MLS: Luces, cámara y 'soccer' | Soccer City
9823
post-template-default,single,single-post,postid-9823,single-format-standard,qode-news-1.0.2,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,transparent_content,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive
GUIA MLS 2019 SOCCER CITY

MLS: Luces, cámara y ‘soccer’

La MLS abre el telón en la que será su edición número 24, un 24 especial, ya que será también el año con ese número de franquicias. Un 2019 en el que todas las franquicias querrán destronar a Atlanta United, quien prendió la llama de la MLS 3.0. Precisamente, muchas de ellas imitando el modelo tan exitoso que inició el que hoy es el rival a batir. 

Cuatro años seguidos son los que lleva la MLS conociendo un nuevo campeón. Portland Timbers, Seattle Sounders, Toronto FC y Atlanta United. Todos ellos estrenaron su palmarés. Un claro ejemplo de cómo está evolucionando la liga. La ‘Vieja Guardia’ (Colorado, Chicago, Real Salt Lake, San José…) se ha quedado estancada en la antigua MLS.

Ahora son las franquicias que, poco a poco, van entrando en la competición a través de la famosa ‘Fase de Expansión’ (en 2020 entrarán Nashville SC e Inter Miami). Son muchas las cábalas con respecto a lo que puede ocurrir. Pero si hay algo que nunca falta en la Major League Soccer es imprevisibilidad. Una auténtica montaña rusa de sensaciones. La espera ha sido larga, pero las sensaciones de adrenalina que desata el inicio de la locura del soccer serán eternas. Let’s rumble!

Conferencia Este

Las distancias que establecieron los dos ‘cocos’ del Este (NY Red Bulls y Atlanta United) fueron insalvables para el resto de franquicias. Incluso este 2019 parece que ambas volverán a reinar en la Conferencia y pelearse por el Supporters’ Shield. Dentro del selecto grupo de equipos que pueden meter la cabeza en esa lucha, se encontrarán una vez más NY City (ya sin Villa), Columbus Crew (nuevos propietarios) o DC United (Rooney & Acosta como remedio). Otros como Philadelphia Union, Toronto FC o Chicago Fire son, a día de hoy, una incógnita. Mientras que también se espera una reacción de Orlando City, NE Revolution y Montréal Impact. Además, tendrán “nuevo” vecino: FC Cincinnati.

Frank De Boer y la gestión continuista en Atlanta

En tan solo dos años, Atlanta United ha conseguido situarse entre las franquicias dominantes de la liga. Tanto que en el 2018, como bien es sabido, consiguieron su primer anillo de la mano de uno de los mejores equipos que se recuerda en la historia de la Major League Soccer. Gran parte de la culpa la tuvo su entrenador, el ‘Tata’ Martino (ahora seleccionador de México). El argentino abrió un nuevo camino, no solo para su equipo, si no para el resto: el mercado sudamericano. Fue ahí donde puso el ojo y echó mano de la inversión de Arthur Blank (también propietario de Atlanta Falcons de la NFL), junto a la aprobación del presidente Darren Eales y el director deportivo Carlos Bocanegra.

La fuerte apuesta por la juventud sudamericana (Almirón, Barco, Escobar, Josef Martínez…), junto a jugadores contrastados en la competición (Guzan, Parkhurst, Larentowicz, Nagbe…) más los “segundos espadas” (Garza, Gressel, Kratz, McCann…), al final, dio resultado.  El ‘Tata Team’ (así fue bautizado) se convirtió en un auténtico camaleón táctico. Multitud de variantes y de esquemas, pero con su credo por bandera: el gusto por la posesión. Sin embargo, quedaron lejos de ser un equipo lento  con el balón. Todo lo contrario, añadiéndole verticalidad, con unas transiciones de vértigo.

Un cóctel perfecto que encontró su punto álgido en 2018. Tras un primer año en el que pagaron la novatada (eliminados en la Wildcard de Playoffs), se erigieron, junto a New York Red Bulls (les quitaron la Supporters’ Shield en la última semana) como los grandes favoritos a la MLS Cup. Pero esta vez los Five-Stripes no tendrían rival. Pasaron por encima de las dos franquicias neoyorquinas (NY City y NY Red Bulls) para conquistar su 1ª MLS Cup ante Portland Timbers en su propio y lujoso estadio, el Mercedes-Benz Stadium. Broche de oro a la primera y gran etapa de Atlanta United en la MLS.

Ahora bien, Frank De Boer tiene la ardua tarea de darle continuidad a la tan exitosa gestión del ‘Tata’. Además, ha perdido a una de sus grandes figuras (Almirón fue traspasado al Newcastle). Aunque se hicieron con los servicios de uno de los mejores jugadores sudamericanos, el ‘Pity’ Martínez. Junto al argentino han llegado uno de los hermanos Pogba (el defensa Florentin), Brek Shea, Dion Pereira o los universitarios Asiedu y Bashti. También será el curso en el que los jóvenes Robinson o Bello (una de las grandes promesas estadounidenses) den el paso y gocen de una mayor cantidad de minutos. Eso sí, el gran objetivo del equipo será, no solamente revalidar el título, si no convertirse en el primer equipo MLS en ganar la CONCACAF Champions League.

MLS Soccer City

Pity Martínez durante su debut con Atlanta United en la Concachampions | Foto: Atlanta United

NY Red Bulls a romper su “maldición”

La franquicia de Nueva York, aunque afincada en el pueblo de Harrison (Nueva Jersey), sigue en pleno crecimiento pero sin dar el paso definitivo que se les reclama. Y es que desde su fundación y entrada a la Major League Soccer, los NY Red Bulls no han sido capaces de ganar el título (solo una final perdida en 2008). Desde entonces,  han ido acumulando más y más Supporters’ Shield (seis en total). Sin ir más lejos, en los últimos ocho años se han alzado con cinco. Pero esa superioridad en la Regular Season termina siempre por desinflarse en los Playoffs.

Ese desenlace se volvió a repetir el pasado 2018. Los neoyorquinos se erigieron como una de las franquicias candidatas a hacerse con la MLS Cup. Tanto que en la última semana le “levantaron” la Supporters’ Shield a Atlanta United. Y pese a ganar el factor cancha de cara a la postemporada, cayeron eliminados en la Final de Conferencia ante, precisamente, los de Georgia (previamente ganaron en semifinales a Columbus Crew). Eso sí, un año algo convulso, ya que Jesse Marsch, entrenador jefe, cogió el puente aéreo para unirse al staff del RB Leipzig (más tarde le seguiría los pasos Tyler Adams). El testigo lo cogería uno de sus principales hombres de confianza: Chris Armas. Con el técnico neoyorquino, en cambio, siguieron el mismo camino. Aunque, quizás, añadiéndole una marcha más al juego.

La verticalidad y el vértigo se convirtieron en unas de sus señas de identidad. Aunque, si había algo que reseñar, esa no es otra que la solidez defensiva. Fueron la franquicia menos goleada (32 tantos encajados) de la MLS. La seguridad bajo palos de Robles, junto a una línea defensiva supersegura: Murillo-Parker-Long (Premio a Mejor Defensa del Año)-Lawrence. Justo por delante, Adams el encargado del empaque y equilibrio junto a un inamovible Davis. Dos bandas solidarias (Royer y Muyl), no solamente ofensiva, sino defensivamente. El ‘Kaku‘, en su primer año, como encargado de darle magia a la zona de ¾ y Wright-Phillips (24 goles + 13 asistencias), una vez más, de maestro de ceremonias.

La offseason de los Red Bulls ha estado entre las más tranquilas de la liga. La crucial baja de Adams la cubrirán, de momento, con el alemán Rzatkowski (ya estuvo el curso pasado). Además, han aumentado el roster con las llegadas de nuevas piezas jóvenes, como tienen acostumbrados (Louro, Nealis, Koffi, Omir o Jörgensen). También han apuntalado la plantilla con jugadores más experimentados (Tarek/Orlando City) o perfiles distintos (Epps/Philadelphia Union). Unas pinceladas dirigidas a aumentar el nivel cualitativo del fondo de armario. Y, por ende, conseguir ese punto de profundidad que les permita pelear y, de una vez por todas, conseguir el tan ansiado trofeo. Eso sí, con la juventud (edad media de 24’7 años) siempre por bandera.

MLS Soccer City

Los futbolistas de NY Red Bulls celebran uno de los goles ante el Atlético Pantoja en Concachampions | Foto: NY Red Bulls

Volver a empezar en el barrio del Bronx

Cruzando el famoso río Hudson y moviéndote en el sentido contrario a las agujas del reloj, a uno de los lugares que puedes llegar acabando es el Bronx. Barrio en el que se sitúa el todavía hogar de New York City: el Yankee Stadium. Mientras la franquicia citizen sigue en busca de un lugar donde afincar su estadio específico para el soccer, tratan de instalarse, a la par, en la élite de la MLS. Esto último lo van consiguiendo paso a paso, aunque tropezando en la misma piedra: las Semifinales de Conferencia. Desde que entraron a competir (2015) han caído en la misma ronda hasta tres veces de forma consecutiva.

Tres temporadas en las que, quizás, la franquicia neoyorquina ha dependido en exceso de los goles de su primer capitán de la historia: David Villa. En las tres como el máximo goleador del equipo (23, 24 y 15 respectivamente). Pero, como ocurrió con sus vecinos de la bebida energética, durante el transcurso de la campaña perdieron a su entrenador (Patrick Vieira se marchó al OGC Nice). La directiva le dio las riendas a Doménec Torrent, uno de los grandes hombres de confianza de Pep Guardiola. No obstante, con el técnico catalán llego la irregularidad y, con ello, la pérdida de papeletas por luchar por cotas más altas, más allá de una mera clasificación para Playoffs.

Ha pasado por el 4-3-3, 4-4-2 o, incluso, el 5-4-1. Eso sí, todos estos ecosistemas bajo un mismo denominador común: la posesión. Es aquí donde surgía uno de los principales problemas del equipo. Excesivo dominio de balón, pero poca claridad y acierto en los últimos metros. Y además de ‘El Guaje’, hubo otros nombres a reseñar. ‘Frasquito’ Morález, un año más, como encargado de dar forma al juego del equipo. Jonathan Lewis, extremo ágil y veloz (ya debutó con la USMNT) gozando cada vez de más protagonismo. Junto con la eclosión de la primera gran perla de su academia: James Sands. Los fichajes de Jesús Medina o Tajouri, ambos perfiles que encajan a la perfección, fueron un gran acierto. Mientras que si se echa la vista a la zona defensiva, Johnson sigue consolidándose como el guardián de la portería, con Tinnerholm y Sweat como noticias positivas.

Los meses de offseason, en cambio, no han sido tan sencillos para NY City. La pérdida de su gran emblema supuso encontrar la figura de alguien que fuese capaz de rellenar ese vacío. Y la apuesta no ha sido nada baja:  Alexandru Mitriță (24 años). El joven delantero rumano, la gran esperanza, llega desde la CSU Craiova por cerca de 8.000.000€. Junto a él, otras pinceladas han sido la “repatriación” de Keaton Parks (cedido por el Benfica), Juan Torres (KSC Lokeren) o Castellanos (CA Torque). Fichajes que, a buen seguro, les colocará de nuevo en la parrilla para alcanzar la postemporada. Eso sí, la pregunta está en si serán capaces de dar el salto para sortear la “piedra” de semifinales.

MLS Soccer City

Mitriță y ‘Maxi’ Morález, la nueva pareja de la esperanza ‘skyblue’ | Foto: NYCFC

El ‘águila aurinegra’ y su meteórico ascenso

Entre los sucesos de la MLS quedará guardado, sin duda alguna, uno que tuvo a DC United como gran protagonista. Aquel esprint de Rooney para evitar la contra de Orlando y poner un envío al área que, posteriormente, remataría a gol el ‘Lucho’ Acosta para ganar los tres puntos. Un hecho que a la mañana siguiente dio la vuelta al mundo. Ese fue, es y será el claro reflejo de la remontada que se vivió en los ‘aurinegros’. De estar sumidos en el auténtico ostracismo (colistas) a meterse ‘casi’ de forma holgada en los Playoffs. Una locura.

Todo comenzó un 15 de julio. Ese día se produjeron dos acontecimientos que cambiarían el devenir de DC en la MLS 2018: el estreno de su nuevo hogar, el Audi Field, donde, a la vez, tendría lugar el debut de Wayne Rooney con los black and red. Ese día se prendió la llama de una remontada. Antes de que diese comienzo el partido ante los Whitecaps, eran colistas. Todo lo que ocurrió después, es historia. De los 20 partidos disputados, 12 fueron victorias, 4 empates y 4 derrotas. O lo que es lo mismo, 40 puntos de 60 posibles. Unos números bárbaros. Aunque no lograron poner la guinda al pastel, ya que fueron apeados en la Wildcard por el Crew en la tanda de penaltis.

En lo puramente táctico, algo -o bastante- tuvieron que ver los diversos retoques que dio Ben Olsen. El habitual 4-1-4-1 dejó paso a un fijo 4-2-3-1, girando en torno a sus dos principales figuras: Acosta (10 goles + 15 asistencias) & Rooney (12 goles + 6 asistencias). Tal fue el nivel del argentino que se le llegó a relacionar con el PSG este pasado mercado invernal. Tras ellos, dos lanzas por bandas (Arriola y Asad). Pero una de las figuras que mas sobresalió fue la de Russell Canouse (23). El joven pivote de Pennsylvania se convirtió en el “pulpo” del equipo. No de gran envergadura (1’77), pero sí robusto, lo que le permite ir sobremanera al choque. Una auténtica máquina de robar balones. Y tampoco hay que obviar el regreso de Bill Hamid, su portero, a mitad de temporada. Uno de los más seguros bajo palos en la MLS.

En cuanto al mercado de fichajes, son cinco las caras nuevas que han incorporado. Dos de ellos porteros (Edwards/Orlando City y Seitz/Houston Dynamo). En defensa, y más tras la marcha de Opare, ha llegado ‘Leo’ Jara desde Boca Juniors, quien aportará experiencia a la línea. Otro refuerzo a tener en cuenta ha sido el de McCann, reciente campeón con Atlanta United. El irlandés se caracteriza por su polivalenica (lateral, carrilero, pivote, interior…). Un todo en uno. Pero el fichaje que más ilusiona no es otro que el de Lucas Rodríguez, cedido por Estudiantes de La Plata. Una de las grandes perlas del fútbol argentino.

MLS Soccer City

Rooney y ‘Lucho’ Acosta formaron una de las mejores parejas de la MLS | Foto: DC United

El inicio de una nueva era en el Crew

El 2019 siempre será recordado por toda la parroquia de Columbus Crew. El año en el que el equipo cambió para siempre. Tras la salida de su antiguo propietario (Anthony Precourt) con rumbo a Austin, (será dueño de la franquicia #27: Austin FC), lugar al que quería trasladar a los Black & Gold, llegaron ‘La Familia Haslam’ (propietarios de los Browns de la NFL) y Dr. Pete Edwards. Por tanto, fueron estos últimos, junto a la incansable plataforma #SaveTheCrew, quienes frenaron esa mudanza (nada raro en el deporte estadounidense).  La principal pata de la mesa sobre la que sostenerse la franquicia de Ohio.

Eso sí, poco después, se unieron las otras dos: por un lado firmaron Tim Bezbatchenko como nuevo Presidente. Ex General Manager de Toronto y uno de los grandes artífices de la época más dorada de los Reds. Y junto a él llegaría el nuevo entrenador (Gregg Berhalter se convirtió en seleccionador de EE.UU), Caleb Porter. Tras un año fuera de la actividad de los banquillos, el técnico de Michigan vuelve al ruedo de la mano de la franquicia contra la que consiguió su primera y única MLS Cup con Portland Timbers en 2015.

En lo puramente deportivo, el 2018 fue prácticamente un calco del 2017. 5º puesto en la Conferencia Este, pasando la Wildcard a través de los penaltis y, otra vez, cayendo en la siguiente ronda a manos de los NY Red Bulls. Lo lograron con el mismo bloque. Y es que Berhalter edificó un equipo muy competitivo. Sólido, dificilísimo de superar. Como cabezas visibles está uno de los mejores -por no decir el mejor- porteros de la MLS, Zack Steffen (propiedad del Manchester City); Jonathan Mensah o Afful en defensa; Trapp y Artur  en la sala de máquinas; un Higuaín que sigue al pie del cañón, con un Zardes en estado de gracia (marcó 20 goles) y el dinamismo del iraquí Justin Meram.

En este mercado de fichajes, el Crew no es que se haya movido mucho. Y gran parte de la culpa la tiene, como se señalaba anteriormente, el grupo tan definido de jugadores del que gozan. En la portería se han reforzado con el fichaje de Bendik, portero de Orlando City que terminó perdiendo el puesto. La línea defensiva la apuntala Waylon Francis, quien regresa un solo años después de haberse marchado a Seattle Sounders. Y arriba, el rookie JJ Williams junto al extremo brasileño Robinho (no, no es el que pensáis).

MLS Soccer City

Caleb Porter durante su presentación con el Crew | Foto: Columbus Crew

La unión hace la fuerza en Philly

La edición 23 de la MLS tuvo a Philadelphia Union como uno de los últimos 12 aspirantes al título en la postemporada. En cambio, apenas entraba en las quinielas de alguien para, al menos, pasar de la primera ronda. Y así fue, cayeron eliminados a primeras de cambio a manos de New York City. Dicho esto, y dentro de lo que cabe, el curso de los de Jim Curtin no fue nada malo. Además, tuvieron en sus manos ponerle un broche de oro. Sin embargo, fueron goleados en la final de la US Open Cup a manos de Houston Dynamo (ya es la 3ª final que pierden).

Un curso más, Philly demostró lo importante que está siendo -y va a seguir siéndolo- su cantera. Sin ir más lejos, el mejor ejemplo se encuentra en su pareja de centrales: Auston Trusty (18 años) y Mark McKenzie (18 años). Una juventud que, salvo momentos puntuales, no dejan ver apenas. Ambos muestran una gran jerarquía, ya no solo a la hora de defender, si no a la de sacar el balón, sin rifarlo. Sin olvidar el nombre Anthony Fontana (19 años), un joven pivote, con una depurada técnica que ha ido desarrollando en el filial de la USL (Bethlehem Steel FC). O el propio Rosenberry (traspasado a Colorado Rapids), uno de los laterales derechos más fiables de la MLS.

Mientras que líneas más adelante, la media de edad aumenta, dejando paso a la experiencia de hombres como Bedoya, Medunjanin o Ilsinho. Un cóctel ‘casi’ perfecto que les podría haber llevado a alcanzar, quien sabe, si cotas mucho más altas. El equipo, a la larga, echó en mucha falta la figura de un ‘9’ goleador. CJ Sapong no firmó su mejor año (además, fue vendido a Chicago Fire) y Jay Simpson apenas marcó dos goles. Al final, el peso del gol recayó sobre sus extremos, como Fafà Picault (10 goles) y Corey Burke (10 goles).

Además, el Union ha sido una de las franquicias que más ha animado esta offseason. Además de la tremenda limpia a la que han sometido a su roster, en cuanto a salidas se refiere (Rosenberry, Dockal, CJ Sapong, Simpson…), ha llegado savia nueva. De ahí, sobresale un nombre por encima del resto: Marco Fabián. El atacante mexicano se convierte en el 2º ‘Jugador Franquicia’ del equipo y está llamado a ser una de las piezas más importantes con las que conseguir dar un paso adelante en la clasificación. A este hay que añadirle los del portero Carlos Miguel y el central francés Collin, ambos procedentes de NY Red Bulls, el lateral alemán Wagner, y tres nuevos atacantes (Sergio Santos, Przybylko y Scintu).

MLS Soccer City

Fabián es el fichaje estrella de Philadelphia Union | Foto: Philadelphia Union

Un ‘Impact’ que sigue estancado

Desde que alcanzasen la Final de Conferencia en 2016 -de forma sorprendente-, no han vuelto a saborear la adrenalina de los Playoffs. 9º y 7º han sido la colección del Montréal Impact en sus dos años postreros. La franquicia de Joey Saputo (también propietario del Bologna) confió los mandos del equipo en Rémi Garde. El técnico galo hizo valer su influencia francesa para sondear el mercado de su país natal y atraer jugadores. Camacho, Fanni o Sagna son algunos claros ejemplos. En cambio, no le fue suficiente para alcanzar la zona de la postemporada en la MLS.

El Impact, un curso más, dependió de la magia y de los goles de su capitán, Ignacio Piatti (16 goles + 11 asistencias). El argentino (ya con 32 años) puede que esté ante una de sus últimas temporadas con el equipo canadiense. Su tierra (Argentina) le llama para dar sus últimos pelotazos. Aún así, resiste a marcharse para conseguir, al menos, un título. Al igual que a otras franquicias, la falta de un ‘9’ de referencia les terminó por condenar en su intentona. Entre sus delanteros (Amarikwa, Mancosu, Silva y Jackson-Hamel) apenas sumaron once goles. Números “irrisorios” para un equipo que quiere luchar por,mínimo, el 6º puesto.

Sin embargo, una de las mejorías que mostró el equipo de Montréal fue a nivel defensivo. Bajo el paraguas del 4-3-3, Rémi Garde diseñó una telaraña “a la francesa” (tres de los cuatro defensores fueron franceses) que, junto al portero Bush y al lateral zurdo Lovitz (internacional con la USMNT), lograron reducir el número de goles encajados. Otra de las figuras que terminó siendo clave fue la de Taïder (cedido por el propio Bologna), junto a Piette y Azira en la medular. Pero el poco fondo de armario fue otro de sus puntos negativos (varios partidos se quedó sin realizar las tres sustituciones).

Hasta cuatro caras nuevas son con las que contarán en la franquicia canadiense. La línea defensiva la han reforzado con el joven central Brault-Guillard, procedente del filial del Olympique de Lyon. Pero la mayor mano de pintura, como era de esperar, la han dado en ataque. Tres fichajes para intentar solucionar los problemas de cara a gol. Dos extremos como Okwonkwo (otro más bajo el sayo del Bologna) y el francés Novillo. Mientras que el encargo del gol correrá a cargo de ‘Maxi’ Urruti. El rosarino aterriza desde Dallas, donde consiguió 35 goles en apenas tres temporadas. Números que, por lo menos, generan algo de ilusión.

MLS Soccer City

Urruti es uno de los grandes fichajes del Impact esta ‘offseason’ | Foto: Montréal Impact

New England sigue llamando a la Revolution

Si se habla de equipos estancados en la MLS, a buen seguro New England Revolution entraría en esa terna. Una de las franquicias fundadoras de la competición que todavía no conoce lo que es levantar una MLS Cup. Por intentos, eso sí, no habrá sido. Cinco finales perdidas, tres de ellas de forma seguida (2005-2006-2007), mientras que la última tuvo lugar en 2014. Desde entonces, una clasificación para los Playoffs y tres años consecutivos sumidos en el ostracismo.

Y el 2018 no fue una excepción. Una vez más, la tímida inversión (por llamarle de alguna forma) de Robert Kraft (también dueño de los Patriots) queda en entredicho. Los Revs del curso pasado, en cambio, no comenzaron del todo mal. Brad Friedel (mítico portero estadounidense) se estrenó en los banquillos con el 4-2-3-1 por bandera. Sin embargo, el buen arranque se vio penalizado más tarde, cuando en el segundo tramo de curso tan solo ganaron cuatro partidos en cuatro meses. Números muy pobres que, como era de esperar, les terminó por dejar fuera de la lucha por entrar la postemporada. Otro año más a dos escalones por debajo del resto.

Dentro del caos defensivo (eso sí, mejorando números con respecto a 2017), sobresalió la noticia positiva de Matt Turner. El joven portero de New Jersey aprovechó las lesiones de Cooper y Knighton para hacerse con las llaves de la portería. Tanto que, desde entonces, ha sido inamovible para Friedel. Y el rookie Brandon Bye quien, por su parte, se ganó el puesto del lateral izquierdo. En la sala de máquinas, además del buen nivel que mostraron los fichajes de Luis Caicedo y Zahibo, apareció en escena Anking, quien debutó con apenas 17 años, dejando unas muy gratas sensaciones. Arriba, al liderazgo de Fagúndez se le unió el aumento del olfato de Bunbury (11 goles) y uno de los grandes Newcomer of the Year, Penilla (12 goles).

La offseason en New England, a decir verdad, deja un sabor agridulce en los aficionados. Han llegado jugadores como Edgar Castillo, lateral zurdo de los Rapids; Carles Gil, extremo del RC Deportivo de La Coruña, como nuevo ‘Jugador Franquicia’; y el delantero colombiano ‘Juanfer’ Caicedo. Pero los que sí que han generado algo más de ilusión han sido los dos atacantes seleccionados en el MLS SuperDraft: DeJuan Jones (Michigan) y Tajon Buchanan (Syracuse) y, además, el “ascenso” de Justin Rennicks. El delantero de Boston, uno de los mejores jugadores de la NCAA y de las inferiores de la USMNT, firmó su primer contrato profesional con los Revs.

MLS Soccer City

Carles Gil se convirtió en ‘Jugador Franquicia’ de NE Revolution | Foto: NE Revolution

La ‘Concachampions’ hundió a Toronto

Quizás pueda sonar muy rotundo, pero la verdad fue así. Toronto FC centró al 100% sus esfuerzos en la CONCACAF Champions League. Es normal, ya que la franquicia canadiense contaba con la mejor plantilla de su historia. Venían de ganarlo todo (MLS Cup, Supporters’ Shield y Canadian Championship). Y estuvieron a un penalti de alcanzar la gloria tras cuajar un maravilloso torneo, eliminando a Colorado Rapids y dos mexicanos (los grandes rivales ‘emeleseros’) como Tigres o América. En la final, tras remontar en Guadalajara un 1-2 adverso frente a las Chivas, forzaron los penaltis. Sin embargo, Bradley, que meses atrás fue de los más señalados en el fracaso de EE.UU, se encontró con el fatídico larguero.

El batacazo fue tan duro que Toronto no llegó a reaccionar en ningún momento en la MLS. Las primeras semanas las “tiraron” por la ‘Concachampions’, tanto que se hicieron con el farolillo rojo alguna que otra jornada. Además, ese esfuerzo y desgaste lo terminaron por pagar a la larga. Llegaron las lesiones de jugadores clave (Altidore, Giovinco, Víctor Vázquez…) que obligaron a Greg Vanney a realizar malabares con un roster que terminó por quedarse muy corto de efectivos.

Una de las zonas más perjudicadas fue la defensa. Pasaron de ser la segunda mejor de 2017 (37 goles encajados) a ser la cuarta peor de 2018 (64 goles encajados). Desmoronados cual castillo de naipes. Bono dejó de ser ese portero tan fiable bajo palos, junto a unos endebles y despitados Mavinga, Moor, Zavaleta, Morrow… Y un centro del campo (Bradley, Osorio, ‘Marky’ Delgado…) Fue el fin de la era más dorada y exitosa de la franquicia escarlata. Pero, a buen seguro, esto no debe de emborronar lo que lograron -y estuvieron cerca de lograr-. Uno de los mejores equipos de la historia de la MLS, sin duda alguna.

Fue por ello que la offseason en Toronto ha sido de lo más movida de la liga. Se avecinan tiempos difíciles en la ciudad canadiense tras las marchas del mejor jugador de su historia, Sebastián Giovinco, y el nexo del ataque con el resto del bloque, Víctor Vázquez. Esa reconstrucción e inicio de un nuevo proyecto tendrá de nuevo a Vanney como comandante y Jozy Altidore como jugador estrella (ha renovado). Ciman y DeLeon refuerzan una defensa que necesita resucitar. Mientras que para apuntalar la sala de máquinas y zona de tres cuartos (el español Alejandro Pozuelo está cerca de firmar), en ataque han fichado a Boyd, además del rookie Dorsey y los canteranos Akinola y Shaffelburg.

MLS Soccer City

Altidore renovó su contrato con Toronto | Foto: Toronto FC

En Chicago el Fire busca recuperar terreno

Otra de las franquicias en desplomarse por completo en 2018 fue la de Chicago Fire.  Pero en su caso, a diferencia de Toronto, no tienen “excusa”. Los de Veljko Paunović pasaron de ser el 3º clasificado del Este a ser el 10º (el penúltimo). Es decir, los de Illinois dejaron de ser uno de los mejores equipos de la MLS y candidatos al título, a uno de los peores de la competición. Lo paradójico de todo fue ver cómo los goles a favor y goles en contra cambiaron de tornas de un año para otro, sin apenas cambiar un ápice del roster. No obstante, hay que reseñar que el Fire volvió a las andadas, ya que el 2017 fue el único curso que accedieron a Playoffs en los últimos cinco años.

El técnico serbio probó de todas las formas posibles. 4-3-3, 4-2-3-1, 5-4-1… Multitud de ecosistemas en los que la franquicia en ningún momento se sintió cómoda. Bandazos de una semana a otra que imposibilitó alcanzar el punto más importante: la regularidad. Los altibajos (más bajos que ‘alti’) disiparon cualquier atisbo de esperanza de alcanzar en algún momento la zona de la postemporada. Como es de suponer, el gran aspecto negativo fue el de la defensa (61 goles encajados). Un reflejo es el uso de hasta tres porteros (Richard Sánchez, Cleveland y McLain) a lo largo de la Regular Season o la de Bastian Schweinsteiger como líbero en una defensa de tres.

Precisamente, siguiendo por la defensa, una de sus grandes figuras (durante tres temporadas) fue la de Brandon Vincent. El lateral izquierdo de 23 años fue una de las pocas noticias positivas del 2018. Sin embargo, sorprendió a propios y extraños con el anuncio de su retirada a tan temprana edad. Justo en el otro lado, también pierden a Matt Polster, el lateral derecho, el cual ha firmado con el Rangers FC. Otras bajas han sido las de Rafael Ramos, De Leeuw, Johnson, Solignac, Gordon o Movsisyan.

En cuanto a la parte de altas, han sido numerosas las caras nuevas que se han sumado a la plantilla. Por ejemplo, el veterano portero danés Ousted aumenta el nivel de la portería del Fire. Marcelo, central brasileño llegado desde el Spoting de Portugal, suma ese punto de experiencia a la defensa. Mientras que en la medular se hacen con la propiedad de Hasler (estaba cedido por Toronto) y el préstamo del panameño Cristian Martínez. Y ha sido en la delantera donde más efectivos han sumado. Para arropar a su maxímo goleador, Nikolić, han firmado a CJ SapongPrzemysław Frankowski, Armando Moreno y en las últimas horas podría hacerlo el ex del Atletico de Madrid Nicolás Gaitán.

MLS Soccer City

Veljko Paunović cumplirá su 4ª temporada a los mandos del Fire | Foto: Chicago Fire

Los ‘leones púrpuras’ quieren rugir de una vez

Cuatro años. Ese es el periodo de tiempo que lleva Orlando City en la MLS. Pero, desde que debutase en 2015, la franquicia de Florida (el año que viene tendrá nuevos vecinos con el Inter Miami) no ha sido capaz de entrar en los Playoffs en su corta historia. Aunque no ha sido solo eso. Sino que, además, la posición en la Regular Season ha ido empeorando por temporada. Empezó su experiencia en la competición quedando en el 7º lugar, mientras que este pasado 2018 tocó fondo siendo los colistas de la Conferencia Este. Por tanto, la situación de los lions, mirando el lado positivo, es difícil de que vaya a peor.

No obstante, hay que destacar el espléndido balance que obtuvieron en apenas dos meses: consiguieron enlazar hasta seis victorias consecutivas, las cuales les situaron como uno de los mejores equipos del Este. Pero, como era de esperar, no tardó en llegar la caída. Esta se saldó con una “víctima”, la de su entrenador. Jason Kreis, quien ya había sido muy criticado, fue fulminado el 15 de junio. Su lugar lo ocuparía el irlandés James O’Connor, con quien, no solo no mejoraron los resultados, sino que fueron a peor. Un mero reflejo de la pobre gestión de Orlando fue la única victoria que lograron en tres meses (15 partidos).

O’Connor no tocó apenas el dibujo de Kreis. El irlandés mantuvo el 4-2-3-1, aunque con ligeros matices (algunos obligados por la plaga de lesiones). De las pocas noticias positivas a rescatar, está la de Chris Mueller (elegido en el MLS SuperDraft), quien fue no de los mejores rookies del 2018. Y junto a él, el peruano Ascues, el cual se convirtió en el comodín (jugó de central, lateral, pivote…). O la del portero Grinwis, quien aprovechó el mal momento de Bendik y terminó por “comerle la tostada” en la lucha por la portería. Otros, en cambio, no lograron estar a la altura, tales como Sané, Kljestan o Meram (volvió a Columbus a mitad de curso).

Por ello, esta offseason en Orlando se antojaba crucial. Un quinto año sin clasificarse para la postemporada sería un mazazo para la entidad. Y no empezó del todo bien con la marcha de un emblema con la de Yotún, el mejor jugador de la franquicia. Además del peruano, también se marcharon otros como el propio Bendik, PC, Allen, Tarek, El-Munir, Toia, Sutter, Rocha o Pinho. Una limpieza de roster que muestra la pésima planificación que se llevó a cabo. Eso sí, han devuelto la ilusión con el fichaje de Nani. El portugués se erige como la nueva bandera de los lions. A este hay que añadir los del portero Rowe; los defensas De John, Danilo o Ruan; Sebastián Méndez para rellenar el vacío de Yotíun; y más rookies Benji Michel y Santiago Patiño.

MLS Soccer City

Nani se convritió en uno de los grandes fichajes de la MLS | Foto: Orlando City

Cincinnati está de estreno

El 30 de mayo se anunció de forma oficial la franquicia #24 de la MLS. La elección fue FC Cincinnati (Ohio). El equipo, hasta entonces, competía en la USL, el segundo escalón del soccer en Estados Unidos. No obstante, el nombre del Cincy saltó a la luz en 2017 como motivo del “cuento de hadas” que vivieron en la US Open Cup. Llegaron a pasar hasta cinco rondas, eliminando a equipos como Columbus o Chicago y siendo eliminados en semifinales por penaltis ante los Red Bulls. Fue en esos meses cuando enamoraron a todos los aficionados, pero, especialmente, al más importante: Don Garber, comisionado de la liga, quedó prendido del aura que se respira en la ciudad. Así, tendrá lugar el Hell Is Real, derbi y partido de gran rivalidad con el Crew.

Precisamente, el pasado 2018 fue el mejor año de la historia del equipo. Cincinnati dominó con puño de hierro la USL, alzándose con el trofeo de la temporada regular, alcanzando la cifra de 77 puntos (+11 de Louiville City, 2º). Sin embargo, no pudieron poner el broche de oro ya que fueron eliminados en las semifinales de la Conferencia Este. Todo esto bajo las directrices de Alan Koch. El técnico sudafricano logró armar un bloque compacto, sin apenas fisuras (4ª mejor defensa de la liga), mutando el 4-2-3-1 con el 4-4-2. Uno de sus grandes nombres fue el del argentino Emmanuele Ledesma. El atacante natural de Quilmes cerró el año con unos números escandalosos: 16 goles y 18 asistencias.

También sumaron a mitad de temporada sus dos primeros grandes fichajes: Fatai Alashe (SJ Earthquakes) y Fanendo Adi (Portland Timbers). Dos futbolistas que procedían de equipos MLS y, además, siendo importantes. Una apuesta muy fuerte, dejando clara su posición con respecto a su estreno en la liga. Además de ellos y de Ledesma, otros ocho futbolistas más permanecen en el equipo (el portero Richey; los defensas Lasso, Smith y Hoyte; en la medular se mantienen Bone, McLaughlin y Albadawi; mientras que en ataque Welshman).

Mientras que su 1ª offseason como equipo ‘emelesero’ ha sido agitada como se esperaba. Altas y bajas a mansalva. En portería han sumado la experiencia del polaco Tytoń. Para la línea defensiva han realizado un fuerte desembolso económico para firmar a Powell, Deplagne, Waston, Hagglund y Garza. Y en la medular, además del ‘pick’ nº1 del MLS SuperDraft como Frankie Amaya, han sumado a jugadores contrastados en la liga (Ulloa y Alexander) como en Europa (Bertone y Stanko). Mientras que arriba han dado varios matices con los fichajes de Lamah, Manneh y Mattocks.

MLS Soccer City

Adi será uno de los referentes en el debut de Cincinnati en la MLS | FC Cincinnati

Conferencia Oeste

Ya son varias las temporadas en las que el Oeste termina siendo más abierto y emocionante. El 2018 no fue una excepción y hasta la última semana hubo hasta cuatro franquicias enfrascadas en la pelea por los dos primeros peustos. Sin embargo, Sporting Kansas City parte como gran favorito. Eso sí, por detrás tendrá a los infatigables de siempre: Seattle Sounders, Portland Timbers, FC Dallas (nueva etapa), Real Salt Lake o LAFC. La gran expectación está en los nuevos LA Galaxy de Schelotto, quienes ya suman dos años seguidos sin clasificarse para Playoffs. Houston Dynamo espera dar el paso de la mano de su tridente (Quito-Manotas-Elis) y Vancouver Whitecaps inicia una nueva era con Marc Dos Santos. Habrá que seguir de cerca a Colorado Rapids y la -por fin- fuerte inversión de Stan Kroenke y las incógnitas de equipos como Minnesota United o San José Earthquakes.

Kansas City de nuevo como gran aspirante

A buen seguro, Sporting Kansas City refleja la viva imagen de una franquicia consolidada en la MLS. ¿Eso que significa? Clasificarse siempre para los Playoffs y, además, convertirse en candidatos al título final. Tal es su crecimiento en la liga que desde que se denominan como ‘Sporting’ (desde el 2011) se han clasificado siempre para la postemporada. Es decir, ocho años de forma consecutiva, entre los que ha conseguido en una ocasión la MLS Cup (2013). Además, otras tres veces han finalizado en el primer puesto de la Conferencia Oeste. Casualidad o no, el éxito llegó de la mano de su entrenador, Peter Vermes, quien lleva a los mandos desde el 2009.

Con respecto al 2018 de los Wizards, fueron un paso más allá a diferencia de los anteriores años. La regularidad les permitió escalar posiciones y mantener la 1ª plaza del Oeste por delante de Seattle Sounders, LAFC o FC Dallas. Sin embargo, y pese a contar con el factor cancha para la vuelta (0-0 en la ida), fueron eliminados en las semifinales de Conferencia a manos de Portland Timbers (2-3). Eso sí, se convirtieron en uno de los equipos más atractivos de toda la MLS, además del potente torrente ofensivo del que hicieron gala (4ª franquicia más goleadora con 65 tantos), pese a no contar con un ‘9’ puro.

Parte de culpa la tiene la gran cantidad de variantes de las que gozó Vermes. Arriba contaba con jugadores como Sallói (14 goles), Russell (10 goles + 9 asistencias), Gerso (5 goles + 5 asistencias), Croizet (3 goles + 3 asistencias) o Diego Rubio (10 goles + 6 asistencias) quien se ha marchado a Colorado Rapids. En la sala de máquinas, un trivote intocable: Felipe Gutiérrez-Illie-Espinoza. Las tres patas de la mesa sobre las que se sostienen los engranajes del juego de Kansas City. Mientras que los encargados de proteger la fortaleza eran Besler y Opara (traspasado a Minnesota United), por lo que este último será reemplazado por Fontàs. Y dos carriles reservados para Zusi y Sinovic. Detrás, el veterano guardián del ‘infierno azul’, Tim Melia.

El mercado de fichajes ha sido más ajetreado de lo esperado en Kansas. A las ya mencionadas bajas de Opara (uno de los mejores centrales de la liga) y de Diego Rubio, hay que sumarle la del español Lobato, quien poco a poco fue perdiendo protagonismo. En el capítulo de altas, han sumado nombres importantes con los que dar un salto de calidad a su roster. El húngaro Bárath viene para sumar en defensa. Mientras que ofensivamente hablando, han firmado a Wallace (NY City), Rowe (NE Revolution) y Hurtado (Whitecaps). Además, 2019 será un año en el que la cantera volverá a jugar un papel fundamental (Busio, Freeman…).

MLS Soccer City

Los jugadores de Kansas City celebran uno de los goles ante Toluca en la ‘Concachampions’ | Foto: Sporting Kansas City

Evitar inicios caóticos, tarea esmeralda

Seattle Sounders es otro de los grandes ejemplos de consolidación en la MLS. Incluso estaría en la terna de los mejores. Desde que entró a competir en 2009, siempre se han clasificado para los Playoffs. Es decir, la franquicia esmeralda no sabe lo que es quedarse en casa viendo la postemporada por la televisión. El punto álgido lo consiguieron en 2016, año en el que levantaron su 1ª y única MLS Cup (al año siguiente cayeron en la final ante el mismo rival, Toronto). Incluso, para añadirle más mérito si cabe, al menos, siempre han avanzado como mínimo hasta las semifinales de Conferencia. Por lo que también desconocen eso de ser eliminados en la Wildcard.

Sin embargo, por destacar alguna tarea pendiente en los Sounders, esa es la de los inicios de temporada. Ya son 3 los años seguidos en los que la sus dos-tres primeros meses son muy irregulares. Todo ello queda solucionado en el momento en el que llega julio. Sin ir más lejos, el año pasado apenas habían ganado tres partidos en los primeros 15 duelos. Mientras que, posteriormente, cosecharon hasta 15 triunfos de 19 duelos (nueve de ellos de forma consecutiva). Unos auténticos especialistas de dejar las cosas hasta última hora. Pero, eso sí, siempre con éxito. Aun así, los de Brian Schmetzer quien quitarse esa espada de Damocles que, algún día, puede que les acabe cayendo.

El 2018 lo finalizaron en 2ª posición por segundo año seguido. Bien es cierto que esa mejoría coincidió con la llegada de Raúl Ruidíaz. El peruano llegó ante la falta de gol que adolecía el equipo (terminó el curso con 13 dianas), y con él lograron formar ‘casi’ el cóctel perfecto. Ruidíaz junto a jugadores de la talla como Lodeiro, Cristián Roldán o Víctor Rodríguez les impulsó como un equipo no muy goleador, pero sí efectivo. Cada llegada suponía gol esmeralda. Mientras que otros, como ‘Ozzy’ Alonso (traspasado a Minnesota United), Svensson, Marshall, Kee-Hee o Frei, fueron los encargados de dar empaque y seguridad en la línea más defensiva. Tanto que se convirtieron en la 3ª franquicia menos goleada.

Con respecto a su offseason, los últimos cursos los Sounders se están destapando como una de las franquicias que menos invierte. Hasta el propio General Manager, Garth Lagerway, lo llegó a confirmar en una rueda de prensa. Las únicas llegadas han sido las de Campbell (Chicago Fire) y Abdul-Salaam (NY City), ambos defensores. Incluso se podría decir que el cambio de patrocinador principal del equipo ha sido lo más llamativo. Tras finalizar su contrato con XBOX (desde su entrada en la MLS), han dado paso a su nuevo sponsor, que será Zulily.

MLS Soccer City

‘Nico’ Lodeiro volverá a ser el jugador más decisivo de los Sounders | Foto: Seattle Sounders

LAFC ya no es ninguna sorpresa

El 2018 inició con el debut de una nueva franquicia en Los Ángeles en la MLS: LAFC. Sin embargo, más pronto que tarde empezaron a repartir disgustos a lo largo y ancho de Norteamérica. Un atisbo de lo que esperaba fueron sus dos primeros partidos (ambos ganados) en la competición. El objetivo no era otro que el de realizar un gran papel. Y, si se presentaban cotas más altas, luchar por ellas. Esto último terminó ocurriendo. La regularidad, junto a lo apretada que estuvo la clasificación en el Oeste, les permitió luchar hasta la última semana por los dos primeros billetes y evitar la Wildcard. Sin embargo, al final se “conformaron” con un meritorio 3º puesto. Y como suele suceder con los debutantes, pagó la “novatada”. Fueron eliminados a manos de unos sorprendentes Real Salt Lake.

El gran artífice de todo ello fue el veterano Bob Bradley. El técnico, curtido en ‘mil batallas’, cogió las riendas de un equipo de cero. Y en apenas un mes, ya le había dado forma de un roster que aparentaba conocerse desde mucho más tiempo atrás. En lo táctico, comenzó con un intocable 4-2-3-1, pero las bajas (sobre todo la de Kaye) le trastocaron los planes. Así, con los fichajes de Danilo (central), Atuesta (pivote) y Diomandé (delantero), les dio el último empujón que necesitaban para consolidarse en la zona noble de la clasificación. Tanto que se convirtieron en la 2ª franquicia más goleadora (68 goles).

Además, esos, sumados a los ya asentados Miller en portería, Zimmerman en la zaga, la veteranía de Nguyen y Feilhaber en la medular o la mezcla de picardía y descaro de Rossi o Blessing con el liderazgo de Carlos Vela. Una mezcla que hizo parecer sencillo el estreno en una competición. No es fácil, para nada, edificar un club si nada. Bradley “agarró” a sus futbolistas y les inoculó el veneno competitivo que tanto le caracteriza. Un experto del soccer haciendo de nuevo malabares y con éxito. Así, lograron el gran deseo que otros tantos debutantes aún no han conseguido (Orlando City o Minnesota United): clasificarse para Playoffs.

Superada su primera offseason de construcción, han llegado a la segunda para enmendar los errores cometidos en el pasado. Han firmado poco, pero de una forma mucho más selectiva. En defensa destaca el nombre del egipcio El-Munir y Segura, mientras que más adelante, en la sala de máquinas han sumado a Guido de los ‘Xolos’ de Tijuana. Y un último efectivo para apuntalar la línea ofensiva ha sido la del delantero salvadoreño Rodolfo Zelaya.

MLS Soccer City

Carlos Vela comandará un año más la nave de LAFC | Foto: LAFC

Corren tiempos de cambio en Dallas

El 2019 será recordado en FC Dallashttps://www.fcdallas.com/ como el inicio de un nuevo proyecto. Esta offseason se marchó Óscar Pareja, quien fuera entrenador durante cinco temporadas; y llegó ‘Luchi’ González (ex Director de la Academia). Con el colombiano llegó una de las mejores etapas del soccer en la ciudad. Los sitúo en el mapa de la MLS, clasificando para Playoffs en cuatro de los cinco cursos que estuvo. Eso sí, pese a irse con la “espinita” clavada de no conseguir una MLS Cup, sí lo hace con una Supporters’ Shield y una US Open Cup (ambos en 2016). Además, Pareja llegó de la mano de Fernando Clavijo, quien fuera el Director Técnico del equipo desde 2012 y tristemente fallecido el pasado mes de febrero a causa de un cáncer.

El 2018 no comenzó del todo bien en la franquicia texana. Fueron eliminados a primeras de cambio de la ‘Concachampions a manos del Tauro FC, un equipo panameño. Pese a ello, los Hoops enlazaron un muy buen primer tramo de Regular Season, erigiéndose como claros candidatos al título (una sola derrota en los primeros 14 partidos). Sin embargo, no fueron capaces de lograr mantener ese gran primer nivel, el cual se fue diluyendo poco a poco con el paso de las semanas. Al final, esos primeros meses les permitieron meterse en la postemporada, pero serían apeados en la Wildcard por Portland Timbers en el Frisco.

El equipo en 2018 no destacó ni por un gran ataque ni por una gran defensa. Pero sí que logró ese equilibrio que les permitió ser, al menos, competitivos. Dentro de ese núcleo de futbolistas, y de un innegociable 4-2-3-1, destacaron nombres como los de Gruezo-Ulloa, formando uno de los mejores centros del campo de la liga, con multitud de variantes por delante (Barrios, Urruti, Akindele, Badji, Mosquera…). Y por parte de la zaga sobresalió la noticia positiva: Reggie Cannon. Lateral derecho de 20 años que se hizo con el puesto desde el primer momento (ya ha debutado con la USMNT). Junto a él, dos fijos como Hedges y Ziegler. La portería se la debatieron entre Jesse González y Maurer.

En materia de fichajes, con el nombramiento de ‘Luchi’ González se puede averiguar más o menos el camino a seguir. Con la cantera como prioridad, han sido muy pocas las llegadas que se han producido. El central brasileño Bressan (ex Grêmio), quien aterrizó de la mano del nuevo Director Deportivo, André Zanotta, también ex del club de Porto Alegre. O el universitario Montgomery, seleccionado en el SuperDraft de enero. Y el fichaje de un nuevo ‘Jugador Franquicia’: Bryan Acosta. El hondureño llegó desde el Tenerife por cerca de 3.000.000€. Aunque las esperanzas están puestas en Brandon Servania, pivote de 19 años, fogueado en la Academia del club y la Universidad de Wake Forest, ya tuvo su primera experiencia con el ‘afiliado’ Tulsa Roughnecks de la USL.

MLS Soccer City

Luchi González coge el testigo de Óscar Pareja en el banquillo de los ‘Hoops’ | Foto: FC Dallas

Los Timbers y la realidad con Savarese

Era prácticamente inimaginable, a principios de la temporada pasada, de situar tan lejos a Portland Timbers. Llegó Giovanni Savarese (sin experiencia en la MLS) para llenar el vacío que dejó Caleb Porter, un erudito de los ‘leñadores’ y del soccer en general (ganó la MLS Cup de 2015). La franquicia de Oregón venía de caer eliminada en las pasadas semifinales de Conferencia ante Houston Dynamo, todo ello tras conquistar el propio Oeste durante la temporada regular. Tarea ardua la que le esperaba a Savarese. Además, para más inri, el técnico venezolano se encontró con que los primeros cinco partidos los disputarían lejos del Providence Park debido a las obras de remodelación que se estaban llevando a cabo.

Y sí, todos ellos se saldaron con ninguna victoria (dos empates y tres derrotas). Eso sí, una vez que volvieron a pisar “tierra santa”, enlazaron la mejor racha de su Regular Season: 15 partidos sin conocer la derrota (10 victorias y 5 empates). Números que les permitieron colocarse entre los primeros clasificados. Gran mérito el de Savarese, en su primer año en la MLS, armar un equipo tan competitivo. Pero todavía le quedaba lo mejor. Tras finalizar 5º, eliminaron a los tres grandes favoritos del Oeste: Dallas, Sounders y Kansas City. Todos ellos fuera de casa. Sin embargo, les faltó poner el broche de oro, peor cayeron con honor en la final ante Atlanta United en el Mercedes-Benz Stadium.

El venezolano logró que pocos fuesen los nombres que sobresaliesen sobre el resto. El capitán Diego Valeri (14 goles y 15 asistencias)”transformó” su fútbol, retrocediendo unos metros para participar más en la elaboración del juego. Por delante, el joven Ebobisse se ganó el puesto a base de trabajo -le penaliza tener poco gol-. ‘Chucky’ Blanco (13 goles + 10 asistencias)  y Polo fueron los puñales habituales por las bandas. La sala de máquinas era plaza innegociable para el “Kanté colombiano” Diego Chará y Guzmán. Una pareja de baile que no se puede complementar mejor. Y la línea defensiva dominada por un Mabiala erigido como uno de los mejores centrales de la MLS o el “repatriado” Jorge Villafaña.

Era de esperar que la offseason de los Timbers fuese bastante tranquila. Pocos retoques en los vigentes subcampeones de la MLS. Ante la salida de Ridgewell, Powell o Armenteros han llegado nuevos sustitutos al roster. Dielna, procedente de NE Revolution, para formar, a priori, pareja de centrales junto a Mabiala. El paraguayo Jorge Moreira para competir con Valentin por el lateral derecho. O la juventud de los atacantes Conechny y Loría.

MLS Soccer City

Ebobisse fue una de las gratas irrupciones del pasado curso | Foto: Portland Timbers

Objetivo Royal: asentarse

Año sí, año no. Año sí, ¿año no? Esa es la tendencia que ha mantenido Real Salt Lake durante las últimas temporadas. Unos altibajos que, como era de esperar, no le permiten avanzar para hacerse un hueco en la élite de la MLS. Y es que es una realidad que los Royals han ido de más a menos en su carrera por la competición. Incluso cabe recordar que la temporada pasada entraron en Playoffs de carambola, en la última semana, sin llegar a jugar (tuvo que perder LA Galaxy de forma estrepitosa). Eso sí, fueron capaces de “cargarse” a LAFC en la Wildcard disputada en el Banc of California Stadium. Ya en la siguiente fase serían eliminados por Sporting Kansas City.

Paradójicamente, esa tendencia en la clasificación se traslada a lo visto sobre el terreno de juego y, por ende, en los resultados (14 victorias, 7 empates y 13 derrotas). O incluso en el propio balance goleador (55 goles a favor y 58 en contra). Mike Petke, que llegó a unos ‘casi’ moribundos Royals ya hará -en breves- dos años, quiere ir paso a paso en lo que es una reconstrucción del equipo. Mantiene a la ‘Vieja Guardia’ (Rimando y Beckerman), acompañados de jugadores contrastados (Marcelo Silva, Horst, Kreilach o Silva) más la juventud, que no sólo viene pisando fuerte, sino que ya se han convertido en jugadores providenciales (Glad, Brooks Lennon, Rusnák, Savarino y Baird (rookie del año)).

Un equipo con un sistema muy definido (4-3-3), que fue creciendo a lo largo del curso. Quizás, los resultados, en sí, no acompañaron del todo. Pero la imagen de Real Salt Lake mejoró considerablemente. Construida la casa por base, el siguiente paso es el ir edificando poco a poco la construcción. Y eso es algo que Mike Petke ha tenido presente desde su llegada. Tal ha sido el desarrollo que logró descubrir en jugadores como Kreilach o el joven Baird el talento de poder jugar como ‘falso 9’. Fue así como resolvieron los problemas de cara a portería que tanto le estaban penalizando.

Del mercado de fichajes de los Royals, destacar las tres caras nuevas que han sumado. En defensa han sumado al lateral izquierdo Toia procedente de Orlado City. En la medular han firmado al brasileño Everton quien aterriza desde la SPAL. Y arriba han fichado al delantero liberiano Sam Johnson del Vålerenga de Noruega. Y, como era de esperar, además de los seleccionados en el SuperDraft (Holt y Schmitt), es la importancia de su Academia y el filial (Real Monarchs), sumando cuatro nuevas fichas para jóvenes promesas: Ochoa, Arriaga, Portillo y Vázquez.

MLS Soccer City

Nick Rimando (39 años) otra temporada más siendo el guardián de los ‘Royals’ | Foto: Real Salt Lake

El Imperio… ¿contraataca?

Esa es la gran pregunta que quieren resolver todos los aficionados de Los Ángeles Galaxy. Dos años sin clasificarse para los Playoffs son muchos. Y más si se está hablando de la franquicia más laureada, de los pentacampeones de la MLS. Mientras que en 2017 fueron el peor equipo de la competición, en 2018 se vio un pequeño síntoma de mejoría. Sin embargo, este no fue suficiente. La llegada de Zlatan Ibrahimović (22 goles + 7 asistencias) no evitó el fracaso. Una dolorosa derrota en la última semana ante Houston Dynamo (con nada en juego) les privó de clasificarse para la postemporada.

La gran mejoría, como era de esperar, se vio en el torrente ofensivo. Esto por el sueco, junto con el fichaje de Ola Kamara (ahora traspasado al Shenzhen FC), más la determinación de otros jugadores como Alessandrini, Pontius o Lletget. El acierto de cara a puerta les disparó como una de las franquicias más goleadoras (la 3ª siendo exactos) con 66 goles. Algo que, en cambio, tumbó por completo el pobre bagaje defensivo. En este aspecto. se situaron como el 5º equipo más goleado de la MLS (64 goles encajados). Prácticamente ningún futbolista de esa línea defensiva rindió al nivel esperado.

Un 2018 que no pasará a la historia en LA Galaxy. Incluso el entrenador (Dominic Kinnear) estuvo de forma interina. El resultado solamente fue el mero reflejo de una mala planificación de la plantilla, en todos los aspectos. Por ello, la franquicia ‘galáctica’ ha llevado a cabo una renovación importante. Primero con un nuevo General Manager: Dennis te Kloese. Mientras que el siguiente paso fue el de contratar a Guillermo Barros Schelotto como nuevo entrenador. El argentino trae aires de tiempos nuevos en Carson. Algo que venían pidiendo a gritos tiempo atrás. Uno de los motivos principales de su contratación no fue otro que el de imprimir el espíritu competitivo, además de la disciplina en defensa.

Por ello, la offseason en los ‘galácticos’ ha tenido su miga. Además de los cambios direccionales, también ha habido pinceladas -necesarias- en el roster. Primero dieron salida a jugadores como Ashley Cole, Ciani, Williams, Husidic, João Pedro o la ya mencionada de Kamara. Para, después, sondear y cerrar nuevas incorporaciones. Algunas caras nuevas son las de Lampson en portería, Polenta en la defensa, Cuello y el retorno de Juninho en el centro del campo y el extremo mexicano Antuna. La duda sigue estando en cómo gestionará la directiva el problema de los cuatro ‘Jugadores Franquicia’. El TAM o la venta de alguno de ellos, las posibles soluciones al conflicto.

MLS Soccer City

Zlatan Ibrahimović no permitirá un fracaso más | Foto: LA Galaxy

Reforma en casa de los Whitecaps

El 2019 tampoco será olvidado -para bien, o eso esperan- en Vancouver Whitecaps. La franquicia canadiense da comienzo a un nuevo proyecto cargados y rebosantes de ilusión. El fin del curso pasado se llevó por delante a Carl Robinson. El técnico galés fue destituido a un mes del final de la Regular Season tras ‘casi’ cinco temporadas con los Caps. Aun así, estuvieron luchando hasta el último momento por acceder a los Playoffs. Sin embargo, la irregularidad en el último tramo del curso les terminó por penalizar y esfumar sus opciones.

Un bajón de nivel con respecto a lo que se vivió en el 2017. Terceros del Oeste y eliminados en las semifinales de Conferencia. Precisamente, ese es su techo actual desde que entró a competir en la MLS en 2011. Es decir, en ocho años no han sido capaces tan siquiera de alcanzar una Final de Conferencia. Han sido con Robinson con quien llegaron los mejores años de la franquicia. En 2015 fueron 2º en temporada regular levantando su primer título con el Canadian Championship.

De este pasado curso no hay otro nombre capaz de superarle: Alphonso Davies. El joven extremo canadiense, debido a su excelso nivel con apenas 18 años, terminó por firmar con el Bayern de Múnich (pagaron alrededor de 10.000.000€). Junto a él, sería justo mencionar el papel de otros como el de Kamara (14 goles), que sigue perforando porterías rivales allá donde vaya o el extremo uruguayo Techera. Casualidad o no, todos ellos han sido traspasados. El segundo a Colorado Rapids y el segundo a Belgrano argentino. Y tampoco habría que obviar la participación de Felipe Martins. El brasileño se adueñó del centro del campo, siendo el encargado de evitar que el equipo se rompiese, además de hacer de director de orquesta.

Por lo que el transcurso de estos meses han sido muy laboriosos en Vancouver. Para empezar, nombraron al canadiense Marc Dos Santos como nuevo técnico de la franquicia. Llega procedente de LAFC, donde era asistente de Bob Bradley. Con él se ha producido una profunda remodelación del roster. Además de las mencionadas bajas, otras han sido las de Marinovic, Rowe, Waston, Aja, De Jong, Mutch, Mezquida, Shea, Hurtado, Blondell, Emmes… Limpieza que ha permitido añadir nuevos futbolistas: MacMathCrépeau refuerzan la portería; Godoy, Khemiri, Cornelius, PC o Sutter la zaga; el español Jon Erice (elegido capitán) y Hwang In-beom, la gran esperanza surcoreana apuntalan la medular; Ardaiz, Venuto, Lass Bangoura y el retorno de Montero traen aires renovados al ataque de los Caps.

MLS Soccer City

Hwang In-beom y Fredy Montero ilusionan en los nuevoc ‘Caps’ | Foto: Vancouver Whitecaps

La ‘Naranja Mecánica’ quiere estar de regreso

En el 2018 lanzaron un halo de esperanza y regreso. Houston Dynamo, dentro de los cinco años en los que tan solo se ha clasificado una vez para los Playoffs, consiguió un nuevo título para la colección. La irregularidad y mal año en la MLS lo camuflaron gracias al gran torneo que cuajaron en la US Open Cup, coronándose como campeones por 1ª vez. Eliminaron a los NTX Rayados, Minnesota United, Sporting Kansas City y LAFC. Ya en la final, ante su público en el BBVA Compass Stadium, golearon por 3-0 a Philadelphia Union. Todo esto bajo las directrices de Wilmer Cabrera, técnico colombiano que llegó a finales de 2016. Desde entonces, ha ido de arriba a abajo en cuestión de meses. Sin ir más lejos, en 2017 fueron 4º y finalistas de Conferencia.

Y a decir verdad, el Dynamo cuenta con unos mimbres realmente positivos para alcanzar cotas mucho más altas. Las idas y venidas a lo largo de la Regular Season les privó, siquiera, de pelear por conseguir un cupo de la postemporada. Gozaron de algunos arreones, como fue en los primeros meses de competición. Pero la segunda mitad de temporada en la MLS fue horrible en cuanto a resultados se refiere. Los meses de junio y julio dilapidaron cualquier esperanza de clasificación (10 partidos sin ganar). Incluso en el final de campaña encajaron tres derrotas que terminaron por hundir sus opciones. Además del gran desgaste que supuso la carrera por la US Open Cup.

En otro orden de cosas, Wilmer Cabrera es otro de los entrenadores que profesan la filosofía del 4-2-3-1. Una defensa experimentada (Senderos, Beasley…) con una medular que lleva en las venas la palabra “sacrificio” (Cerén y Cabezas como figuras a destacar). Mientras que el torrente ofensivo corría a cargo, principalmente, del tridente Quioto (8 goles)-Manotas (25 goles)-Elis (11 goles). O lo que es lo mismo, un total de 42 tantos entre los tres. Wenger, Peña, Martínez… Una segunda hornada que aumentaban considerablemente el nivel del roster.

Por su parte, la offseason ha tenido como protagonistas a sus tres mejores jugadores. Sin embargo, al final han conseguido lo más difícil: retener a todos (además, Manotas ha renovado). Pasos de gigante para seguir alargando el proyecto tan ilusionante que se está forjando en Houston. Si había algo que fallaba, ese era la corta profundidad en defensa. Por ello, han llegado tres fichajes: Struna, Figueroa y Duvall. En la sala de máquinas han sumado a Vera y McNamara, además del polivalente Hairston (lateral, carrilero, extremo…).

MLS Soccer City

Manotas, Quito y Elis seguirán siendo el tridente de la ‘Naranja Mecánica’ | Foto: Houston Dynamo

Los Loons y una cita con los Playoffs

A la tercera va a la vencida, o eso reza el dicho. También lo hacen los aficionados de Minnesota United que, tras dos temporadas en la MLS, aún desconocen los aires y tambores de guerra que se respiran y escuchan en la postemporada. Desde que entrasen a competir en la liga, en 2017, nunca han conseguido avanzar más allá de la Regular Season.  Paradójicamente, las sensaciones del 2018 mejoraron de forma considerada con respecto a lo visto en el 2017. Sin embargo, al final, los Loons terminaron por obtener exactamente los mismos puntos: 36. Incluso mantuvieron la misma cifra de goles a favor y encajados.

Como viene siendo tónica habitual, la poca regularidad que mostraron a lo largo de los meses esfumaron cualquier atisbo de esperanza en la franquicia de las Twin Cities. No fueron capaces de enlazar más de tres partidos sin perder. En cambio, las dinámicas negativas se sucedían, lo que no les permitía avanzar en su sueño de luchar y alcanzar los Playoffs por primera vez en su corta historia en la MLS. Pese a ello, la confianza de la directiva en Adrian Heath es total. El técnico inglés resulta incuestionable en Minnesota. Por ello, en este tercer año se espera que le dé un impulso a su proyecto. De no ser así, pueden entrar en una espiral de fracasos (caso de Orlando) que jamás les dejará llegar a la orilla.

En 2018 llegaron nuevos jugadores que le dieron una mano de barniz -muy necesaria- al roster. Tras el fracaso de ojear y excederse en el mercado nórdico, centraron su mirada en el fútbol sudamericano. Así es como cerraron los fichajes de Quintero, Ángelo, Romario Ibarra o Fernando Bob. Estos, añadidos a los que ya estaban (Renato Ibarra, Schuller, Calvo, Thiesson…) aumentaron el nivel de la plantilla. Bajo el paraguas del 4-2-3-1, encontraron, en ocasiones, su ecosistema ideal. Pero el poco acierto de cara a gol (Quintero fue el único con dobles dígitos: 11 goles), y la frágil línea defensiva, a la larga, les terminó por penalizar.

Es por ello que, en el mercado de fichajes ha sido la defensa en la que han centrado especialmente sus esfuerzos. En portería, además del universitario elegido en el SuperDraft (St.Clair), han firmado al italiano Vito Mannone. Por delante, la muralla de los Loons la fortifican hasta tres nuevos nombres: Opara, Métanire y Gasper. Mientras que la sala de máquinas da un especial salto de calidad con las firmas del veterano Ozzy Alonso y el eslovaco Ján Greguš. Con respecto al ataque, no se han producido nuevas altas, pero sí han conseguido que Ángelo y Romario Ibarra pasen a ser de su propiedad. Además, estrenarán su nuevo hogar: el Allianz Field.

MLS Soccer City

‘Ozzy’ Alonso se convertirá en el pulmón de los ‘Loons’ | Foto: Minnesota United

Remodelación en las ‘Montañas Rocosas’

Cuatro años y una sola clasificación para Playoffs. Ese es el pobre bagaje que guardan actualmente en Colorado Rapids. Además, en 2016, después de quedar como segundos clasificados del Oeste, fueron eliminados en las semifinales de Conferencia. Cuando se cumplen ya 9 años de su 1ª y única MLS Cup, la franquicia de Denver ha dado un fuerte empujón a su proyecto. Este se inició en 2018, de la mano de Anthony Hudson. Fe ciega en el inglés (estadounidense de nacimiento) que, pese a los malos resultados cosechados en la pasada campaña (penúltimos con apenas 31 puntos), se mantiene en el puesto.

Cabe decir que el inicio fue algo esperanzador en las ‘Montañas Rocosas’. Sin embargo, esto se terminó por desmoronar cual castillo de naipes semanas más tarde. Ocho derrotas consecutivas trocearon cualquier halo de ilusión en los Rapids. Una dinámica tan negativa que estuvieron cerca de igualar en el último tramo del curso (sumaron siete derrotas seguidas). Con Hudson se buscaba, no resultados inmediatos, si no la estabilidad de un proyecto. Por ello, pese a empeorar los números con respecto al 2017 (tanto puntos como goles encajados), la directiva sigue confiando en el técnico natural de Seattle.

En el plano táctico, Hudson apuesta de forma ‘casi’ inamovible por el 4-3-1-2. Un trivote conformado por Prince y Boateng que vio como la llegada de Acosta le dio un salto de calidad al equipo. Pero, entre el poco gol del equipo (el máximo goleador fue un defensa como Smith con cuatro dianas), y la fragilidad defensiva, no les permitió en ningún momento merodear los puestos de postemporada.

Así las cosas, en esta offseason, Stan Kroenke (dueño de los Rapids, Arsenal y los Rams de la NFL) ha sacado la billetera a pasear. Empezando por la portería, donde la decadencia de Howard es cada vez más evidente. Irwin y Rawls llegan para luchar con el veterano portero yankee. En la zaga, los fichajes de Opare (DC United) y Rosenberry (Union) suben cualitativamente el nivel defensivo. En el centro del campo, la veteranía de Feilhaber (LAFC) y el desparpajo de Mezquida (Whitecaps) aportan las cualidades tan necesitadas en Colorado. Mientras que en ataque, para solucionar el olfato goleador, generan ilusión con las llegadas de Kei Kamara (Whitecaps) y Diego Rubio (Kansas City).

MLS Soccer City

Diego Rubio y Rosenberry (fichajes) y Acosta, renovaron su contrato con los Rapids | Foto: Colorado Rapids

Terremoto con sabor argentino

De mal en peor. Así es como ha ido, poco a poco, cayendo San José Earthquakes en el ostracismo de la MLS. Desde que finalizase su época dorada a inicios de siglo (dos MLS Cup en tres años), el bagaje ha ido en decadencia. Sin ir más lejos, tan solo suman una clasificación a los Playoffs en los últimos seis años. Pero fue en este 2018 cuando la franquicia de los Quakes tocó el fondo. No solamente fueron colistas de la Conferencia Oeste, sino que consiguieron la peor marcar de toda la competición. Apenas 21 puntos, con solo cuatro triunfos en toda la temporada.

El proyecto con Mikael Stahre no mostró competitividad en ningún momento de la campaña. Además, empeoró los números con respecto al pasado año (entraron en la postemporada). El sueco coleccionó derrotas y más derrotas. Sin embargo, no fue hasta la jornada 28 cuando le destituyeron. Elección tardía que terminó por reflejar, todavía más, la mala planificación que se llevó acabo. Chris Letich se convirtió en el técnico interino para las últimas semanas, con quien apenas hubo síntomas de mejoría (un empate y cinco derrotas fue su balance).

El 4-1-4-1 y el 4-4-2 fueron los esquemas más utilizados a lo largo de la Regular Season. Era Vako (10 goles) la pieza que, en ocasiones, se situaba al lado de Hoesen (12 goles), o por detrás del delantero holandés. Lo que está claro es que ambos fueron de las pocas noticias positivas de la franquicia californiana. Junto a ellos, estuvo el meteórico ascenso de Nick Lima. El joven lateral derecho mejoró sus actuaciones, lo que le sirvió como pasaporte para debutar con la selección de Estados Unidos.

Por tanto, los Quakes, este invierno, dieron un giro de tuerca al equipo. Para dejar de ser la peor franquicia de la MLS, e intentar luchar de nuevo por los Playoffs, han fiado los mandos a Matías Almeyda. El técnico argentino, campeón de la pasada Concachampions con las Chivas, será el encargado de resucitarles. No obstante, en lo que a materia de fichajes, la offseason ha sido algo pobre. El veterano portero Vega llega para aumentar el nivel y solucionar los problemas en la portería. El centro del campo se ve mejorado con el pivote brasileño Judson. Y arriba, han firmado al extremo peruano Marcos López y el argentino Espinoza procedente del Villarreal.

MLS Soccer City

Matías Almeyda será el encargado de reconducir la dirección de los ‘Quakes’ | Foto: SJ Earthquakes

Publica un comentario

Síguenos en @soccercityes

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies