Schalke y Leverkusen: enderezando el rumbo | Soccer City
8079
post-template-default,single,single-post,postid-8079,single-format-standard,qode-news-1.0.2,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,transparent_content,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Schalke y Leverkusen: enderezando el rumbo

La incompatibilidad de los equipos alemanes con más de una competición parece un mal que se repite con freecuencia en las últimas temporadas. Ejemplos de ello son Schalke 04 y Bayer Leverkusen. 

«Una vez es coincidencia, dos es casualidad, tres es la acción del enemigo» escribía Ian Fleming, prestigioso autor británico de las novelas del agente secreto británico más conocido de todos los tiempos, en su novela «Goldfinger». En este caso, hacía referencia al número de veces que ocurría una acción determinada y su nexo con el destino. Si fuera una vez, podía ser algo muy casual, la segunda vez, aunque fuera por repetición, igualmente casual, pero si ocurría tres veces ya se trataba de un patrón que seguía quien realizaba esa acción.

Sin saberlo, Fleming escribía sobre un patrón que se repite, últimamente, en los equipos alemanes que compiten en Europa y en la liga doméstica al mismo tiempo. Muchos no dejan de hacerse esas preguntas que impiden ver a equipos alemanes, distintos a Bayern o Borussia Dortmund, en rondas finales. ¿Será una cuestión de nivel? ¿De capacidad? ¿De mala planificación? ¿De otros aspectos que no pueden controlar?

Seguramente no exista una única respuesta a las preguntas planteadas, con lo que la contestación a las mismas tampoco es sencilla. Pueden ser un poco de todas, o pueden deberse simplemente a la suerte (o falta de la misma) en los cruces. De todos es conocido el monopolio de los equipos españoles a la hora de conseguir estos logros (juntar a tres o cuatro equipos de media en las rondas finales de la Champions y Euorpa League) y salir vencedores de los enfrentamientos en la mayoría de casos. Barcelona, Atlético Madrid, Real Madrid o Sevilla así lo atestiguan en el último lustro.


»Schalke y Leverkusen son el paradigma de barcos que navegan entre los fuertes oleajes de la regularidad


Quizás sean los casos del FC Schalke 04 y el Bayer 04 Leverkusen, los casos más paradigmáticos de equipos alemanes que han acudido con frecuencia a las máximas citas continentales, pero ninguno de ellos sin pasar de los octavos o cuartos de final de ninguna de las dos competiciones. Y no es que no tengan experiencia europea, precisamente, en alcanzar grandes hitos: ambos ganaron la extinta Copa de la UEFA, mientras Schalke fue semifinalista de Champions en 2011 y el Leverkusen, testigo directo de la histórica volea de Zidane en Glasgow.

Actualmente son dos equipos que están lejos, no solo de competir por trofeos europeos, sino que también de la competición doméstica. Pese al subcampeonato del Schalke en la 2017/18, lo cierto es que «los mineros» han vivido una trayectoria irregular y casi que se les podría vincular con la figura del holandés errante. A pesar de contar con grandes figuras en los últimos años, éstas han emigrado en busca de dar un salto salarial o deportivo a sus respectivas carreras. El Leverkusen, por otra parte, tampoco deja de ser un equipo trampolín hacia cotas mayores.

Leverkusen: buscando a su capitán

Tras un mala racha de resultados en el transcurso de la temporada, el Bayer tuvo que tomarse una caja entera de éstas tras alcanzar el quinto puesto que les daba acceso a la Europa League, sin tener que pasar fases previas…aunque quedándose a las puertas de la cuarta plaza (sin necesidad de que un equipo alemán tampoco pasase previa alguna). Sin embargo, el comienzo de la nueva temporada la han enfocado de manera distinta, a pesar de presentar problemas de juego y resultados que no les han permitido mostrar su potencial real y correspondiente a sus objetivos últimos.

Herrlich conservó un plantel que era muy parecido al de la temporada pasada. Sus mejores fichajes, se podría decir, fueron conservar a los Volland, Brandt, Bailey, Alario y Havertz. Leno se marchó a Inglaterra, pero llego Hradecky; se retiró Kießling, llegó Kiese-Thelin. Aparte de una necesidad en la banda derecha (Weiser) y la apuesta por el talento sudamericano de turno, como es el caso de Paulinho. Estas incorporaciones daban a entender que la tónica de juego seguiría siendo la misma que la temporada pasada, pero nada más lejos.

En busca de matices estilísticos

Quizás se deba al hecho de que, en muchos partidos de la pasada temporada, el Leverkusen sufriera cuando perdía la pelota en campo rival y situaba a seis, siete jugadores por delante del poseedor y, bien Aránguiz, bien Kohr, bien Baumgartlinger, no tenían muy claro el pase que dar: si uno más vertical o uno más horizontal que aunase a mucha gente arriba; esto repercute en el hecho de que se han de tener unos mecanismos para recuperar posición o posesión, en función de lo que convenga más. Sin embargo, esto no se dominó del todo.

La intención este año era ganar en la calidad y usos de la posesión. Dependiente de lo que podían generar los cuatro de arriba (Brandt, Bailey, Volland, Alario), y teniendo figuras más que competentes para desarrollar dichas labores, Herrlich decidió retrasar unos metros a Kai Havertz y acercarle a la base de la jugada. El joven centrocampista jugaba en la banda derecha, aunque tendía a finalizar por dentro. Esa tendencia también le situaba como un «10», una figura intermedia por la que pasaba toda posesión, sea más o menos directa, del equipo.

Schalke Leverkusen Soccer City

Havertz, celebrando un gol, es el capitán que quiere Herrlich para que el Leverkusen no se hunda | Fuente: Bayer 04 Leverkusen

Cuántos más balones toca el joven internacional por Alemania, más calidad tienen sus posesiones. Lo cierto es que Herrlich ha acertado a medias: ante escenarios más cerrados, Havertz resulta más convincente como enlace entre el centro del campo y la delantera. Es un centrocampista completo y que, con su zurda, maneja diferentes rangos de pase, lo que permite también desplegar a los laterales. Sin embargo, el problema llega cuando se cometen errores en la posesión, o en cuanto se pierde…mucho antes de finalizar.

En ese contexto, el Leverkusen es un como un folio sobre una mesa al aire libre: cualquier brisa que pase cerca de la hoja, hace que ésta se mueva. Pues su defensa bien podría ser ese folio. Bien porque los hermanos Bender han encontrado, en el lateral y central su posición, o bien porque el Leverkusen aún no tiene del todo, tras ser esta la segunda temporada de Herrlich, la defensa formada. Solo Tah y Wendell parecen los fijos, pero los puestos de lateral derecho y uno de los dos centrales, parecen bailar. Jedvaj, Petsos, Dragovic suman incertidumbre al asunto.


»La defensa del Leverkusen es problemática…por falta de cierta organización en la recuperación tras pérdida


Así encontramos resultados tan dispares, capaz de lo mejor y de lo peor en la presente temporada. A todo esto, hay que añadir el nivel individual de los Bailey, Brandt, Tah o Baumgartlinger, que no están siendo todo lo aprovechados que deberían estar. Havertz, Bellarabi (cuando ha salido) y los goles de Volland, compensan un déficit en juego y resultados, lo que conlleva escasas certezas y muchas dudas de cara a la segunda parte de la temporada. En Europa cumplen la expectativa, aún con «pinchazos» y en DFB Pokal, lo tienen más o menos sencillo.

Schalke: confianza antes que juego

La dinámica del Schalke es ligeramente distinta a la del Leverkusen, aunque los de Tedesco tienen un nexo evidente con los de Herrlich: el juego. El Schalke perdió a tres figuras capitales en la consecución del subcampeonato liguero la pasada temporada: Kehrer, Meyer y Goretzka, quienes emigraron a Francia, Inglaterra y Bayern Múnich respectivamente. El club, para intentar paliar algunas carencias y cubrir ciertas necesidades, incorporaron a varios jugadores por línea. Así habría fondo de armario para las tres competiciones.

Mendyl y Sané en defensa; Omar Mascarell, Rudy y Serdar en el medio; Uth y Skrzybski en la delantera. Fichajes que, en teoría, le darían variantes al Schalke en cuanto a juego y darían algo de profundidad a la plantilla al margen def los Nastasic, McKennie, Schöpf, Embolo, Konoplyanka, Harit o Burgstaller. Sin embargo, entre lesiones, bajo rendimiento y resultados, Tedesco ha optado por primar el resultado por encima del juego, para ir generando confianza entre sus jugadores.

Falta de confianza

Se dice que la confianza es la base para que las cosas funcionen en el terreno de juego. La credibilidad que tenga un entrenador en su discurso, en su forma de hacer las cosas, en cómo quiere el entrenador que su equipo potencie su desarrollo, es lo que hace que un equipo funcione o no lo haga correctamente (dentro de los parámetros indicados). Esto, a veces, va de manera independiente a los resultados. En el caso del Schalke, quizás, esto último consiga explicar un poco su temporada.

Schalke Leverkusen Soccer City

Jugadores del Schalke 04 celebran un gol en Champions. Una imagen que explica mucho | Fuente: Schalke 04

Un equipo por definir

Estar prácticamente dos meses sin ganar en Bundesliga, ayudó mucho a que Tedesco moviese cosas. Cambios de dibujo, de distribución de roles, de estilos de juego que permitiese variar,  y priorizara la construcción del equipo a partir de la propuesta rival y no de la propia. Sujetar al equipo en defensa, para poder construir, en base a transiciones, un mecanismo que parece olvidado con respecto a la pasada temporada. Sin embargo, todo intento parece en vano para subsanar a un equipo ávido de que le salgan las cosas de manera fluida y sin distorsiones.


»El Schalke 04 es, hoy en día, un equipo que tiene poco que ver con la temporada pasada


Hoy en día, el Schalke no es el de la pasada temporada, en la que fue de menos a más con el devenir del campeonato. Tedesco tenía una fórmula y funcionaba. Sin ser un equipo sólido en defensa, el técnico hacía que, gracias a su organización en ataque, pasaran muy pocas cosas en defensa. Meyer organizaba, Goretzka unía y Burgstaller marcaba. Entre medias aparecía Amine Harit para dejar huella, con su clase crepuscular, y desequilibrar encuentros muy cerrados. Se sabía a lo que jugaba y cómo se podía matizar.

A fecha del presente artículo, los de Gelsenkirchen son un equipo indefinido, sin ideas claras y que divaga entre el resultado negativo y positivo para seguir viviendo un día más. Es como el barco que se queda sin GPS y busca un rumbo, a la vieja usanza, al que agarrarse. Pasan las jornadas, sea en Europa o en Bundesliga, y la solución no parece cercana, al contrario de las sensaciones que deja el Leverkusen. Domenico Tedesco necesita ir encontrando soluciones a problemas de compatibilidad entre las tres competiciones.

Se desconoce cómo hará el técnico de origen italiano para reorganizar a su equipo, recuperar piezas, desprenderse de otras en el mercado invernal, y si el club tendrá paciencia (que en principio, sí) con el técnico. El Schalke necesita estabilidad y confianza en un técnico que ha sido contratado para sacar el máximo posible de sus jugadores. El Leverkusen, por otra parte, parece que tiene las cosas más controladas. Ambos equipos se enfrentarán en un par de fechas, antes de despedir el año natural y la primera vuelta de la temporada.

Schalke Leverkusen Soccer City

Domenico Tedesco, en rueda de prensa y con gesto serio. Algo habitual esta temporada | Fuente: Schalke 04

¿Qué esperar de ambos?

Habiendo más dudas y certezas, hace falta tiempo y paciencia para observar si enderezan el rumbo y se les pueda ver en la zona noble de la primera división alemana. Sin ellos, en esas zonas, parecerá que falta presencia de dos históricos que quieren volver a ser lo que una vez fueron, o si, por el contrario y tal como dijo Fleming: la acción del enemigo (por la de ellos mismos) tienen más peso a finales de mayo de 2019.

Publica un comentario

Síguenos en @soccercityes

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies