Manolo Jiménez, sinónimo de exigencia | Soccer City
5512
post-template-default,single,single-post,postid-5512,single-format-standard,qode-news-1.0.2,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,transparent_content,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Manolo Jiménez, sinónimo de exigencia

La Unión Deportiva Las Palmas está realizando un primer tramo de temporada a la altura de las expectativas. Volver a la categoría de oro del fútbol español es el objetivo. Manolo Jiménez, mediante una combinación de exigencia y confianza, trata de hacer realidad el sueño de toda una isla.

Descender de categoría es mucho más trágico de lo ya de por sí aparente. Ver como las grandes figuras del equipo se marchan para seguir en la élite es un sentimiento muy duro para los aficionados. También para la directiva, que en el caso del club canario, se movió como pez en el agua en el mercado de fichajes estival para configurar una plantilla sobresaliente. Tanto, que a pesar de las sensibles bajas de Vicente Gómez o Mauricio Lemos, caras nuevas como las de Rubén Castro o Juan Cala entre muchos otros, han mantenido la fe en las tierras insulares.

Una fe que no sería posible si el relevo de Paco Jémez hubiese sido distinto al del elegido Manolo Jiménez, un entrenador comprometido con la causa y que jornada tras jornada, independientemente del rival que esté delante, va a por los tres puntos. Sin embargo, los buenos resultados logrados en las ocho primeras jornadas de competición, en las cuales 15 puntos colocan a la Unión Deportiva Las Palmas en segundo lugar, dejan en segundo plano un estilo de juego que no gusta demasiado a la afición amarilla.

Tres variaciones en menos de dos meses

El técnico de Arahal llegó en julio a Gran Canaria con un proyecto hecho a imagen y semejanza para devolver a la escuadra insular al lugar donde se merece estar. Pero no todos los planes, por muy preparados que estén, son sencillos de aplicar. El míster andaluz arrancó la temporada con cuatro defensas y un delantero, su sistema preferido, pero rápidamente lo cambió a cinco defensas.

No funcionó. Dos empates consecutivos no gustaron nada en la isla. Con motivo de las no tan buenas sensaciones, volvió a variar a la línea de cuatro zagueros, esta vez con dos delanteros, dando así una imagen más acorde con los recursos que pueden aportar los jugadores que tiene a su disposición.

No hat duda de que el 4-4-2 es la táctica elegida para seguir sumando puntos, aunque la derrota frente al Sporting de Gijón y el reciente empate ante el Alcorcón, dejan a Manolo Jiménez en una tesitura un tanto contradictoria. El equipo está en puestos de ascenso directo, pero no llega a portería contraria de la manera en la que debe hacerlo. ¿Resultadismo o buenas sensaciones en el juego? El eterno debate.

Las Palmas Soccer City

La Unión Deportiva Las Palmas mejora con el esférico en los pies | Foto: LaLiga

«Me preocupa no generar ocasiones. Tenemos el doble de posesión que el rival, pero nos falta finalizar más veces«, comentó Manolo Jiménez tras no lograr la victoria frente al equipo madrileño. Palabras lógicas del máximo responsable grancanario, pues tener a Rubén Castro y Rafa Mir como dupla ofensiva y no lograr, ya no solo un tanto, sino tan siquiera tres disparos a puerta, enfadan al entrenador y a cualquier mortal.

Con la base construida, solo se puede mejorar

Sería un tanto absurdo pensar que la Unión Deportiva Las Palmas está en un mal momento. Se encuentra en segunda posición, es el segundo equipo que más goles marca y menos recibe, y sobre todo, tiene a Manolo Jiménez a los mandos, un verdadero profesional capaz de sacar lo mejor de todos los futbolistas. El mismo Rafa Mir fue la pasada jornada el elegido para demostrar la exigencia del míster. Tras ser sustituido, se cabreó, y el entrenador comentó al respecto en rueda de prensa que «está encantado con su enfado porque esa actitud siempre es buena y demuestra que quiere ayudar al equipo».

Esa exigencia se transmite a todos y cada uno de los integrantes de la plantilla que defiende la elástica amarilla. Recibir cuatro goles en ocho partidos habla muy bien de la defensa amarilla. De la Bella, Juan Cala, David García y Álvaro Lemos son los artífices de tales buenos números. Sin olvidar a Raúl Fernández, el impecable guardameta que constituye el primer pilar de la gran base defensiva del equipo en cuestión.

Las Palmas Soccer City

Raúl Fernández hablando con su zaguero | Foto: LaLiga

Por supuesto, para también conseguir ser el segundo equipo que más goles anota de toda la categoría de plata, la segunda línea de cuatro hombres de la Unión Deportiva Las Palmas cuenta con jugadores de primer nivel. Iñigo Ruiz y David Timor en la sala de máquinas se combinan de manera excepcional con las bandas formadas por Tana y Maikel Mesa, quienes conectan con los jugadores más adelantados.

Una estructura, por tanto, muy equilibrada y que combina a la perfección la fuerza en la zaga, la creación en el centro del campo con una media superior al 55% de posesión, y una delantera, que aunque Manolo Jiménez, siempre exigente, demande más goles, enchufa casi todas las jornadas alguna que otra diana. Motivos más que suficientes para seguir pensando que cada vez que un aficionado quiera saber dónde se encuentra el conjunto isleño en la clasificación, deberá mirar a las primeras posiciones.

Publica un comentario

Síguenos en @soccercityes

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies