Pellegrini y su West Ham comienzan a carburar | Soccer City
4726
post-template-default,single,single-post,postid-4726,single-format-standard,qode-news-1.0.2,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,transparent_content,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Pellegrini y su West Ham comienzan a carburar

El verano sirve para hacer muchas quinielas y previsiones sobre lo que un equipo puede dar de sí. Para sus aficionados, es ese punto que marca el inicio con ilusión o con pesimismo. Algo parecido le ha pasado al West Ham, quien tras una fuerte apuesta, le ha costado arrancar.

El West Ham necesitaba un proyecto ambicioso para volver a asomarse a Europa tras varias temporadas coqueteando con el descenso, y Pellegrini fue el designado para trazar el nuevo plan del club londinense. Un entrenador experimentado y curtido en la Premier League, conocedor del fútbol inglés y con una filosofía de juego muy atractiva.

Todas las líneas fueron reforzadas en verano. Faltaban los ingredientes para formar un equipo competitivo y hombres de renombre llegaron: Wilshere, Felipe Anderson o Yarmolenko, todos ellos con cierta experiencia europea. Tocaba encajar las piezas.

No fue nada fácil el comienzo de la Premier League para el West Ham. Partidos ante equipos superiores y el mal desempeño ante rivales asequibles hicieron que el inicio liguero fuese muy desalentador. Nada cercano a lo que se esperaba de los Hammers. De hecho, los primeros puntos del West Ham fueron los conseguidos en Goodison Park hace dos domingos, donde se hicieron con la victoria ante el Everton. Hasta la fecha, cero puntos en cuatro jornadas (Liverpool, Bournemouth, Arsenal y Wolverhampton).


»Cuando un equipo cambia muchas caras es complicado encajar todas las piezas para conseguir un resultado óptimo. El tiempo de adaptación es necesario


El parón de selecciones le vino muy bien al West Ham. Pellegrini tuvo tiempo para pensar y preparar con tranquilidad el partido que temrinaría marcando un punto de inflexión. Dio con la tecla en el once elegido y en Goodison Park apostó por un once más consolidado en detrimento de dar entrada a los fichajes; jugadores como Noble, Obiang o Rice se asentaron en el equipo.

West Ham Soccer City

Pellegrini ante una «linda pompa de jabón» | Foto: West Ham.

Pellegrini consiguió armar un equipo compacto, bien ordenado pero le faltaba un plus defensiva y ofensivamente, no terminaba de despegar. De igual forma que la circulación del balón no terminaba de surtir efecto. Wilshere era el encargado de dirigir el juego de los Hammers aunque el inglés no terminó de casar con Felipe Anderson actuando de enganche y facilitando la salida del balón. Carlos Sánchez tampoco acabó de cuajar en el doble pivote haciendo de escoba de Wilshere.

En la sala de máquinas ha encontrado el equilibrio con un trivote mencionado anteriormente: Rice, Obiang y Noble. Los tres son mediocentros posicionales y la reconversión de Rice es pivote facilita mucho la llegada de Obiang al balcón al área, así como la liberación de Noble en tareas creativas. Pellegrini ha dado con la clave casi sin querer, pues cuando Wilshere no pudo estar tuvo que inventarse un nuevo centro del campo y engrasa a las mil maravillas. Un dibujo que nadie imaginó en verano pero de lo más resultadista.

Por su parte Felipe Anderson partiendo desde la banda izquierda hacia zonas interiores es un futbolista mucho más peligroso. Lo mismo ocurre con Yarmolenko, y es que tanto el brasileño como el ucraniano ocupan muy bien los espacios que Arnautovic deja cuando cae a banda o baja recibir. El futbolista austriaco continúa en estado de gracia y la idea futbolística de Pellegrini favorece mucho a Arnautovic, sobre todo cuando el equipo tiene el balón.

West Ham Soccer City

Arnautovic se ha convertido en el líder del West Ham | Foto: West Ham

Aquello que es innegociable de momento para el técnico chileno es la defensa Zabaleta-Balbuena-Diop-Masuaku, con Fabianski bajo palos. Tanto Bablbuena como Diop se han entendido muy bien mientras que Zabaleta y Masuaku resultan ser el complemento perfecto para aportar veteranía a una línea que cada vez va a más.

Ante el Chelsea, partido que empató a nada, el West Ham supo plantear muy bien un choque ante un rival superior. Repitió el mismo once con la novedad de Michail Antonio de referencia por la baja de Arnautovic. Pero Pellegrini ha encontrado su dibujo y su equipo, pasando del 4-2-3-1 al 4-3-3 y dando forma a un West Ham que parece haber despertado en septiembre, algo positivo para los Hammers. Y es que en solo dos jornadas ha pasado a ser el equipo decepción a regresar a ser candidato a revelación de la temporada. El camino es muy largo pero los primeros metros ya están recorridos.

Publica un comentario

Síguenos en @soccercityes

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies