El fondo de armario de Sánchez Vera | Soccer City
7063
post-template-default,single,single-post,postid-7063,single-format-standard,qode-news-1.0.2,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,transparent_content,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

El fondo de armario de Sánchez Vera

El Atlético de Madrid está asimilando de buena forma el cambio de entrenador. Ángel Villacampa, tras ganar el campeonato liguero, abandonó el banquillo y José Luís Sánchez Vera cogió el relevo. El nuevo técnico ha introducido, entre otras cosas, un interesante cambio táctico.

Ángel Villacampa terminó por desgastar hasta la saciedad el mismo uniforme de trabajo partido tras partido durante la mayor parte de la temporada pasada. Una circunstancia que este año, con nuevo modista en el banquillo rojiblanco, no está ocurriendo. La variedad de trajes y vestidos para adaptarse a cualquier evento está siendo, por el momento, muy efectivo y vistoso.

Con dos meses y medio de competición, Sánchez Vera ha demostrado que a pesar del poco tiempo y experiencia que lleva al frente de un equipo de Liga Iberdrola, está sabiendo dar con la tecla para sacar el máximo de cada jugadora. Cambiando de sistema y dando más aire al equipo en función del partido que les espera.

Villacampa optó por no cambiarse de traje

“Lola Gallardo, Kenti Robles, Andrea Pereira, Carmen Menayo, Marta Corredera, Aurélie Kaci, Silvia Meseguer, Ángela Sosa, Amanda Sampedro, Sonia Bermúdez y Ludmila da Silva”. De niños a mayores, la afición sabía de memoria el once de las rojiblancas. Un equipo titular infranqueable donde las puertas a la titularidad del resto de componentes del equipo estaban cerradas.

Aunque esta circunstancia no se dio durante durante toda la temporada. Y es que Villacampa, se propuso al inicio de la campaña probaturas continuas en un equipo que venía de conseguir su primer entorchado liguero y asumía pérdidas importantes como la de Mapi León e incorporaciones que debían asentarse en el equipo.

No obstante, la falta de ritmo y equilibrio dejó dudas en la primera parte de la temporada y el técnico optó por diseñar un equipo compensado en cada línea. Con mucho talento y determinación que sirvió para repetir hitos por segundo año consecutivo -título liguero y subcampeonato copero-.

Resumen Final de la Copa de la Reina – FC Barcelona 1-0 Atlético de Madrid

Ejemplo de esta situación fue la final de la Copa de la Reina. Con el once de gala habitual para enfrentarse al otro transatlántico de la Liga Iberdrola, el FC Barcelona, saltó el Atlético en el Estadio Municipal de Mérida. Con el empate a cero en el marcador, Villacampa no quiso hacer sustituciones hasta la prórroga donde solo realizó tres cambios.

El cansancio palpable de las jugadoras en el último partido del año -sumado a la poca efectividad de cara a puerta- hizo que el título finalmente volara a la Ciudad Condal en el minuto 120 tras el gol de Mariona Caldentey y cuando todo el mundo pensaba en los penaltis.

A Sánchez Vera le quedan bien diferentes estilos

Por su parte, el cambio en el banquillo ha traído consigo un cambio en la filosofía de la gestión del grupo. Tras ocho jornadas disputadas, el técnico madrileño no ha repetido equipo de salida en ninguno de ellos, y los resultados llegan a su favor con gran solvencia. Muestra de que las cosas están saliendo bien, el grupo está enchufado y no importa el sistema propuesto ni las jugadoras que salten al verde, que el equipo dará una muy buena imagen.

Un equipo que tiene variaciones con el de su predecesor en el campo, con un mayor gusto por manejar la pelota y aprovechando el talento de tres cuartos de campo hacia adelante con un porcentaje muy alto de acierto de cara a puerta, mayor que en capítulos anteriores.

Misma columna vertebral, diferentes combinaciones

A pesar del cambio de «diseñador», el eje del equipo rojiblanco se mantiene sin variaciones. Lola en la puerta es una fija y, por el momento no hay quien la sustituya. Lo mismo pasa con Meseguer, Amanda y Ángela Sosa. Jugadoras que, por experiencia, veteranía, galones, por supuesto, juego y calidad sobre el terreno de juego no hay jugadora que las desbanque de su posición privilegiada.

Lo que sí se modifica es la compañía. Y en todas las líneas. A pesar de que en verano las salidas de Sonia y Marta Corredera parecían cruciales para la confección del equipo, la dirección técnica y el entrenador han formado un bloque muy completo.

Sánchez Vera Soccer City

Amanda Sampedro y Marta Corredera pugnan por un balón | Foto: LaLiga

Desde la defensa, donde en los últimos años siempre ha tenido que formar una pareja de centrales nueva. Este año parece tener muchas alternativas. Comenzó el año con Laia Alexandri y la recién llegada Elena Linari, aunque también está dando continuidad a una debutante como Tounkara.

La francesa está demostrando, con su juventud, ser una central buena en tareas defensivas y con capacidad para tener el balón en los pies. En una posición en la que puede estar Carmen Menayo, quien ya jugara en esa demarcación el pasado curso. Incluso Viola Calligaris, que está siendo un auténtico comodín de lujo para el Atlético de Madrid.

Jugadoras que pasan por un gran momento y que están demostrando, siempre que salen, que merecen más minutos. Como es el caso de jugadoras que han probado en la defensa pese a no ser su posición ideal como Andrea Falcón y Rosa Otermin. Algo perfecto para cualquier planteamiento que tenga en la cabeza Sánchez Vera.

Un ataque polivalente para cualquier acto

Pero si cambios está habiendo en defensa, más está experimentando el equipo en ataque. Sonia puso rumbo a Valencia para jugar en el Levante UD. Parecía no tener recambio, pero el paso de los partidos ha eliminado ese pensamiento hasta en los más nostálgicos.

Llegaron Olga García y Jennifer Hermoso y se recuperó y comenzó a entrar con más asiduidad Andrea Falcón. Por no hablar de Esther y Ludmila, quienes atraviesan un momento dulce de cara a puerta. Incluso la canterana Anita Marcos que dejó muy buenos minutos frente al Wolfsburgo. Demasiadas jugadoras para tan pocos puestos si añadimos a esa ecuación a la capitana y a la «7». Ningún problema para este equipo donde todas juegan y todas aportan cuando están en cancha.

Sánchez Vera Soccer City

Las jugadoras del Atlético de Madrid celebran un gol | Foto: LaLiga

Quizá uno de los «peros» más grandes a la victoriosa era de Villacampa fue la gestión del grupo, aunque los resultados llegaran a las vitrinas colchoneras. Era mejorar coger un equipo ganador y mantenerlo dándole un ADN diferente.

Es pronto para sacar conclusiones, pero parece que el equipo se encuentra cómodo y ha evolucionado hacia un horizonte impensable de juego y gestión de vestuario. Por el momento, el fondo de armario le permite a Sánchez Vera ir a trabajar a la oficina, a la obra y al campo, haga frío o calor. Se adapta a cualquier escenario posible. Veremos con el paso de los meses si también tiene traje para ir de fiesta a una ceremonia de gala a recoger premios.

Publica un comentario

Síguenos en @soccercityes

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies