanda Metropolitano no solo superaron al reciente registro de San Mamés, sino que también lograron batir esa cifra de hace casi 100 años, logrando una cobertura mediática sin precedentes en España, pero además con repercusión internacional, ya que medios como The Guardian o The Telegraph, se hicieron eco del hito del Wanda.

También en Europa

No solo las cifras destacan en España, sino que a nivel europeo los números se mueven de forma vertiginosa de igual manera. Recientemente se disputó la ida de los cuartos de final de la UEFA Women’s Champions League -miércoles y jueves, 20 y 21 de marzo-, donde destacó esa final adelantada entre Olympique de Lyon y Wolfsburgo, máximos aspirantes al título. La asistencia para dicho partido fue de 17.840 personas, récord en unos cuartos de final, y que podría superarse en la vuelta en Alemania.

Pero la cosa no se queda ahí, porque este fin de semana pasado, Italia también se unió a la fiesta. La Juventus jugó en el Allianz Stadium de Turin ante la Fiorentina (se impuso 1-0 con gol de Sofie Junge Pedersen), ante 39.027 espectadores. Cifra que, teniendo en cuenta la cantidad de licencias que hay de fútbol femenino en Italia (no llega a las 23.000, por las 60.000 que tiene España), cobra todavía más importancia.

Wanda Juventus Fútbol Femenino Soccer City

39.027 personas vieron en el Allianz Arena el partido entre la Juventus y la Fiorentina | Foto: Juventus

Estadios que se abren, que se llenan, y que, además, pueden servir como aliciente para esa Copa del Mundo que se disputa del 7 de junio al 7 de julio en Francia, donde además, los récords son mayores a nivel de selección. Y antes, para esa final de la Champions que se disputará en el Ferencváros Stadium de Budapest el 18 de mayo, en la que España aspira a tener representación con un club por primera vez en la historia.

¿Y ahora qué?

Después de estas cifras y estos números en un margen tan corto de tiempo, se genera la duda. ¿Y qué pasa ahora? ¿Cuál es el camino a seguir? Los llenos puntuales no deben tapar la realidad habitual del fútbol femenino; rara es la vez en la que se llenan los campos, que ni siquiera tienen un aforo grande ya que suelen disputarse en las ciudades deportivas. Sin ir más lejos, este fin de semana, Matapiñonera logró albergar 2.000 personas por primera vez.

El Mini Estadi, en el que juega el Barça con frecuencia, no ha logrado pasar de los 6.000 espectadores en toda la temporada. Su mejor registro es de 5.563 personas el pasado miércoles en la ida de los cuartos de final de la Champions ante el LSK Kvnner. 4.616 vieron el partido liguero contra el Atlético de Madrid el 18 de noviembre, y el partido del pasado fin de semana ante el Valencia tiene el tercer mejor registro de la temporada con apenas 2.168 asistentes.

Wanda Barça Femenino Liga Iberdrola Soccer City

El récord de esta temporada del Barça es de 5.563 personas | Foto: FC Barcelona

Es difícil sacar la asistencia media a los campos, ya que la mayoría de las veces no hay cifras exactas ni datos oficiales. Pero solo hace falta ver las ciudades deportivas los fines de semana para corroborar que todavía queda mucho por recorrer, si bien se están dando los pasos adecuados. Lo que hoy es algo anecdótico, tiene que convertirse en algo habitual. Partidos como los de San Mamés y el Wanda Metropolitano invitan a soñar, y generan afición. Pero el objetivo es la constancia.

La urgencia de un convenio colectivo

Hablar únicamente de cifras sería quedarse solo con lo superficial. En España todavía hay cuestiones mucho más urgentes que tratar. Más allá de conseguir que las futbolistas tengan una afición constante y llenen sus ciudades deportivas siempre para poder dar el salto definitivo a los campos grandes, todavía quedan asuntos pendientes. Dejando de lado la polémica por la creación de una nueva liga, todavía hay una lacra en el fútbol femenino: la inexplicable ausencia de un convenio colectivo. 

El 4 de octubre de 2018, se dieron los primeros pasos para la creación de un convenio en una reunión que acogió a todas las partes interesadas -las futbolistas, las primeras-. No son pocos los asuntos a tratar: salario mínimo, derechos regulados, bajas por maternidad, vacaciones… La Asociación de Clubes de Fútbol Femenino, a la que pertenecen todos los equipos salvo Athletic y FC Barcelona, es la encargada de defender los intereses de las futbolistas.

A pesar del inicio fuerte de esta propuesta y de las reuniones que ya han tenido lugar, la negociación ha llegado a un punto de parón, especialmente por la falta de acuerdo respecto al salario mínimo. Este punto es el más polémico, ya que a finales del año pasado, se hizo público que la Real Sociedad tenía contratadas a la mayoría de sus jugadoras a tiempo parcial, teniendo que enfrentarse el club donostiarra a una multa.

Wanda Capitanas Liga Iberdrola Fútbol Femenino Soccer City

Capitanas y futbolistas de Primera reunidas con la AFE con motivo del convenio | Foto: AFE

La sensación es que el paso más importante, la creación de un convenio colectivo con el que defender a las futbolistas, está teniendo demasiadas trabas. Si el fútbol femenino español quiere llegar a ser profesional, no solo puede conformarse con llenar estadios, ni tampoco con que ya haya interés por pagar por sus derechos audiovisuales -aunque quizá esto pueda ser un aliciente, siempre que los clubes y jugadoras reciban beneficio económico-. Tiene que empezar por regular los derechos de sus futbolistas. Un convenio que se está haciendo mucho de rogar y cuya creación es un hecho tan o más importante que el de llenar el Wanda Metropolitano.

Publica un comentario

Síguenos en @soccercityes

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies