Los planes de Ranieri | Soccer City
7276
post-template-default,single,single-post,postid-7276,single-format-standard,qode-news-1.0.2,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,transparent_content,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive
Ranieri Soccer City

Los planes de Ranieri

La relación entre Slavisa Jokanovic y el Fulham llegó a su fin hace sólo unos días. El técnico balcánico ha sido incapaz de conseguir trasladar su buen hacer del curso pasado en Championship a la Premier. En Craven Cottage han visto como su equipo ha pasado de ser de los más vistosos, atractivos e ilusionantes, a un equipo anticompetitivo, extremadamente frágil e incapaz de ser él mismo en la máxima categoría del fútbol inglés.

Y es que los números no mienten, los 31 goles encajados en las 12 jornadas que van de campeonato y el haber sumado sólo 5 puntos de 36 posibles, han provocado que en el seno del club se haya tomado la decisión de prescindir de Jokanovic e intentar así revertir la situación antes de que sea demasiado tarde. Se barajaron diferentes nombres para relevarle, pero ante el asombro de muchos, el elegido ha sido Claudio Ranieri.

Ranieri Soccer City

Claudio Ranieri a su llegada a Craven Cottage | Foto: Fulham F.C.

El entrenador italiano, tras un paso irregular por Nantes, vuelve a la Premier y es inevitable que su llegada a las islas genere una mezcla entre ilusión y esperanza en la afición, porque su hito con el Leicester está aún demasiado fresco en la memoria y esto, se quiera o no, le otorga un áurea diferente a todo lo que rodea al italiano.

Ranieri llega a un Fulham alicaído, grisáceo y envuelto en una dinámica muy negativa, pero la realidad es que plantilla tienen, a priori, como para que el equipo sea algo más de lo que de momento está siendo. Ahora solo queda ver que consignas implanta Claudio para mejorar la situación.

Ranieri Soccer City

El equipo haciendo la habitual arenga antes de un encuentro | Foto: Fulham F.C.

Un 4-4-2 innegociable

Los diversos problemas a la hora de conseguir que el equipo carburara, llevaron a Jokanovic a probar hasta tres sistemas diferentes durante este curso. Así pues, del 4-3-3 que parecía sería el elegido, porque con este esquema el equipo brilló el año pasado, se pasó a un 4-2-3-1 y más tarde, a un 3-5-2. En ninguno de los diversos dibujos el equipo se ha encontrado cómodo.

Se han visto las mismas deficiencias en fase defensiva, no se ha encontrado fluidez en la línea medular ni con 2 ni con 3 piezas ahí y en ataque no ha existido la armonía necesaria. De esta manera y conociendo la trayectoria de Ranieri, lo más lógico sería que se acabaran las vueltas y sea el 4-4-2 prototipico del italiano el dibujo tactico elegido a partir de ahora en Craven Cottage.

Ranieri Soccer City

Claudio Ranieri dando instrucciones en su primer entrenamiento con el Fulham | Foto: Fulham F.C.

Para el modelo de juego de Ranieri, este sistema es el idóneo porque permite al equipo ser más corto, ocupar de forma más simétrica los espacios y que las dos primeras líneas puedan fundirse como si fueran una cada vez que el rival tenga el balón. Esta formación, tan clásica como práctica, le puede venir muy bien a ciertas piezas de la plantilla.

De atrás hacia delante

El estilo de juego de Ranieri no puede ser más antagónico con respecto al de Jokanovic, y es esto lo que permite pensar que el equipo sólo puede mejorar en su línea más débil: la defensa. Para el entrenador italiano la solidez, solidaridad y trabajo sin balón, no se discuten. Él entiende el juego como un todo, el talento debe de ponerse al servicio del equipo y jamás al revés.

De esta forma, es muy probable que veamos a un Fulham mucho más seguro en fase defensiva, con mayor empaque, jugando más cercano a su área y de esta manera mucho menos expuesto de lo que el equipo estaba hasta ahora. La fragilidad atrás llevó a Jokanovic a que hasta ocho jugadores diferentes fueran alguna vez titulares en la zaga durante estas 12 jornadas.

Ranieri Soccer City

Calum Chambers durante un encuentro de esta temporada | Foto: Fulham F.C.

Ese baile de nombres hace que se haya visto la realidad de la plantilla y es que, concretamente en esa zona del campo, la juventud e inexperiencia han manchado al equipo de candidez y poca seguridad. Con Ranieri, el equipo se dará forma desde atrás y el hecho de que no exista una pieza con la jerarquía necesaria, fortalece aún más la idea del italiano de que el trabajo colectivo debe estar por encima del individual. Es la única manera de, entre todos, se pueda paliar la sangria de goles recibidos.

Anguissa y Seri como símbolos del cambio

Si en defensa no parece muy claro quien podrían ser los elegidos, en la sala de máquinas aparecen dos nombres que por condiciones son idóneos para la nueva propuesta. Tanto Anguissa como Seri, son los primeros que se nos vienen a la mente como los encargados de formar el doble pivote que usará Ranieri.

En un equipo en el que cada vez que se deba construir el juego, se intentará ser lo más directo y vertical posible, ambos encajan de maravilla porque, a pesar de estar dotados para construir (especialmente Seri), si su nuevo papel es el de lanzar en pocos toques a los jugadores que estén por delante de la línea del balón, abrir el juego hacia fuera y sumar presencia física, en este panorama deben encontrarse más cómodos que hasta el momento.

Ranieri Soccer City

Serí conduciendo el balón en un partido | Foto: Fulham F.C.

Los dos centrocampistas africanos poseen la capacidad de abarcar muchos metros cuando el equipo esté en fase defensiva, sus pulmones permiten que, en un equipo más junto, sean capitales para impedir que los rivales pasen por el carril central y además en un modelo donde no deberán llevar tanto protagonismo, probablemente no veamos esas pérdidas tan peligrosas que hasta ahora tenían por tener que arriesgar con pases tan lejanos.

Mitrovic… ¿y quién más?

Sabemos que Ranieri deja poco lugar para el talento, así que adivinar quien ocupará la punta del ataque junto a Mitrovic y los dos extremos se antoja difícil. El caso del serbio está muy claro, un delantero como él parece que ha nacido para trabajar con el técnico italiano.

Ranieri Soccer City

Mitrovic celebrando un gol este curso | Foto: Fulham F.C.

La capacidad de Mitrovic para descargar juego directo, ganar tiempo para sus compañeros y oxigenar al equipo, es clave dentro del modelo. Ahora bien, junto a él habría dos opciones diferentes en cualidades pero parecidas en carácter. Tanto Vietto como Schürrle son dos jugadores que podrían ocupar esa segunda punta que sirviera como enlace entre medular y delantera.

Ranieri Soccer City

Schürrle anotando un gol en el encuentro frente al Arsenal de esta temporada | Foto: Fulham F.C.

El caso es que los dos son hombres fríos, de los que no brillan por su compromiso a la hora de trabajar para el equipo cada vez que el rival tenga el balón, y es ahí donde ninguno parece que pueda darle a Ranieri lo que él demanda. El alemán por sus movimientos más agresivos y caídas constantes a banda, podría casar mejor.

A la luz sale otro nombre que hasta el momento no ha mostrado nada de lo que se espera de él. Sessegnon, en este equipo tan pálido, debe empezar a dejar esos detalles decisivos que, a pesar de su juventud, lo hicieron maravillar al mundo el curso pasado. Si se entona, parece el destinatario claro a ocupar la banda izquierda del equipo.

 

Publica un comentario

Síguenos en @soccercityes

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies