La pausa de Álex Fernández en un ataque eléctrico | Soccer City
8596
post-template-default,single,single-post,postid-8596,single-format-standard,qode-news-1.0.2,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,transparent_content,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

La pausa de Álex Fernández en un ataque eléctrico

Atasco gaditano. Los de Cervera no pasaron del empate ante el Granada y acumulan una única victoria en las últimas cuatro jornadas. Sin embargo, su ataque eléctrico y plan organizado supone una constante incomodidad y dificultad para cada equipo al que se mide. 

Una victoria en los cuatro últimos encuentros constituye el balance de un equipo que previamente había ganado en siete jornadas consecutivas. El Cádiz, una vez superada la crisis de inicio de temporada, ha consolidado un esquema reconocible y atractivo. Una tendencia que se mantiene pese a resultados que no terminan de saciar a un cuadro gaditano aspirante a todo.

La derrota en Málaga no supuso ni mucho menos un paso atrás. Cuajó una sólida primera parte en la que fue superior, e incluso pudo lanzar un penalti que finalmente el colegiado no señaló. Sin embargo, los de Muñiz salieron más intensos del túnel de vestuarios. Fueron 25 minutos de frenesí local que culminaron en el 1-0 definitivo. Los de Cervera no cesaron en sus intentonas pero estuvieron algo inocentes en los últimos metros.

Álex Fernández Soccer City

Jairo en una de sus intentonas ante el Granada | Fuente: La Liga

Una goleada más abultada de lo reflejado sobre el césped pero que permitía al Cádiz marcharse a las vacaciones de navidad con un muy buen sabor de boca. 3-0 ante todo un Dépor. De nuevo un equipo sólido atrás, con dos líneas de cuatro muy definidas. En los últimos 10 minutos, el cuadro andaluz sentenciaría a un conjunto herculino que no tuvo su mejor día. En el siguiente compromiso, la visita a El Sadar sería aciaga. El Osasuna remontó antes del descanso el tanto inicial de Álex y selló un triunfo merecido ante un Cádiz algo impotente.

De menos a más ante todo un líder

El Cádiz salió a pelearle el encuentro al Granada. El plan estaba definido. Presión en bloque medio, recuperación y contraataque. Álex ocuparía la zona de mediapunta, Manu Vallejo la derecha y Jairo, como es habitual, el flanco izquierdo. La primera parte transcurrió en un mar de amilanamiento. Ninguno de los dos conjuntos se atrevía a meter mano al rival. Mucho respeto y sobre todo mucho rigor táctico. El Granada se acercó más al área rival pero Kecojevic y Mauro erradicaban constantemente las ofensivas nazaríes.

En la segunda parte, el equipo salió con otra cara. Sabía que si apretaba, el Granada empezaría a valorar el empate y, por consiguiente, daría un paso atrás. Dicho y hecho. Aumentó la presión y mantuvo un mayor control del esférico, pese a que el peligro llegaba con espacios. La entrada de Salvi por Lekic mejoró al equipo, ya que Manu Vallejo se ubicó en el centro.

También lo intento Cervera dando entrada en la recta final a Dani Romera y Alberto Perea. El primero sí que agitó algo la coctelera, pese a que le faltó acierto en los últimos metros. Con más ímpetu que fútbol, y sin imaginación de los que la suelen ofrecer (Jairo, Manu Vallejo, Salvi…), el cuadro gaditano no consiguió meterle el bisturí al trabajadísimo equipo de Diego Martínez.

Una tendencia en el asimétrico ataque gaditano

A raíz de lo ya expuesto, cabe ampliar la disposición táctica y el planteamiento con el que este Cádiz sale a batir a sus rivales. La presión en bloque medio es una de sus señas de identidad. Pese a que presiona en área rival en algunos tramos, el cuadro de Cervera prefiere dejar salir un poco a los centrales, hundir al pivote o doble pivote rival y tratar de aprovechar cuando reciban de espaldas sin apoyos o no venga nadie a recibir en el espacio libre. Ahí es clave el doble pivote del Cádiz, que da un pasito adelante para sacar fruto de una posible mala salida de balón del adversario.

Una vez se roba, a correr. En ese contexto, el ataque en las últimas semanas ha sido algo asimétrico. Se vuelca constantemente a la izquierda, donde Jairo es siempre protagonista. El tinerfeño ostenta un rol clave. Puede asustar al rival tanto por fuera, desbordando y llegando a línea de fondo, como por dentro, con capacidad para girar al equipo y aprovechar las cabalgadas de un siempre incisivo Brian Oliván.

Cabe matizar que esta ausencia de simetría se ha acentuado en las últimas semanas. La entrada de Álex Fernández por Salvi provoca que Manu Vallejo se tire a la derecha. Pese a la velocidad de Manu, sin lugar a dudas se trata de un jugador mucho más peligroso en la posición de delantero o segundo punta. En la banda no tiene la misma capacidad de desborde que Jairo. Además, tampoco interpreta como él las subidas del lateral. En definitiva, se pierde en la derecha.

Álex Fernández Soccer City

Mapa de calor de Manu Vallejo ante Osasuna, en el que se observa cómo no puede ocupar las posiciones centradas que le gustaría ocupar | Fuente: La Liga

Cervera reclama la llegada de un extremo derecho puro a la entidad gaditana, y razón no le falta. En un equipo que orienta tanto sus ataques a los costados, se antoja fundamental contar con dos alternativas a la hora de contragolpear. Las constantes dudas físicas y anímicas que sobrevuelan la figura de Salvi, unido a lo anterior, podría convencer a la dirección deportiva para peinar el mercado.

La figura de un jugador como Álex en una ofensiva como la gaditana

Álex Fernández es una de las piedrass angulares del Cádiz. Su renovación, sus 26 años y su calidad auguran un plácido futuro en la medular gaditana. Ha marcado cuatro goles, repartido cuatro asistencias y tan solo se ha perdido un encuentro. Comenzó la temporada como parte del doble pivote en el 4-2-3-1 ó 4-4-2 pero ha ido adelantando su posición en el devenir del curso.

Supone un matiz muy interesante evaluar el rol de Álex Fernández. Un jugador sin ese toque de velocidad punta con el que sí cuentan el resto de acompañantes. Similar sería la valoración de Lékic, aunque su función de fijar a los centrales provoca que tenga menos metros para correr. Pero Álex sí que abarca campo y, lejos de ralentizar el juego, aporta una infinidad de aspectos positivos.

Álex Fernández Soccer City

Distintos roles de Álex Fernández | Fuente: lineup

Se trata de un absoluto todoterreno. Abarca todas las zonas del terreno de juego, hasta tal punto que supone una ardua tarea ubicarle en una pizarra. Parte de mediapunta en un 4-2-3-1, detrás de Lékic. Sin embargo, en fase de presión se sitúa en paralelo al serbio, formando un 4-4-2. En ataque, también se intercambia con varios de sus compañeros. Se une al doble pivote y forma un 4-3-3 en la construcción del juego. Cuenta con calidad para ayudar a Edu Ramos y José Mari (o Garrido cuando esté) y ofrece una alternativa más en la salida de balón. Por otro lado, cuando la jugada se sitúa en fase más avanzada, permuta en muchas ocasiones con Manu Vallejo.

Álex Fernández Soccer City

Distintos roles de Álex Fernández | Fuente: lineup

La tendencia del chiclanero a su posición natural favorece a esa constante permuta. De hecho, en varios de los anteriores compromisos, Álex ha partido de inicio acostado en la derecha, con Manu Vallejo más centrado. Ante el Granada, su rol era claramente más de mediapunta pero aún así no dudó en instalarse en ambos flancos cuando veía una opción factible. También con Jairo, que pese a estar falto de chispa en los últimos metros, lo intentó por el centro.


»En varios de los anteriores compromisos, Álex ha partido de inicio acostado a la derecha


Con el balón en los pies, Álex posee una inmensa calidad para girar al equipo tras recibir de espaldas, además de un buen toque de balón y un golpeo que le ha ayudado a anotar varios golazos durante el curso. Ante Granada, completó una jugada que el define a la perfección. Sin ser especialmente veloz, se recorrió 30 metros con el balón en los pies sin que Fede San Emeterio pudiera cazarle. Al final sacó una peligrosa falta en la frontal. Todo ello con un excelso manejo de su cuerpo, a través del cual iba cubriendo y alejando la pelota del defensor para privarle de la opción de arrebatársela.

Habrá que estar muy atentos a los movimientos del Cádiz en las próximas semanas. Se hablaba de la llegada de un punta pero podría resultar más satisfactorio tratar de conseguir los servicios de un extremo puro. Rápido, veloz, ágil y con calidad para llegar a línea de fondo, como le gustan a Cervera. De producirse, Manu Vallejo podría regresar a su tan ansiado centro, desde sorprende más y mejor.

Sin embargo, se podría plantear otra duda. ¿Álex fuera o Lékic? Tanto con la entrada de Salvi como con la llegada de un extremo, uno de los dos sería el sacrificado. Con Álex sobre el césped y Manu Vallejo como único punta, él mismo y todo el equipo pierde a una referencia que fije a los centrales como es el serbio, pero gana velocidad y dinamismo. Bendito problema para Cervera, que debe hallar la fórmula para regresar a la senda del triunfo.

Publica un comentario

Síguenos en @soccercityes

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies