Lopetegui ya es todo un 'Clásico' | Soccer City
6241
post-template-default,single,single-post,postid-6241,single-format-standard,qode-news-1.0.2,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,transparent_content,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Lopetegui ya es todo un ‘Clásico’

Aunque ‘El Clásico’ es uno de esos partidos “en los que puede pasar de todo”, los de Lopetegui llegan en una situación en la que, ni al más optimista le invitan a creer en una posible redención blanca.

Quizás porque el choque sea prematuro, tan solo es la jornada diez del campeonato doméstico y hay poco aún en juego. O porque sea el primer Barcelona-Real Madrid sin Messi y sin Cristiano de los últimos once años (23 de diciembre de 2007, victoria del Real Madrid 0-1). Pero el caso es que, el partido por antonomasia, el escaparate del fútbol mundial parece faltar a su esencia en esta cita. Al menos desde el lado merengue, este es el ambiente que se respira.

Y es que a pocas horas de visitar el Camp Nou la situación que se está viviendo en Chamartín es de auténtico drama y, a corto plazo, parece irreversible. Los de Lopetegui afrontan el encuentro implorando clemencia y con el único consuelo de que Messi disfrutará el duelo desde la tribuna. El club sufre una situación de controversia en la que sólo hacen que aparecer culpables, y ninguna solución más allá que la de destituir al cabeza de turco.

Lopetegui Soccer City

Lopetegui cabizbajo durante un encuentro | Foto vía: Twitter

Lopetegui llegó con una idea. Una buena idea en la teoría, pero que demostró también ser util en la práctica. La ejecutó y ofreció al tendido resultados que invitaban al optimismo. Obviamente, al margen de la derrota en la Supercopa de Europa contra el Atlético, que no se le tuvo en cuenta al bueno de Julen. Los partidos se ganaban con un dominio significativo sobre los rivales, aceptando las premisas del míster y ajustando un modelo de juego que funcionaba y que daba resultados (Véase Los primeros 100 días de Lopetegui).

La victoria ante el Roma en el Bernabéu en la primera jornada de Champions, por ejemplo, fue un golpe encima de la mesa, un golpe de autoridad ante un rival de renombre. No obstante, y desde entonces, el Madrid está inmerso en una crisis de la que no se avista final. Cada jornada el equipo parece tocar fondo, pero continúan surgiendo batacazos que han ido ampliando la avería. La cual, se ve focalizada en todas y cada una de las líneas de un esquema poco nutritivo en cuanto a juego y resultados. Al que ha involucionado este Real Madrid.


»Ramos: «Lopetegui tiene el apoyo del vestuario y de los jugadores»


En defensa, los errores individuales más que puntuales y totalmente impropios, han sentenciado a los merengues en más de una ocasión (Marcelo en Sevilla, Kroos en Moscú o Varane ante el Levante). El desdén y la dejadez en bloque han convertido al Real Madrid en un equipo apático y poco solidario defensivamente.

Muy lejos de las pretensiones que el vasco tenía y que han quedado en amago: aquello de la presión intensa en campo rival y acentuada tras pérdida de balón. El ejercicio que requería de una sincronía perfecta ha provocado un desorden táctico, especialmente en el repliegue, traducido en huecos y oportunidades rivales.

El centro del campo es quizás el mayor quebradero de cabeza del entrenador. La zona más talentosa y fundamental, pero también la que más acusa el equipo cuando se resiente, como es el caso. Lopetegui no consigue dar con la tecla de que lo que quiere y por ello la medular se ha visto sometida partido tras partido, a cambios en el dibujo. Estas variaciones posicionales y en funciones no alcanzan resultados ni logran revertir la situación.


»Casemiro: «Hay que ser sinceros, no estamos jugando bien»


A Kroos y Modric se les nota frustrados, en ocasiones fuera de sitio y hasta han tenido síntomas de estar en baja forma física, en especial el croata. Este contexto se ve en gran parte provocado por el papel flagrante de los de arriba, por lo que la dupla se limita a extender el aspecto ofensivo a un rutinario juego horizontal. Casemiro, es el que mejor parece entender el aspecto táctico, sobre todo en defensa, pero también está lejos de su nivel en cursos anteriores. Los tres de siempre acompañados de un Ceballos ‘que parece que sí, pero no’.

Lo de arriba ya es un caso aparte. Quizás la parte que más contraste ha mostrado desde el comienzo del curso. Benzema y Bale a la sombra de viejos fantasmas: la ausencia desmedida de gol en el francés y la lacra de las lesiones del galés. La representación ofensiva se ve completada por un Marco Asensio que sigue sin lucir. Falto de carácter y de atrevimiento en el regate, totalmente anulado en su faceta de finalizador (sólo un gol en Liga).

El tridente no es capaz de afrontar la misión que se les encomendó, la de hacer frente al registro goleador que dejaba vacante la marcha de Cristiano Ronaldo. Y las cifras son esclarecedoras: la mayor sequía goleadora en la historia del Real Madrid (ochos horas y un minuto sin ver portería), la cual rompió Marcelo, el lateral.

Lopetegui Soccer City

Bale y Benzema se lamentan tras errar una oportunidad ante el Levante | Foto: Real Madrid

La conclusión es que todos fallan. Y para evaluar el resultado solo es necesario interpretar los números: el peor inicio de Liga en 27 años, con un balance de cuatro victorias, dos empates y tres derrotas. Con tan sólo 14 puntos logrados de 27 posibles, el peor registro de los últimos 17 años. Y que, junto al resto de competiciones, conforman el peor inicio histórico del equipo en una temporada desde 1952, hace 66 años. Un nuevo ‘Madrid de los récords’ con Julen Lopetegui como principal responsable, haciendo sombra al resto de elemento de la ecuación.

Es cierto que Lopetegui se ha acomodado en el discurso de qué ‘los resultados llegarán’ mientras Machín, Abelardo y compañía le pasaban por la derecha. A la par que CSKA o el Viktoria Plzen evidenciaban las carencias de un equipo a la deriva. Hasta el propio Lopetegui, en un ápice de desesperación, recurrió ante los checos al dibujo de Zidane (Casemiro de cierre, por delante Kroos y Modric con Isco de enganche), pero ni con esas.

Lopetegui Soccer City

Gol del CSKA de Moscú que les dio la victoria frente al Real Madrid | Foto: Real Madrid

Contra el Barcelona quizás la clave esté en el valor emocional, en sacar a relucir el carácter y el orgullo del equipo. Porque, en cuanto al juego, el Real Madrid ha demostrado sus límites, los cuáles pasan por la ausencia de versatilidad y de adaptación al rival desde la zona técnica, además de una alarmante dejadez defensiva y un desacierto goleador sonrojante sobre el césped.

El Barça lleva implícitas todas las características que han hecho daño y han dejado sin reacción a Lopetegui a lo largo de la temporada: la presión alta, la capacidad y máxima de mantener la posesión, variantes en el dibujo, superioridad en el centro y fondo de banquillo con distintos perfiles de futbolistas. Sin embargo, siempre está la opción de aferrarse a que «puede pasar de todo». La que no tomará Lopetegui que, prácticamente liquidado, acabará su ciclo de pie, fiel a sus ideas.


»Lopetegui: «¿Si seguiré en el Real Madrid? Esa pregunta no es para mí»


En conclusión, bien sea por el míster, los propios jugadores o la mala gestión deportiva de Florentino Pérez. El caso es que el Real Madrid visita al eterno rival en uno de los peores momentos de su historia. Situación en la que, hasta una visita al Melilla (la semana que viene en Copa del Rey) genera inseguridad.

Publica un comentario

Síguenos en @soccercityes

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies