Una ofensiva nazarí repleta de recursos | Soccer City
7369
post-template-default,single,single-post,postid-7369,single-format-standard,qode-news-1.0.2,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,transparent_content,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Una ofensiva nazarí repleta de recursos

Duro varapalo para el Granada CF el que supuso caer en su feudo por primera vez esta temporada. El Sporting les superó, pero eso no debe tapar la infinidad de recursos ofensivos con los que cuenta Diego Martínez y el conjunto nazarí.

El Granada marcha cuarto en la tabla tras desaprovechar la oportunidad de meterse en la zona alta. En un fin de semana donde sus rivales contaban con compromisos complicados, los de Diego Martínez sucumbieron en su propio feudo. Sin embargo, se mantiene como el segundo mejor ataque tras el Deportivo. Y buena parte de culpa la tiene la gran cantidad de variantes de la que dispone el técnico.

El 4-2-3-1 ha sido el sistema más habitual. Con Adrián Ramos en punta, y Rodri como suplente, cuatro futbolistas se han estado disputando tres puestos durante las primeras 15 jornadas. Vadillo, Antonio Puertas, Fede Vico y Álex Pozo cuentan con cualidades y aptitudes para ser titulares. Sin embargo, no caben todos y su técnico les ha ido rotando.

Granada Soccer City

Fede Vico intentándolo en el último compromiso | Foto: Granada CF

Una máquina de hacer goles

De los 23 goles del equipo, 19 han sido obra de los seis futbolistas del ataque nazarí. Seis de Puertas, tres de Vadillo, Pozo y Adrián Ramos y dos de Rodri. En definitiva, una aportación que ha supuesto la mayor parte de los puntos del equipo. Sin embargo, la diferencia de minutos es evidente. Mientras que Puertas, Ramos, Vadillo y Fede Vico superan los 900 minutos, Pozo acumula 611 y Rodri 427.

En 11 de los 15 encuentros disputados, al menos un gol ha sido de alguno de los seis atacantes. Todos han tenido su protagonismo. Antonio Puertas fue el artífice del gran comienzo liguero con dianas ante Extremadura y Rayo Majadahonda por partida doble en ambos choques, ante Lugo para empatar y en el minuto 75 en Reus para brindarle los tres puntos a su equipo. Por su parte, Pozo sentenció a los de Almendralejo y se convirtió en el héroe ante Mallorca y Almería con el único tanto del partido.

Fede Vico abrió la lata frente al Córdoba y Zaragoza. Rodri finiquitó el triunfo ante los cordobeses anotando el 4-2 y brindó a su equipo un valioso empate en Las Palmas en los instantes finales. También ante los andaluces y los maños vio puerta Vadillo, además de un Osasuna al que se impuso por 2-0 con gol de Adrián Ramos y del propio Vadillo de penalti. Más reciente resulta la aportación del colombiano, reventando la red en Las Palmas y frente al Sporting.

Esta ofensiva tiene algo especial

Tras una exposición inicial de datos que reflejan la importancia de esta ofensiva, cabe desmenuzar su disposición sobre el césped. Más allá de la importancia de Fede San Emeterio y Montoro en el doble pivote, la línea de tres mediapuntas es la que ofrece la chispa y la creatividad. Lo más llamativo es la constante permuta de posiciones. Fede Vico y su zurda tienden siempre a bajar a recibir y crear, aunque no huye de la banda y también la ocupa para buscar el centro al área.

Granada Soccer City

Pozo celebrando su gol de la victoria ante Almería | Foto: Granada CF

En el caso de Antonio Puertas, tal vez menos mago pero más potente, trata de acostarse en las bandas para buscar el uno contra uno. Sin embargo, tiene olfato y cuando el esférico cae a banda contraria, se infiltra entre los centrales para buscar el remate. Eso le sirvió para ejecutar todas las galopadas del Granada en las primeras jornadas, pese a que ha perdido fuelle y no marca desde la jornada ocho.

Por su parte, Vadillo también se acuesta en los costados. Suele probar tanto la izquierda como la derecha en cada partido. Un futbolista con mucha calidad pero que necesita inspiración. Cuando no la tiene, peca de impreciso y no ayuda en exceso al equipo. Aún así, su presencia obliga a los rivales a asignarle una marca fija y un segundo hombre sin perder la mira en él. El ataque lo completa Adrián Ramos. Con mucho bagaje europeo, el colombiano aporta presencia y potencia en el área.No empezó bien el curso pero parece que se está encontrando. Es un gran rematador, lo que supone una baza clave a balón parado. Pero también descarga de cara, cubre de espaldas y genera posiciones ventajosas para sus compañeros en campo rival. En plena forma, sus condiciones son las idóneas para nutrir a atacantes como los mencionados anteriormente.


«Montoro, pieza clave, se ha colocado como uno de los jugadores de la categoría


Junto a estos cuatro, Diego Martínez ha utilizado a Pozo y Rodri como revulsivos. El primero, convocado con la sub21 durante el encuentro ante Las Palmas, suele ocupar la banda. Cuenta con muchísima velocidad y desborde, razón por la cual cambia dinámicas y activa a su equipo cuando salta al césped en la última media hora.

Por su parte, Rodri ha sido titular en cuatro encuentros. En las jornadas restantes, ha jugado tanto de único delantero como de segundo punta junto a Ramos en encuentros con resultado negativo. Con ambos sobre el césped y el 4-4-2, el equipo gana presencia en área rival pero pierde juego entre líneas. Esto le perjudicó especialmente ante el Sporting, donde pasó del asedio a la inoperancia.

Datos que hablan por sí solos

En cuanto a porcentaje de acierto a puerta, solo Adrián Ramos y Vadillo no superan el 50% (7/24 el primero y 9/26 el segundo). Fede Vico ha tirado a puerta siete de sus 14 disparos, Antonio Puertas 14 de sus 23, Pozo cinco de sus ocho y Rodri seis de sus nueve lanzamientos. Una estadística muy llamativa es el número de asistencias. No sólo anotan goles, sino que se reparten el balón para que uno asista y otro anote.

En esta tónica, Vadillo ha repartido cuatro asistencias, Adrián Ramos tres, Fede Vico dos y Puertas y Pozo una cada uno. Un total de 19 goles y 11 asistencias entre los seis. Vadillo además es top7 de la liga en este apartado, superado únicamente por Salva Sevilla y Sangalli. Es el líder en regates con éxito del equipo (31), pero también en regates fallidos (21), algo que refleja su naturaleza de encarar y driblar.

Otra curiosidad sería que de los seis goles de Antonio Puertas, dos han sido con la diestra, dos con la zurda y dos de cabeza. Abarca todas las vertientes el atacante nazarí. Sin embargo, su protagonismo se ha visto minorado y el almeriense necesita regresar a la senda del gol. Este mapa de calor del encuentro ante Las Palmas es un buen ejemplo de su movilidad sobre el césped.

Mapa de calor de Antonio Puertas en la jornada 14 ante Las Palmas | Fuente: La Liga

Ejecutores de un juego que inicia desde atrás

Una estadística importante a la hora de analizar el estilo de juego de este Granada es que ninguno de los seis atacantes supera en pases realizados al portero, línea de cuatro defensas y doble pivote. Es decir, el equipo amansa la posesión en zona retrasada, el doble pivote inicia el rastreo de opciones y los hombres de arriba se postulan como ejecutores. Un regate, un cambio de ritmo y a buscar el área rival.

Pese a que este artículo está dedicado al análisis de la importancia de los hombres de mediapunta y delantera, resulta imposible no mencionar al doble pivote, pese a que merecería un escrito aparte. Fede San Emeterio pone el equilibrio y la lógica y Montoro la locura. Este segundo se incorpora genial al ataque, rompe líneas y ejerce el rol de nexo de unión con la parte de arriba.

En encuentros como ante el Zaragoza, el Granada fulminó en la primera mitad y supo bajar el ritmo y enfriar el choque en la segunda mitad. En esta segunda dinámica, el doble pivote es clave. Por otro lado, también sabe sufrir en la búsqueda por el triunfo. Ha anotado en los últimos 15 minutos en hasta seis ocasiones, y en tres de ella marchaba empate en el marcador o perdiendo por uno. Es decir, con ventaja en el electrónico cuenta con mecanismos para leer bien los minutos restantes, pero también se adapta a tener que volcarse en los instantes finales a por los tres puntos.

Imprecisión ante el Sporting

En la derrota ante el nuevo Sporting de José Alberto, el cuadro nazarí padeció cierta imprecisión en su zona de tres cuartos. El partido se dividió en varios tramos. En los primeros 25 minutos, el conjunto asturiano deleitó a su afición. Presión alta, dominio del balón con un Nacho Méndez muy activo y peligrosos arriba. El gol de Cofie fue la culminación. Durante ese periodo, el Granada no enlazaba buenas jugadas de ataque debido a esa imprecisión mencionada.

Sí que mejoró en los últimos 15 minutos del primer tiempo. Asentado en campo rival, no dio opción al Sporting y se acercó a la portería en varias acciones. Ya en la segunda parte, la tónica fue la misma. Sin embargo, Diego Martínez optó por dar entrada a Rodri en el lugar de Antonio Puertas y cambiar a 4-4-2. La decisión en este caso perjudicó al equipo. Perdió presencia en la zona de tres cuartos y el balón se movía lejos del área rival. Rodri apenas conectó con el cuero y Adrián Ramos recibía balones muy complicados de bajar.

Granada Soccer City

Adrián Ramos anotó el gol nazarí ante Sporting | Foto: Granada CF

En ese contexto, el Sporting leyó muy bien lo que el encuentro pedía. Aguantó atrás cuando replegaba y a la hora de robar, cuidaban bien el esférico y armaban acciones de peligro. Djurdjevic y Blackman pudieron sentenciar, pero Rui Silva contuvo a los suyos. En los instantes finales, y con la entrada de Pozo, la ofensiva local se acostó a esa banda derecha. Ganó presencia el Granada y Adrián Ramos empató en los instantes finales pese al esfuerzo asturiano. El gol llegó a balón parado, pues con balón en juego el cuadro andaluz no contaba con la precisión y finura suficiente para atentar contra la meta de Mariño.

Se abrió un periodo de duda en el que no quedaba claro si se conformaban ambos equipos con el empate o buscarían los tres puntos. En esa incertidumbre, Traver culminó su gran segunda parte con un gol de pillo. El Granada no cuajó su mejor partido, y probablemente no mereció los tres puntos. Ya son tres partidos sin ganar, tres jornadas en las que la ofensiva nazarí ha perdido lucidez. Sin embargo, se trata de un problema totalmente subsanable, pues los automatismos continúan intactos y solo falta que los hombres de arriba recuperen la confianza. El problema: tendrán que solventarlo en un durísimo viaje a Málaga. Duelo de titanes.

Publica un comentario

Síguenos en @soccercityes

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies