¿Por qué, Jose? | Soccer City
6194
post-template-default,single,single-post,postid-6194,single-format-standard,qode-news-1.0.2,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,transparent_content,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive
Jose Mourinho Soccer City

¿Por qué, Jose?

En el año 2001 Bono de U2 cantaba enérgicamente un estribillo pegadizo e invocador que invitaba a ser optimista; “Walk on, walk on, what you got they can’t steal it. No they can’t even feel it. Walk on, walk on. Stay safe tonight”. Como en todas y cada una de las letras del grupo irlandés, el trasfondo político y de demanda social está muy presente y este “Walk On” está dedicado a una prisionera de guerra.

OPINIÓN | Sin embargo, cada vez que escucho (y no son pocas) el track, me viene a la cabeza una persona a la que actualmente, le viene como anillo al dedo varias de las rotundas expresiones que alberga la canción: Me refiero a José Mourinho. El portugués hace ya bastante tiempo que, no sólo no disfruta de un presente tranquilo y esperanzador, sino que sostiene su figura a través de un discurso en el que todo se resume en poner sobre la mesa una y otra vez los logros del pasado.

Jose Mourinho Soccer City

José Mourinho entrando a Old Trafford | Foto: Manchester United FC.

Mourinho jamás fue el adalid de la mesura y el comportamiento ejemplar, pero la vorágine en la que se está convirtiendo su carrera desde que llegó a Old Trafford está tomando tintes dramáticos, primero porque está desvirtuando su infranqueable halo de poder y control, y segundo porque el Manchester United sufre una involución constante que le está llevando a convertirse en un club vulgar.

Lo que parecía una magnífica solución tras la paupérrima estancia de David Moyes y Louis Van Gaal, se está convirtiendo en una auténtica pesadilla para aquellos que sí saben lo que realmente significa ser del Manchester United. Hay varias connotaciones para poder analizar qué le ocurre al portugués y por qué su equipo es incapaz de transmitir prácticamente nada desde hace mucho tiempo.

Jose Mourinho Soccer City

José Mourinho en rueda de prensa | Foto: Manchester United FC.

El factor principal se podría definir con una palabra muy poco presente en la boca de los entrenadores pero que en este caso es algo que se percibe en cada momento: miedo. Así es como el Manchester United salta al césped día si y día también: con miedo. En toda su historia, los de Old Trafford no transmitían la sensación de inferioridad que transmiten ahora, ante cualquier rival, dando igual la índole del mismo.

Mourinho busca protegerse, minimizar las virtudes del contrario y que su equipo se limite a que el rival se desnaturalice, pero a diferencia de antaño, cuando estas consignas también las ponía en práctica el portugués, su guion de partido acaba ahí. El Manchester United no presenta una identidad de juego, no posee un estilo reconocible, no es capaz de conseguir que sus jugadores saquen a relucir ningún tipo de virtud con el balón y, lo que es aún peor, por culpa de todo esto, la comunión eterna con su afición se está desvaneciendo paulatinamente.

Jose Mourinho Soccer City

Eric Bailly despejando un balón| Foto: Manchester United FC.

Mourinho tiene miedo, miedo a perder, a no ser capar de dominar la situación, a que un rival con menor capacidad le desnude con facilidad. Decía Pep Guardiola que él: «tenía muchísimo miedo a perder y que para ello buscaba tener siempre el balón y ser protagonista del juego». Mourinho tiene el mismo miedo, con la gran diferencia de que para él la mejor forma de quitárselo de encima es compartirlo con su equipo, en lugar de intentar eliminarlo.

De esta manera, y con más incertidumbres que certezas, el técnico de Setubal ha transmitido a su plantilla un mensaje de sumisión y subordinación en cualquier escenario. Que la principal misión durante un encuentro de jugadores como Pogba, Mata, Martial, Lukaku o Alexis Sánchez sea la de marcar individualmente a un contrario, trabajar sin balón en campo propio o simplemente ocupar un espacio durante 90 minutos, habla con claridad de en lo que se ha convertido el actual ideario del entrenador portugués.

Jose Mourinho Soccer City

David De Gea, Alexis Sánchez y Romelu Lukaku durante un entrenamiento| Foto: Manchester United FC.

Resulta curioso cómo la idea y propuesta han ido decreciendo. Mourinho siempre buscó, allá donde estuvo, que sus equipos fueran equilibrados y que su defensa fuera un valor seguro, pero a ello le sumaba que con balón tenían un patrón de juego muy definido. Su estilo era vertical y dañino, con un contragolpe demoledor. El entrenador trabajaba permanentemente en buscar las maneras de hacer daño al rival, de someterlo en cada transición y de que se viera sorprendido con las múltiples variantes tácticas que presentaba cada domingo.

Pero, todo esto a día de hoy parece haber desaparecido en su libreto, es como si todo hubiera evolucionado con suma rapidez y Mourinho no haya querido verlo. Ya no se aprecia ningún atisbo de que su equipo haya tenido un trabajo previo para estudiar de qué manera doblegar al rival, sino que todo se ciñe a esperar un momento de inspiración individual para ganar. Esa perspectiva, quizás, algo intransigente, le empuja a pensar que él ya conoce todos los menesteres de su profesión; le está llevando a resumir su propuesta en algo arcaico, decadente e incomprensible dentro de la idiosincrasia del club que representa.

Jose Mourinho Soccer City

José Mourinho caminando en la ciudad deportiva| Foto: Manchester United FC.

Es como si al portugués le estuvieran adelantando por la derecha todos esos nuevos técnicos que muestran hacia dónde va encaminado este deporte a día de hoy y él viviera anclado en su pasado, mirando hacia otro lado sin querer darse cuenta de que, o se adapta o le queda poco tiempo dentro del tablero. Jamás un equipo tan gigantesco como el Manchester United se vio envuelto en una dinámica tan negativa en cuanto a juego y resultados.

Totalmente contradictorio que un club con esta dimensión e historia haya permitido entrar en esta espiral de frustración y caída libre. José Mourinho no sólo no ha sido capaz de desarrollar un proyecto en sus casi dos años y medio con los Red Devils, sino que ha conseguido algo que parecía imposible, que nadie crea en el Manchester United.

La carrera del entrenador es espectacular, sí, pero los 140 años de los de Old Trafford deberían estar por encima de cualquier figura, cosa que a día de hoy, parece que aún no saben en el club.

Publica un comentario

Síguenos en @soccercityes

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies