Suenan tambores de guerra en Bilbao | Soccer City
9161
post-template-default,single,single-post,postid-9161,single-format-standard,qode-news-1.0.2,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1400,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,transparent_content,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive
Bilbao Soccer City

Suenan tambores de guerra en Bilbao

La euforia se ha desatado en el Athletic Club desde la llegada de Gaizka Garitano. El técnico de Derio ha lavado la cara a los rojiblancos desde que llegara a principios del mes de diciembre. Con la solidez defensiva como arma, los leones ya no miran los puestos de descenso, en San Mamés se empieza a hablar de puestos europeos.

Cambio de rumbo

Se escuchan. Se sienten. Los tambores de guerra suenan en Bilbao. Hasta hace no mucho muertos. El equipo ha resucitado y con él, una afición acostumbrada últimamente a recibir más disgustos que alegrías. La resignación y el temor dan paso al hambre y la ilusión y todo se basa en un hombre: Gaizka Garitano. Un hombre de la casa y acostumbrado a vivir situaciones difíciles en otros banquillos que ha proporcionado al Athletic algo tan esencial como imprescindible: identidad e ideas claras.


Gaizka Garitano: “Tener fe y energía. Quiero que el equipo hable por mí en el campo”


Para solucionar un problema -y serio en este caso- hay que analizar, sopesar y actuar. Destruir para después construir. El Athletic estaba perdido y sin rumbo, al menos hasta que llegó Gaizka Garitano a ocupar el puesto de entrenador en un momento delicado como no se recordaba antes en el club. Y Garitano actuó. Desde lo simple, el antes técnico del filial bilbaíno, ha devuelto a los aficionados el Athletic de siempre. Partiendo de la solidez defensiva ha armado un equipo que ha recuperado la confianza y que tiene claro como hacer daño al rival.

Porque no hay que olvidar de donde viene este Athletic. Con Berizzo en el banquillo, los leones encajaban casi dos goles por partido de media y solamente dejaron una vez la portería a cero en los catorce encuentros que estuvo dirigiendo a los rojiblancos. Garitano, por su parte, no conoce la derrota en los siete encuentros que el Athletic ha disputado en la Liga bajo sus órdenes y son ya cuatro los encuentros en los que ha echado el cerrojo a su meta. Solamente ha concedido 3 tantos.

Bilbao Soccer City

El Athletic ha recuperado sensaciones con Garitano en el banquillo | Foto: Athletic Club

Garitano ha demostrado ser valiente. Es consciente de las características que poseen sus jugadores y ha propuesto un plan que favorezca a sus pupilos y les haga brillar. La apuesta puede llegar a ser hasta básica, pero lo cierto es que con estas directrices el Athletic se ha convertido en un candidato más -dada la igualdad del campeonato- para entrar en los puestos europeos a final de temporada. Defensa inexpugnable, sumada a la solidaridad grupal y chispa arriba.

Piezas clave

El de Derio ha recuperado hombres que para su predecesor habían quedado en el olvido. Ander Capa y Dani García, viejos conocidos del Eibar para Garitano, han pasado a ser auténticos baluartes en el esquema de la escuadra. El primero inexistente en las alineaciones de Berizzo y el segundo convirtiéndose en auténtico líder en la medular, recuperando el gran nivel que tantas temporadas mostró en las filas armeras. Míster y jugador se conocen y plasman en el verde lo pactado.

Otro de los nombres propios es Iñigo Córdoba. El extremo bilbaíno dejó destellos de la calidad que atesora la pasada campaña con Ziganda pero esta temporada había tenido un paso muy residual por los onces del Athletic. Desde la llegada de Garitano, sabedor el técnico de las cualidades que puede potenciar en él, Córdoba ha pasado a ser uno de los fijos en la banda izquierda. Desparpajo, desborde, velocidad y uno contra uno. Rasgos que representan y mucho al Athletic que quiere Gaizka Garitano.

Existe un plan

El Athletic ha vuelto a recuperar señas que le convertían en un equipo reconocible antaño. Se ha convertido en un conjunto muy vertical que potencia y mucho el juego por las bandas en ataque. Con hombres como Williams, aprovecha los espacios y penaliza las pérdidas del rival, sin dejar de lado el juego combinativo en fases del encuentro. Menos cantidad de pases. Desplazamientos que buscan hacer mella en el rival con menos toques.

Bilbao Soccer City

Iñaki Williams celebrando un gol | Foto: Athletic Club

A la hora de defender, el plantel junta sus líneas y no concede apenas ocasiones de gol al rival. Importante resaltar esto, ya que con Berizzo cada ocasión del rival se contaba prácticamente como gol en contra, algo que penalizó y mucho a los leones bajo la batuta del argentino. Garitano no estaba dispuesto a que eso mermara su idea de juego por lo que la premisa era clara: férreos atrás y a partir de ahí a construir. 

Ahí es cuando resaltamos el nivel de la pareja de centrales -fija e inamovible para Garitano- Yeray e Iñigo Martínez. Increíble el nivel de compenetración de ambos en los últimos encuentros. Los resultados saltan a la vista. El canterano aprendiendo, e incluso superando, de una de las mayores inversiones del club. Ambos complementos perfectos el uno del otro.


Iñigo Martínez en Radio Euskadi: “Con Gaizka nos sentimos más arropados. Los defensas vemos eso. Ahora ves que las ayudas llegan y te sientes fuerte”.


Todo ello unido a la recuperación de hombres franquicia como Iker Muniain, plantea un futuro en Bilbao esperanzador. El de la Chantrea, uno de los capitanes, vuelve a disfrutar del fútbol y hace jugar a sus compañeros. Además, hace gala de los galones que le ha otorgado el equipo. Marca, asiste pero defiende como el que más cuando la situación lo requiere y ordena a sus compañeros en el verde. El 10 rojiblanco se multiplica cuando el equipo lo exige y detrás del punta hace lo que mejor sabe hacer: enredar y volver loco al adversario. Se divierte y San Mamés con él.

Punto de inflexión

El Athletic ahora mismo está a la misma distancia de los puestos de descenso que de los europeos, cinco puntos. Algo impensable hace unos meses. Los siguientes compromisos marcarán los objetivos de este grupo y no son encuentros cualquiera. Afronta el derbi vasco frente a la Real Sociedad en el mejor momento de la temporada para después recibir al líder al Barcelona en San Mamés. Dos victorias que pueden ser un trampolín después de la trascendental victoria cosechada frente al Betis.

Son siete los encuentros consecutivos en los que el Athletic no conoce la derrota con Garitano y nunca ha estado por debajo en el marcador. Ningún entrenador debutante había estado tantos encuentros sin ir por detrás en los primeros partidos que ha dirigido en la historia del club. Números ambiciosos y que invitan al optimismo.

El Athletic vuelve a ser lo que era. Un equipo reconocible y que acostumbra a su gente a emociones fuertes, intensidad, amor por unos colores y trabajo, mucho trabajo. La afición es consciente y por eso, vuelven los tambores a la Catedral. Retornan con más fuerza que nunca para avisar de que ahí viene el león. El felino viene con más hambre que nunca. Salvaje y desatado pese a los intentos de muchos por domesticarlo. Grave error.

Publica un comentario

Síguenos en @soccercityes

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies