‘Los Potros’ de Hecking galopan con firmeza | Soccer City
9156
post-template-default,single,single-post,postid-9156,single-format-standard,qode-news-1.0.2,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,transparent_content,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive
Hecking Soccer City

‘Los Potros’ de Hecking galopan con firmeza

El equilibrio es una de las claves de la vida, la regularidad permite en cierto modo que se consiga tranquilidad y confianza a la hora de afrontar los retos del día a día. En el Gladbach llevaban un tiempo pidiendo un proyecto nuevo e ilusionante. Pues bien, parece que esa idea ya es una realidad.

Todo proyecto lleva su tiempo, se tarda en gestar hasta poder apreciar los resultados que acaban por confirmar el éxito y la repercusión de dicha empresa. El Borussia Mönchengladbach realizó una apuesta importante con Hecking en su momento, le dio tiempo para confeccionar el equipo y tuvo fe en su idea cuando las cosas no iban del todo bien. Con la paciencia suficiente y con trabajo los frutos llegan tarde o temprano, solamente hay que creer en ello.

Un líder para guiar el proyecto

Dieter Hecking llegó en diciembre del 2016 para llevar las riendas del Borussia Mönchengladbach, un clásico del fútbol alemán que pedía a gritos un cambio de dirección para poder ser un equipo regular que estuviera siempre con los mejores, un equipo a tener en cuenta en el futbol germano. En la primera temporada de Hecking el equipo acabo fuera de puestos europeos, lo mismo ocurrió en la temporada siguiente. Las cosas no empezaban como se esperaba.

El Gladbach había apostado por un técnico con experiencia en el fútbol teutón para dotar al equipo con una nueva idea y hasta el momento los resultados no estaban siendo satisfactorios, pero seguían confiando en el proyecto. Esta campaña el equipo muestra una frescura tremenda a la hora de afrontar los encuentros, con una idea de juego clara que se refleja en el césped. El equipo muestra un crecimiento constante gracias a la regularidad que han logrado obtener a base de resultados, fruto del trabajo durante estos años.

Hecking Soccer City

Dieter Hecking durante un entrenamiento | Foto: Borussia

El técnico alemán ha conseguido sacar el máximo rendimientos a sus jugadores, explotar las virtudes que ofrece el plantel y adaptar su idea de juego a dichas características. Hecking ha confeccionado un 4-3-3 compacto, con ayudas constantes entre líneas y con la clara intención de ser un equipo que defienda y ataque como bloque. El equipo presenta un gran capacidad para organizarse tácticamente y subsanar posibles errores y adversidades que surjan sin perder la compostura y confiando en su plan de juego.

Este Gladbach es capaz de amoldarse a las circunstancias que ofrezca el partido y a las circunstancias que se pueden dar durante los 90 minutos. ‘Los Potros’ no pierden los nervios ante los resultados adversos y son capaces de administrar la ventaja en el marcador, principalmente, modificando la altura de sus líneas sobre el césped y controlando el ritmo del juego, ya sea elaborando más las jugadas o saliendo rápidamente hacia la portería contraria según lo requiera el encuentro.

Hecking Soccer City

Inmediaciones del Borussia-Park | Foto: Borussia

Este equipo ilusiona, domina mejor que en temporadas pasadas las distintas facetas del juego y el culpable de ello es, en gran parte, Dieter Hecking. Equipo fiable ante rivales teóricamente inferiores y al mismo tiempo un conjunto que no se deshila ante los grandes, al contrario, planta cara y está capacitado para dar más de un susto como ha demostrando hasta el momento. El Gladbach tiene armas y recursos para seguir en la línea por la que va hasta el momento.

Un tridente para ilusionarse

Para que en el fútbol se obtengan resultados positivos hay que ganar partidos, conseguir victorias, y en este deporte todo esto se traduce en goles, marcar más goles que el rival. El Gladbach está bien provisto de gente con la habilidad suficiente para generar ocasiones de gol y transformarlas. Hecking cuenta con un tridente que ilusiona a sus aficionados; Stindl, Pléa y Thorgan Hazard. Tres peloteros que la están rompiendo en Europa, haciendo olvidar la baja de Raffael. Los principales artífices del juego ofensivo de ‘Los Potros’.

Stindl es el baluarte, el emblema, el capitán. El chico que cautivo a Joachim Löw y que lo llevó con la selección alemana, el jugador que no genera portadas y que es mucho más que un goleador. El alemán es un gran rematador, inteligente con y sin balón. Stindl es un futbolista que lee bien los espacios y el primero que se sacrifica sin balón para recuperar el cuero lo antes posible, una bendición para Hecking, es el hombre de confianza del técnico. Todo un ejemplo de profesionalidad.

Hecking Soccer City

Jugadores del Gladbach celebrando un gol anotado | Foto: Borussia

Alassane Pléa está siendo un jugador decisivo en el esquema de Hecking. Llegó en verano y pocos pudieron imaginar que se aclimataría de manera tan  eficiente al fútbol alemán y a la idea de juego del equipo. Se le ha podido ver jugar por la banda e incluso actuar como delantero. El francés disfruta jugando con espacios para correr y decidir jugadas, una garantía en las contras, jugador desequilibrante y con una gran capacidad para resolver jugadas. Es uno de los máximos goleadores de la Bundelsiga y un futbolista que participa constantemente en el juego ofensivo de los suyos.

Por último está Thorgan Hazard y su gran momento de forma. El belga ha ido creciendo con los años siendo éste el de su consagración, dando un paso al frente adquiriendo más responsabilidades y peso dentro del equipo. Thorgan es sinónimo de velocidad, desborde y conducción con el balón en los pies. Además marca y asiste, es el futbolista con ese talento especial al que buscan sus compañeros. Se siente cómodo dentro del sistema de juego del equipo, en un ambiente idílico para que crezca bajo la tutela de Hecking y siga llamando la atención de los grandes clubes de Europa.

Hecking Soccer City

Aficionados del Borussia Mönchengladbach | Foto: Borussia

Es una bendición para el Gladbach contar con tres futbolistas de tanta calidad y que se sincronicen tan bien, esto se traduce en goles, que al fin y al cabo, son los que dictan el éxito o fracaso de un equipo. Este Borussia Mönchengladbach tiene motivos para seguir soñando viendo el rendimiento mostrado por este tridente cuya mirada está fijada en lograr el objetivo de quedarse en esos puestos que dan acceso a disputar la Champions League la próxima temporada. Hay motivos para creer.

Un sistema bien engrasado

El Gladbach está formado por mucho más que un tridente, el equipo cuenta con una serie de engranajes que conforman una plantilla con recursos en la parcela ofensiva y también en la defensiva. Hecking dispone de una serie de jugadores que convierten a los de Borussia-Park en un conjunto sólido y que son piezas claves para entender el estilo y la idea de juego que el técnico ha implantado en el Gladbach.

En el centro del campo Hecking intercambia ciertos jugadores para configurar sus alineaciones. Bien es cierto que Strobl es el más utilizado en el puesto de mediocentro defensivo o posicional, el alemán actúa de coche escoba y ofrece ayudas a la línea defensiva cuando se precisa. Es el jugador que da equilibrio a la medular tratando de tapar los posibles desbarajustes tácticos que surjan. Pero a menudo es Kramer quien también interpreta este rol.

Hecking Soccer City

Elvedi disputando un balón durante un encuentro | Foto: Borussia

Por delante Hecking completa el mediocampo de ‘Los Potros’ ubicando a dos jugadores más creativos con el balón y que tienden a incorporarse al ataque cuando las circunstancias lo permiten. Neuhaus, Hofmann -ambos futbolistas están encajando una gran temporada- y Zakaria son los jugadores que rotan en estos puestos (Cuisance es el hombre que se incorpora desde banquillo para ocupar también esta zona). Hecking pide a los suyos que manejen el equipo imprimiéndole la velocidad precisa al juego pero también demanda compromiso en defensa y a la hora de ofrecer ayudas.

La defensa es una de las claves para entender el buen momento del equipo. La mejora en este apartado respecto a temporadas pasadas explica que el Gladbach sufra menos en los encuentros y obtenga mejores resultados. En campañas pasadas el equipo se fracturada y la defensa se descomponía con facilidad.

Ahora la defensa se muestra solvente y recibe ayuda por parte de la línea de mediocentros, así como los laterales también cuentan con ayudas por parte de los jugadores de banda del equipo. Todo acorde a la idea de juego de Dieter, atacar y defender como un equipo compacto.

Hecking Soccer City

Sommer portero de ‘Los Potros’ | Foto: Borussia

Sommer es el dueño de la portería, cancerbero seguro y con autoridad debajo del arco. En defensa se han podido ver a diferentes nombres que han dibujado la línea de cuatro que mantiene siempre el Gladbach en su esquema, pero la que más se ha podido ver es la formada por Lang en el lateral derecho, en el lateral izquierdo el elegido es Wendt, mientras que la parte central la completan Ginter y Elvedi (el suizo es uno de los jugadores que más pases completan en la Bundesliga).

También Beyer ha ocupado la posición de lateral al igual que Jantschke es otro de los habituales jugando como central –incluso Strobl ha jugado circunstancialmente como central-. Diferentes variables para un Gladbach que trata de adaptarse a las exigencias del contrario para minimizar sus puntos fuertes y explotar sus debilidades. ‘Los Potros’ tienen diferentes vías para preparar sus encuentros y unos mecanismos bien trabajados e interiorizados por parte de sus futbolistas.

Un futuro ilusionante

Todo parece indicar que este equipo puede tener recorrido si se sigue creyendo en la idea de Dieter Hecking, aunque lo primero de todo es ver si el conjunto del Borussia-Park mantiene el nivel mostrado hasta el momento y logra llegar a mayo cumpliendo con los objetivos marcados. La plantilla mezcla juventud y veteranía, contando con una serie de jugadores con margen de mejora y otros con experiencia. Sin duda uno de los retos que el club tiene por delante es tratar de mantener el bloque y evitar la fuga de talentos hacia clubes con más peso en Europa.

Soñar con un Gladbach campeón de esta Bundesliga es complicado,  son nueve puntos los que separan a ‘Los Potros’ y al líder, el Borussia Dortmund. El tercer puesto, el que ocupa ahora el equipo de Hecking, conlleva estar la próxima temporada en la Champions League, otro paso más para el proyecto del club que ha cogido fuerza con victorias de peso –derrotó al Bayern en el Allianz Arena por 0-3 y también ha ganado al Bayer Leverkusen y al Eintracht, rivales directos-.

Hecking Soccer City

Jugadores del Gladbach saludando a su afición | Foto: Borussia

Sin jugar competiciones europeas y eliminado de la DFB Pokal todos los esfuerzos del club se centran en la competición doméstica y en que la plantilla siga creciendo. Dados los resultados hasta el momento la dirección deportiva del Borussia Mönchengladbach ha mostrado su satisfacción con el trabajo realizado por parte de Dieter Hecking, una satisfacción que se ha traducido en la renovación del contrato del técnico alemán hasta el 2020. Renovación merecida, sin duda, para un Hecking que galopa a lomos de unos potros que quieren seguir ilusionando a los suyos.

Publica un comentario

Síguenos en @soccercityes

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies